Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Amor es reflejo de Dios | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-10 05:00:00

Amor es reflejo de Dios

Amor es reflejo de Dios

Los que aman de verdad al prójimo reflejan el rostro de Dios, que se hace cercano a los humanos gracias a la bondad y a la misericordia de los buenos samaritanos que recogen a los malheridos de los caminos del mundo sin pedirles explicaciones ni presentarles factura.

Cada vez que, nos volcamos a favor de los más necesitados somos el reflejo de la bondad entrañable de Dios Padre, que se sirve de nosotros para desvelar su amor a los hombres.

Sobre nosotros, los cristianos sobre todo, recae la grave responsabilidad de desvelar la bondad de Dios mediante actos concretos de fraternidad real que hagan creíble nuestra fe.

El amor es siempre una cuestión de dos o más. No es un solo, es un dúo.

El amor es siempre comunicación con otro. La comunicación sincera es el vínculo del amor. No se trata de hacer solos maravillosos, sino intentar hacer dúos ajustados. La canción de la felicidad enmudece cuando, en vez de hacer dúos, se hacen solamente solos de lucimiento personal.

El amor genuino no es un solo, sino un dúo. El dúo exige siempre sacrificio y disciplina. Si no se tiene en cuenta al otro ni se le valora debidamente, el dúo no funciona y el amor se termina.

Musicalmente hablando, es más difícil cantar un buen dúo que hacer un solo. El dúo exige precisión, atención al otro y sana combinación entre lo propio y lo ajeno. En el dúo debes saber combinar tu “solo” con el “solo” del otro, y esto no es nada fácil.

Me parece muy atinado este pensamiento de Anthony de Mello: “cuando sabes amar es señal de que has llegado a percibir a las personas como semejantes a ti. Nadie hay mejor ni peor que tú”. Cuando percibimos a los demás como semejantes es señal que los amamos. En el genuino amor no hay ni superiores ni inferiores, sólo hay semejantes. El amor iguala, no subordina. La subordinación, por muy suave que sea, no es amor, sino paternalismo.

El auténtico amor hace semejantes, no subordinados. La persona que ama no desea para otra lo que no desea para sí. Y lo mejor que busca para sí, también lo quiere para los que ama.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad