HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
24ºC
Actualizado 01:48 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-08 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

En primer lugar, esos programas van en contravía de los postulados que han defendido y han justificado quienes buscan la paz para Colombia. La Seguridad Democrática no ha facilitado siquiera una aproximación a un diálogo de paz, que ha sido, con mucho, el anhelo principal de todos los colombianos.

Es una política autoritaria, calificada aún por algunos medios como The Economist de “autocrática”, y por sus detractores de populista. La Seguridad Democrática, de acuerdo con sus propios fundamentos, ha rodeado de todas las garantías la economía extractiva y los macroproyectos y ello, hoy se ve, era una exigencia del capital financiero y de la empresa privada que estaba detrás del saboteo paramilitar a todo arreglo negociado. En buena medida las políticas neoliberales han impuesto la inversión en seguridad como un requisito para la expansión de sus negocios.

La eliminación de la corrupción administrativa, que fue en gran medida a la propuesta electoral de Uribe, dio origen a un clientelismo desenfrenado a favor de la reelección.

Acción Social estuvo dedicada a preparar una sólida base electoral favorable al candidato de Uribe (léase Juan Manuel Santos) para reelegir en cuerpo ajeno, cuando se cayó el referendo.

La participación de las organizaciones sociales en la gestión política ha sido deformada en la distribución de cheques a los pobladores, subsidios a las empresas, para su propio beneficio y sindicaciones criminales a la oposición, periodistas, Ong’s, Corte Suprema de Justicia.

En síntesis, lo que queda de este gobierno es seguridad rural, pero en seguridad Social, Alimentaria y Seguridad Urbana, especialmente en los 10 núcleos urbanos más importantes del país, la deuda que nos deja este gobierno es abismal.

Germán Emilio Ricaurte Cossio

Metrolínea y sus problemas

Deseo referirme al proyecto Metrolínea, que ha venido causando enormes problemas diarios desde su iniciación.

No es que estemos en contra del proyecto en sí, pues lo considero muy importante y valioso para la ciudad. Pero había que darle prioridad a un grave problema.

La ciudad no cuenta con las vías suficientes ni amplias, para un programa de esta envergadura.

Era tal el entusiasmo de quienes estaban ansiosos de emprender la obra, que se olvidaron por completo de la escasez de vías. La ligereza conque se obró, tiene hoy sometida a Bucaramanga en un caos tremendo.

Los trancones tanto para quienes tienen carro como para los que utilizamos los buses y busetas, es el pan nuestro de cada día. Esto se debe a que los directivos del Área Metropolitana de Bucaramanga creyéndose unos “expertos”, cambiaron las rutas, creando así un mar de confusiones entre el público.

El tomar un bus o una buseta, se convirtió en un dolor de cabeza hasta para los conductores, quienes alegan que los recorridos son más largos y por ende gastan más combustible.

Obrar a la ligera con esta imponente iniciativa, ha creado mucho descontento en la ciudadanía. Hay que mirar primero qué nos hace falta, para poder planificar bien las cosas.

Jorge Pertua Alean

El Maestro

Pasé par alto el Día del Maestro quizá por mi amnesia senil o porque en mis tiempos los odiábamos por los castigos que nos imponían: nos pegaban con sus reglas hasta hacernos sangrar las manos, nos tiraban del pelo, nos jalaban las orejas, nos decían toda clase de epítetos y no podíamos contarle a la mamá porque más encima nos cascaban.

Hoy día, pobre el maestro que se atreva a tocar a un alumno ni con el pétalo de una rosa  Lo puede mandar al reino de los cielos. Tampoco pueden corregir porque se traumatizan los estudiantes y los padres se encolerizan.

Otro gremio como capataces, zapateros, carpinteros, plomeros, también se les dice maestro. Debería Fenalco incluirlos en ese mismo día para que igual, recibieran sus regalotes.

Felicitaciones maestros y no hagan paros, hagan paradas con toque de cornetas para fomentar la paz y no la guerra.

Graciela de Salcedo

El triunfo de Santos

El pueblo colombiano quedó sorprendido ante el apabullante triunfo de Juan Manuel Santos sobre su inmediato contendor Antanas Mockus.

Según la última encuesta, Santos sólo le llevaba dos puntos de ventaja a Mockus. Conocidos los últimos resultados de la elección presidencial, Mockus quedó tendido en la lona al llevarle Santos más de tres millones de votantes de ventaja.

Golpe del cual Mockus no se va a recuperar fácilmente así se le sume la votación de Petro y otro candidato más, durante la segunda vuelta.

El triunfo de Santos era de esperarse porque tenía la mayoría de seguidores en los pueblos, en la zona rural y en un amplio núcleo de población en las grandes ciudades donde las personas de la tercera edad consignaron su voto a favor de Santos.

El descenso de Mockus es atribuido a sus metidas de pata o lo que él mismo llama “autogoles”, ocurridos durante las dos últimas semanas antes de las elecciones para la primera vuelta.

Fue desafortunada su propuesta de reducir el salario a los médicos a un millón de pesos, proponer un alza en los impuestos y no exponer con claridad el manejo de las relaciones internacionales, especialmente con Venezuela.

A pesar de la derrota, seguiremos con Mockus y su Partido Verde. Estamos en contra de la corrupción que aparece en todas las esferas del Estado.

José Flórez Alvarado.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad