Aprenda a detectar el maltrato infantil | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-06 05:00:00

Aprenda a detectar el maltrato infantil

Amarrado a una desvencijada silla con correas, de esas que se usan para arrear a las bestias, viv√≠a un ni√Īo de un popular sector de la Comuna Sur de Bucaramanga.
Aprenda a detectar el maltrato infantil

Allí se la pasaba arrumado en una deteriorada vivienda, pasando hambre y en medio de un abandono absoluto.
La madrastra del chiquillo, una recicladora que recorr√≠a las calles levantando cartones y botellas, lo enjaul√≥ porque, seg√ļn explic√≥, ¬ďese pela¬ío molestaba mucho y no me dejaba salir tranquila a buscar la platica del d√≠a¬Ē.

Los retorcidos y angustiosos llantos del menor, quien cuenta con escasos 6 a√Īos, conmovieron tanto a una de las vecinas del lugar, que ella misma se arm√≥ de valor y se fue a una Comisar√≠a de Familia a denunciar esta penosa situaci√≥n.

La anterior historia ocurri√≥ hace apenas dos meses y hace parte de los 171 reportes de maltrato infantil denunciados, en lo que va de este a√Īo, en los zonales del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Tal estad√≠stica se queda corta si se tiene en cuenta que mucha gente no denuncia. Incluso se sabe que cada 14 minutos se abusa sexualmente de un ni√Īo en Colombia; y lo peor es que en el 93% de los casos el abusador es un pariente de la v√≠ctima.

De acuerdo con¬† los resultados presentados en¬† el Congreso Iberoamericano Contra el Maltrato Infantil y el Abuso Sexual, que concluy√≥ ayer en el Colegio San Pedro Claver, los ni√Īos golpeados y, en general, los datos de menores duramente castigados por sus propios padres, docentes y abusadores, se han triplicado.

Vanguardia Liberal, a trav√©s del ¬Ďchat¬í, de los correos electr√≥nicos y de otras terminales virtuales recepcion√≥ durante los √ļltimos d√≠as las inquietudes de nuestros lectores y contact√≥ a una profesional en el tema para resolver tales dudas.

Se trata de Luz Helena Saavedra Dur√°n, directora de la fundaci√≥n Humanizando, una organizaci√≥n sin √°nimo lucro creada hace 14 a√Īos, la cual¬† tiene personer√≠a jur√≠dica en Argentina, Uruguay, Chile y, por supuesto, Colombia.

Saavedra Durán se dedica a la sensibilización de la sociedad civil frente a los casos del maltrato infantil y del abuso sexual.

Preguntas & respuestas

Eulises Mario Chac√≥n: Se esgrime que los parientes cercanos de los ni√Īos resultan ser quienes m√°s los maltratan. ¬ŅC√≥mo hacer para denunciar a estos ¬Ďsujetos¬í, sin alterar la tranquilidad del hogar o vulnerar el futuro de esas familias?
Respuesta: La idea es asumir la responsabilidad del denuncio, desde la lectura de la v√≠ctima; nunca se puede pensar en el victimario. Hay que admitir que al principio se romper√° la relativa ¬Ďtranquilidad¬í que existe al interior de un hogar de esos; pero debe primar el derecho del ni√Īo. Es necesario que los propios parientes desenmascaren a todo aquel que levante la mano contra un menor; porque el largo silencio se convierte en el c√≥mplice del maltrato.

(*) Laurentino: No s√© si a veces se me va la mano cuando reprendo a mis hijos; los rega√Īo mucho porque no me hacen caso. ¬ŅQuisiera saber si uno les puede llamar la atenci√≥n a sus peque√Īos, sin que esa actitud sea tipificada como una especie de maltrato infantil?
Respuesta: Antes de cualquier grito o violencia, debe estar el diálogo. El camino más acertado para llamarle la atención a un hijo es mediante la conversación; a las malas nadie entiende. Además, con el bueno ejemplo que usted les dé, ellos terminan entendiendo sus mensajes.

(*) Leandro: Debo confesar que les pego a mis ni√Īos cuando me desobedecen. En el fondo reconozco que eso es malo; pero es que mis hijos cada vez son m√°s tercos. ¬ŅQu√© hago?
Respuesta: ¬ďEl rejo, ni pa¬ílas bestias¬Ē, dec√≠an nuestros abuelos. Por m√°s que los padres se enfrenten a actitudes o a conductas necias por parte de sus hijos, jam√°s pueden responder con violencia. Los golpes s√≥lo atraen m√°s rebeld√≠a. ¬ŅQu√© hacer? la negociaci√≥n puntual. Un ejemplo: supr√≠males algunos gustos como la televisi√≥n o el computador. Eso es m√°s efectivo que la correa o la palmada. La v√≠a m√°s acertada para llamarle la atenci√≥n a un hijo es la del di√°logo. Es mejor f√≥rmula la comprensi√≥n, que el golpe.

(*) Willie: Tengo 16 a√Īos y noto que mi padrastro les pega duro a mis hermanitos. Yo peleo mucho por eso; pero mi mam√° me rega√Īa por meterme. Ella dice que no quiere¬† perder la protecci√≥n econ√≥mica que ese ¬Ďtipo¬í nos da y no me deja denunciarlo. No estoy dispuesto a que esto siga sucediendo, pero tengo miedo de lo que pueda pasar con mi madre y mis hermanitos.
Respuesta: Este testimonio es una prueba fehaciente de que las aterradoras cuentas del maltrato infantil se quedan cortas, pues existen grandes reticencias para denunciar este tipo de abusos que averg√ľenzan a las propias familias. Yo invito a este joven y a quienes est√©n padeciendo casos similares a reportarlos a la l√≠nea No. 6477269, donde inciaremos el debido proceso de acompa√Īamiento, de la mano del Icbf.

(*) Julio: Soy un padre que les he dado todo a mis hijos y a√ļn as√≠ ellos no me responden; todo lo contrario, son m√°s rebeldes. Est√°n descarrilados y la √ļnica opci√≥n que he tenido para controlarlos es la de de tratarlos de una manera fuerte. Siento miedo de que mi actitud, antes que formarlos, termine haci√©ndoles da√Īo. ¬ŅQu√© puedo hacer para no sentirme as√≠? Me siento impotente...
Respuesta: Los padres nunca debemos esperar nada de nuestros hijos; salvo cumplir con las responsabilidades que nos ata√Īen como jefes de hogar y ense√Īarles a ellos un esp√≠ritu sencillo y de apoyo, para que siempre contemplen a la familia como parte fundamental de sus vidas. Antes que dar cosas materiales, debemos brindar afecto. Vale m√°s un abrazo o un beso, que docenas de billetes o cuentas bancarias para pagar los m√°s absurdos gustos y caprichos.

Leonidas Monsalve: Me ense√Īaron que deb√≠a cumplir las √≥rdenes; me cri√© en un hogar donde se hac√≠a lo que pap√° ordenaba; si no yo ¬Ďllevaba del bulto¬í. As√≠ me me volv√≠ un hombre responsable. Hoy es distinto, siento que la disciplina que se le debe inculcar a los ni√Īos es una utop√≠a.
Respuesta: Hay que desterrar eso de que ¬Ďla letra con sangre entra¬í. Sin embargo, el ¬Ďquerer¬í no significa dejar hacer al ni√Īo lo que quiera. Ponerle l√≠mites y ense√Īarle normas, tambi√©n son muestras de cari√Īo. Esto le ayuda a entender qu√© est√° bien y qu√© est√° mal. El respeto se gana, no se impone.

(*) Hernando: Dios no me dio hijos, pero s√≠ me regal√≥ sobrinos. No obstante, veo que mis hermanos y mis cu√Īadas maltratan a sus hijos, los golpean y no los educan bien. ¬ŅPor qu√© ser√° que ellos fallan en la formaci√≥n de mis sobrinos? Es m√°s, siento que los maltratan f√≠sicamente.
Respuesta: Ellos han fallado, porque el maltrato es el reflejo de lo que se ha vivido dentro de nuestros hogares. La primera reacción de un padre de familia, frente a una situación complicada de su hijo, es la de la agresión. Se hace necesario desaprender tales hábitos de crianza y apostarle a una metodología que involucre el amor, la tolerancia y la sana comprensión.

(*) An√≠bal: Dicen que el maltrato no es s√≥lo f√≠sico, sino emocional. Confieso que a m√≠ me cuesta trabajo decirles a mis hijos que los quiero. A veces les digo groser√≠as. ¬ŅPor qu√© ser√° que me resulta dif√≠cil demostrarles mi afecto a ellos, si yo los amo con todo mi coraz√≥n?
Respuesta: Hay algo de la cultura machista que heredamos. De pronto hay miedos que nos quedan de nuestras propias experiencias y tambi√©n de lo que hemos visto desde peque√Īos en nuestro seno familiar. De manera desafortunada al ni√Īo se le ense√Īa que, por ser hombre no debe llorar; y a la ni√Īa se le predestina a ayudar con los oficios dom√©sticos y a encargarse de la mam√° cuando ya sea mayor. Todas esas ideas absurdas del pasado deben ser desterradas. Decirle a alguien que se le ama, es una bella melod√≠a para ese ser que se quiere. Este consejo no es s√≥lo para aplicarlo con los ni√Īos; los adultos tambi√©n debemos expresar nuestros sentimientos, sin barrera alguna.

Armando N√ļ√Īez: ¬ŅQu√© pasa cuando los ni√Īos son maltratados y nadie hace algo por sacarlos de este flagelo?
Respuesta: Estos menores quedan con un futuro de oscuridad que tambi√©n deber√≠a darnos miedo a los adultos, o m√°s bien, hacernos reflexionar y tomar decisiones acerca de nuestras propias conductas violentas. Los ni√Īos maltratados adquieren el miedo a la soledad y a los padres que los castigan. Muchas ni√Īas le temen en un futuro a los hombres; y otras sienten p√°nico ante objetos. A todo ni√Īo golpeado le quedan huellas imborrables que, dif√≠cilmente, se pueden superar con una sola terapia. Tal vez por eso es que muchos j√≥venes de hoy son deprimidos. Incluso este lamentable estado se manifiesta en agresividad en las relaciones interpersonales y el bajo rendimiento acad√©mico. Algunos hasta intentan suicidarse.

Marina Luna Ditta: ¬ŅC√≥mo puedo detectar que mi hijo ha sido maltratado?
Respuesta: Hay varios rasgos f√≠sicos y emocionales. Veamos algunos ejemplos: el ni√Īo muestra repentinos cambios en el comportamiento o en su rendimiento habitual; evidencia problemas de aprendizaje que no pueden atribuirse a causas f√≠sicas o neurol√≥gicas; siempre est√° ¬ďtenso¬Ē, como preparado para que algo malo le ocurra.

Hortensia Mantilla: ¬ŅD√≥nde puedo denunciar los casos de maltrato infantil y cu√°les son los reportes que realmente atiende el Estado?
Respuesta: Todo abuso, por m√≠nimo que parezca, debe denunciarse. Hoy d√≠a¬† se toleran much√≠simos hechos de violencia cotidiana que pasan inadvertidos. Una agresi√≥n verbal, un manoseo, un golpe y el hacinamiento de los ni√Īos son tipos de maltrato que no se pueden tapar. Si usted conoce alg√ļn caso, puede reportarlo al Icbf. All√≠ se solicitan los datos exactos y una radiograf√≠a de los hechos que, a juicio del denunciante, son reveladores del maltrato. Los funcionarios de los Juzgados son los encargados de atender las quejas y de remitir el personal profesional de asistencia a los menores.

Ferm√≠n Garnica: En las escuelas se ven ¬Ďprofesores¬í que ofenden a nuestros hijos. ¬ŅQu√© hacer para que esa clase de ¬Ďpersonas¬í sean desterradas de los planteles?
Respuesta: Un docente no debe ser un enemigo, ni debe asustar a nadie. Las escuelas, de manera infortunada, se convirtieron en campos de concentraci√≥n de algunos maestros perversos. Adem√°s, en los planteles confluye la sumatoria de todas las violencias intrafamiliares: las de los ni√Īos que est√°n en las aulas, adem√°s las de los docentes y las de los directores y rectores. Esto no puede seguir ocurriendo. Los padres de familia, adem√°s de los sic√≥logos y de las autoridades locales, deben tomar cartas en el asunto.

Martha Isbelia Pereira: ¬ŅPor qu√© ser√° que en este pa√≠s no avanzan las leyes que defienden los derechos de los ni√Īos y que condenan a quienes los maltratan?
Respuesta: Necesitamos un Estado m√°s comprometido con la defensa de la ni√Īez. Se requieren funcionarios que no hagan lo que pueda, sino lo que se deba hacer en el momento adecuado. Falta una inversi√≥n profunda en lo social. El proceso de educaci√≥n es pertinencia de tres actores: colegio, familia y gobierno. Adem√°s¬† se debe entender, de una vez por todas, que la ni√Īez no es un tema del caf√© o de las onces del alcalde de turno; sino un tema en donde toda la sociedad civil est√© totalmente comprometida.

(*) Nombres alterados por petición de las
personas que formularon tales preguntas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad