¿Qué hacemos con... lo inesperado ? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

¿Qué hacemos con... lo inesperado ? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-07 05:00:00

¿Qué hacemos con... lo inesperado ?

Después de muchos comentarios, discrepancias mil, noticias parcializadas, encuestas dudosas, ver y oír entrevistas no muy afortunadas, la gente acudió a votar. La sorpresa fue mayúscula, salió lo que no se esperaba. El poder del Doctor Uribe explica el éxito de Santos, que fue aplastante.
¿Qué hacemos con... lo inesperado ?

Las dubitaciones, los errores, algunos muy graves y de consecuencias severas, las retractaciones numerosas de Mockus fueron fatales. Cuando se le creía vencedor absoluto, Mockus se derrotó. Pero la lucha continúa y la sorpresa puede ser al contrario, todo cabe en lo posible si Mockus no la embarra de nuevo. Vivir para ver. Como era de esperar, “medio mundo de oportunistas” amaneció Santista, estaba preparado para ello, como para presentarse partidarios de Mockus, vive de eso, de saber llegar al vencedor y de saber “cobrar” por su llegada. Aquí y en todas partes hay muchos que acompañan al triunfador, dicen linduras de él y “le son leales”  hasta cuando presumen que se ha de derrumbar, entonces denigran a más no poder. Se sigue creyendo que el Doctor Uribe no entregará el poder, por descuido se inhabilitó, pero tiene la mano fuerte para continuar en Palacio hasta el 2040, está amañado en el palco y para él la función no ha terminado.

Comentan quienes oyeron el diálogo (pelea) entre Noemíy ‘Uribito’, que fue muy interesante, como para alquilar balcón y que hubo de todo: voz alta y agria, palabras gruesas y hasta el Doctor Uribe hubo de intervenir y hacer declaración oficial, al parecer ganó Noemí.

Lo de el regalo de plata a los de la costa, dinero que todos aportaron en impuestos, dolió y no gustó a nadie.

Nota: El discurso del Doctor Uribe tiene parecido con los que manejaban Lenin y Hitler: Repetir, repetir, pero en cada ocasión se daban giros curiosos y se presentaban distinto y la gente los entendía como ellos querían, todos aplaudían.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad