Lo que olvidamos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-11 05:00:00

Lo que olvidamos

Como el maestro est√° para formar j√≥venes, nos abochorna que d√© mal ejemplo; como el m√©dico est√° para sanar enfermos, nos afrenta que deje morir o mate a un paciente; como el cura est√° para aliviar almas afligidas, nos perturba que ofenda la moral sexual de ni√Īos creyentes. Todos ostentan una preeminencia frente a la ignorancia, la enfermedad o la sumisi√≥n espiritual. A mayor desigualdad, mayor exigencia para el fuerte y m√°s protecci√≥n para el d√©bil.
Lo que olvidamos

Entonces ¬Ņpor qu√© nos resulta tan indiferente que la Fuerza P√ļblica que est√° para cuidar a la gente, incurra en homicidios de inocentes? ¬ŅPor qu√© no nos horroriza? ¬ŅPor qu√© se nos olvid√≥ que esos tipos ¬Ėlos militares- est√°n para proteger a la poblaci√≥n inerme, pero no para matarla con la excusa de enfrentar a los ilegalmente armados?

Es que portar un arma no es una ¬ďsupremac√≠a¬Ē como el conocimiento del maestro, el m√©dico o el cura; es solo una ¬ďventaja¬Ē ocasional y accidental. Esos tipos tienen un uniforme, pero no es para que los dem√°s les hagamos venias, es para que la poblaci√≥n los identifique, los se√Īale y les exija un comportamiento ejemplar.

Nos debe horrorizar que la condena a un militar por la desaparición de personas en la tragedia del Palacio de Justicia, o la captura de un funcionario que abusó de su poder para inmiscuirse en la vida de los jueces, desate la ira del Presidente y sus descomedidos insultos a la justicia.

El juez est√° revestido del poder de administrar justicia. Por eso las decisiones de ellos ni se aplauden ni se mancillan; los interesados pueden cuestionarlas por las v√≠as previstas en la ley. Lo dem√°s es acatar. La majestad del juez no admite manipulaciones. ¬ŅQu√© ser√≠a de la convivencia civilizada si cada decisi√≥n judicial estuviera al vaiv√©n de las satisfacciones del pr√≠ncipe? Bueno, ya lo sabemos, por eso se tom√≥ la Bastilla y ocurrieron tantos otros hechos hist√≥ricos que esta joven sociedad insiste en ignorar.

Adem√°s, una decisi√≥n judicial no es un parto caprichoso del Olimpo, es el producto sesudo de la valoraci√≥n t√©cnica de la prueba, de la aplicaci√≥n de las garant√≠as constitucionales, del juicio dial√©ctico de la ley. Por eso, se√Īor Presidente, respete a los jueces, respete al Estado de Derecho, que el Presidente debe cumplir la Constituci√≥n y la ley, no burlarse de ellas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad