Publicidad
Dom Ago 20 2017
25ºC
Actualizado 12:56 pm

30 años de prisión a Alfonso Plazas Vega | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-10 05:00:00

30 años de prisión a Alfonso Plazas Vega

Después de casi 25 años de ocurrido el trágico episodio conocido como el holocausto del Palacio de Justicia, el coronel (r) Alfonso Plazas Vega fue condenado a 30 años de prisión por la desaparición de 11 personas durante el operativo de retoma del Palacio de Justicia en 1985.
30 años de prisión a Alfonso Plazas Vega

“Es un fallo histórico que contribuye a la justici”, advirtió ayer  el abogado de familiares de los desaparecidos Jorge Molano.

El abogado defensor de Plazas, Jaime Granados anunció que hoy brindará una exposición para objetar los argumentos con que la juez condenó al coronel en retiro.

El procurador delegado, Jesús Villabona Barajas, estuvo de acuerdo con la defensa de Plazas Vega y aseguró que las pruebas de la Fiscalía carecen de sustento, por lo que en el juicio, pidió su absolución.

Al coronel (r) Alfonso Plazas Vega le culpa de ordenar la desaparición de las 11 personas que, al parecer, salieron con vida del Palacio de Justicia en manos de miembros del Ejército y llevadas al Museo Casa del Florero. Plazas Vega, para la época de los hechos (6 y 7 de noviembre de 1985), era coronel y dirigía la Escuela de Caballería.

Investigarán a Betancur y Sanín

En el fallo condenatorio, la juez tercera especializada de Bogotá, María Stella Jara, compulsó copias a la Fiscalía para que investigue por línea de mando a los responsables de la desaparición de 11 personas en la retoma al Palacio de Justicia.

Entre quienes deberán ser investigados están: el Presidente de la República de la época, Belisario Betancur, y según el abogado de los familiares de los desaparecidos Rafael Barrios, también a Noemí Sanín, quien se desempeñaba como Ministra de Comunicaciones.

Las respuestas de Plazas

Una columna de 35 insurgentes del M-19 ingresó en 1985 al Palacio de Justicia, argumentando que realizararía un juicio político al entonces Presidente de la República, Belisario Betancur, por el fracaso del proceso de negociación.

¿Qué pasó después?

Depende a qué fuente se consulte, se obtendrá una respuesta.

Vanguardia Liberal reproduce apartes de una entrevista que le hizo hace cinco años al coronel (r) Alfonso Plazas Vega.

¿Los militares presionaron la decisión del Presidente Belisario Betancur para ordenar la retoma?

“No. Se dice que los militares habrían secuestrado al Presidente. Él consultó con varias personas la decisión, entre ellos con los candidatos a la Presidencia. Él tomó la decisión. Luego, me llamó el general Jesús Arias Cabrales, comandante de la XIII Brigada del Ejército y me preguntó si estaba en condiciones de ingresar al Palacio de Justicia con los tanques. Le dije que la única forma era por la puerta principal y entramos”.

¿Usted oyó al presidente de la Corte Suprema, Alfonso Reyes Echandía, cuando en un relato angustioso clamaba para que cesara el fuego y no los mataran?

“Nos enteramos de estas declaraciones al finalizar el primer día. Durante el combate ¿quién escucha noticias? Después supimos que hubo una solicitud de cese al fuego y que el Gobierno Nacional la negó”.

¿Tenía usted la suficiente información para conocer a quién enfrentaban y en qué condiciones?

“No sabíamos qué tipo de guerrilleros estaban allí. Hay que aceptar un error del Estado colombiano en su inteligencia. El M-19 sorprendió al Gobierno Nacional”.

¿Quién mató al presidente de la Corte cuando el informe forense certifica que las balas en el cuerpo del doctor Reyes Echandía no procedían de las armas de los guerrilleros del M-19?

“Me parece una desafortunada información. No quiero entrar en polémica. Una persona que conozca un poquito al Ejército Nacional podría entender que ningún miembro de las instituciones armadas va a cometer una barbaridad, como matar a una persona cuya obligación es rescatarla. Esa aseveración raya en lo ridículo”.

Hay personas desaparecidas. Existen versiones que ellos salieron vivos del Palacio de Justicia.

“Nosotros llegamos a un edificio que no conocíamos. No sabíamos, siquiera, en qué lugar estaba la cafetería. Las personas que encontramos estaban muertas. Estoy seguro que nunca el Ejército tuvo presos o capturados. Las personas que iban saliendo a la Casa del Florero, donde se estableció el Estado Mayor del Ejército, eran identificadas. Las personas identificadas, una vez que se veía que eran de bien, fueron dejadas en libertad. No hubo presos”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad