Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
19ºC
Actualizado 07:05 am

Oasis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-09 05:00:00

Oasis

Todos los días te preguntan varias veces: “¿Cómo estás?”, y tú eliges una respuesta que puede sonar así:
Oasis

Excelente, gracias a Dios; superbién y mejorando, de maravilla, muy bien, megabien; mejor, mejor y mejor.

Al hacerlo refuerzas tu actitud positiva y les das nutrientes y fuerza a tu mente y tu espíritu.

Al mismo tiempo, fluyes con la ley de atracción y te llegan más cosas buenas porque es lo que piensas y lo que dices.

Tu respuesta influye en ti porque la estás dando bien o mal miles y miles de veces durante toda tu vida.

Por eso oscureces tu horizonte y atraes lo peor cuando tus respuestas son negativas:

Mal, en la olla, jodido, más o menos, pasándola, malangas; llevado como todo el mundo. Así lo decretas y así será.

Recuerdo ahora a un amigo en silla de ruedas que siempre dice: “Excelente, gracias a Dios”. Tú eliges.

Buda descubrió que sólo tenemos paz cuando controlamos los deseos o los evitamos ya que generan sufrimiento.

En realidad Buda nos invita a estar alerta con los apegos que se incuban con un amor posesivo.

Todo amor posesivo y dependiente es sufriente, es un falso amor basado en la inseguridad y la desconfianza.

Buda alcanzó la iluminación porque serenó su alma y la llenó de un amor compasivo y generoso.

Le dio la prioridad a la paz interior y aprendió a amar el silencio, la soledad y la interiorización. Así enseñaba:

- Fácil es cometer lo incorrecto. Muy difícil es hacer lo correcto.

- La máxima victoria es la que se gana sobre uno mismo.

- El odio se conquista con el amor.

- Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado.

- Nuestras malas y nuestras buenas acciones nos siguen como una sombra.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad