Mar Ene 17 2017
20ºC
Actualizado 07:08 pm

El cine en Bucaramanga: Episodio II | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-13 05:00:00

El cine en Bucaramanga: Episodio II

Dicen que las segundas partes son malas y que la continuación de una historia termina siendo un intento frustrado de alargar algo que en su justa medida tuvo un fin. Pero toda regla tiene su excepción.
El cine en Bucaramanga: Episodio II

Y es que ¬Ņc√≥mo negar la magistral segunda parte de ¬ĎEl Padrino¬í, la venganza de ¬ĎFreddy Kruger¬í o¬† un ¬ĎTerminator II¬í que hizo de ¬ďhasta la vista baby¬Ē una de las frases m√°s populares del mundo?
O mejor a√ļn, ¬Ņc√≥mo relegar los episodios de ¬ĎLa guerra de las galaxias¬í, la saga de cine con m√°s seguidores en el mundo cuyas secuelas se han mantenido intactas por generaciones? Pues bien, el cine en Bucaramanga tambi√©n tiene su ¬ĎEpisodio II¬í.

Cinermark, Cinecolombia y Royal Films son los grandes emporios que manejan hoy la industria cinematogr√°fica en la ciudad, y que a pesar del sonido envolvente de los home theatre, los millones de colores de las pantallas de plasma y el establecido mercado ¬Ďpirata¬í, se han mantenido y con gran √©xito en la ciudad.

El cin√©filo Wilson Lizcano asegura que ¬ďel retorno de los bumangueses a la salas de cine se debe a tres grandes factores: la variedad en la oferta de pel√≠culas, lo cercanas que ahora son las salas de cine para los bumangueses y por supuesto, la llegada de las nuevas tecnolog√≠as en producci√≥n, en este caso el 3D¬Ē.

Actualmente en Bucaramanga hay cerca de 20 salas de cine ubicadas en puntos estratégicos y de alta concurrencia en la ciudad, que ofrecen  estrenos mínimo dos películas a la semana. Además, hay cierto porcentaje de pantallas que ofrecen la tecnología 3D.

Para Juan Camilo Aranda, gerente encargado de Cinemark Bucaramanga, ¬ďel cine m√°s que un servicio es una atenci√≥n de nosotros hacia el cliente. A cada una de las personas que ingresan a los cinemas le damos atenci√≥n personalizada, nos preocupamos por darles soluciones y estamos pendientes de que disfruten toda su estancia dentro de los cinemas¬Ē.

Episodio I: La caída del cine

El s√©ptimo arte lleg√≥ a Bucaramanga a los a√Īos 40 con la promesa de llevar a mundos desconocidos a las personas que se atrevieran a sentarse por media, una o dos horas, frente a una gran pantalla.

En ese entonces salir a ver cine era lo mejor. Las mejores ropas, el mejor √°nimo y la mejor compa√Ī√≠a, eran los ingredientes perfectos para disfrutar de la pel√≠cula de moda en el cinema de moda.

El Teatro Garnica, Santander, Sotomayor, Rosedal, Colombia, Libertador, Ana Luc√≠a, Uni√≥n y Riviera, fueron parte de la historia de bisabuelos, abuelos y padres, que pasaron sus a√Īos de juventud junto a esas imponentes estructuras que en ese momento de la historia representaron status y entretenimiento.

Quince teatros ubicados en el centro de la ciudad que hicieron las veces de salas de cine, funcionaron de los a√Īos 40 a los 80, y cada uno por la competencia, el deterioro al que se expuso el centro de Bucaramanga o la llegada del VHS y el Betamax, dejaron de funcionar, fueron demolidos y ahora s√≥lo son parte de la memoria hist√≥rica que se registra en libros y peri√≥dicos.

Y a pesar de que a mediados de los 90 entró a la ciudad Cinecolombia con nuevas e imponentes salas, ir a cine ya no fue lo mismo.

El retorno a las taquillas

¬ďM√≠nimo dos veces al mes voy a cine¬Ē asegura Sebasti√°n Azuero, un asiduo asistente a los cinemas de la ciudad.
El momento exacto en el que decidi√≥ concurrir a los cinemas con regularidad no lo recuerda, ¬ďpero s√© que me llam√≥ la atenci√≥n la llegada de nuevos salas y que cada semana estrenaban t√≠tulos¬Ē.

Así como él, hay miles de personas en Bucaramanga que sin determinar el momento exacto en el que planillaron ir a cine, lo han convertido en parte de su cotidianidad.

Seg√ļn cifras oficiales de Cinemark, en sus salas se registran aproximadamente 25.000 entradas semanales en temporada alta y cerca de 10.000 en baja.
Al respecto Juan Camilo Aranda, gerente (e) de Cinemark, explica que ¬ďdesde nuestra llegada a Bucaramanga la recepci√≥n ha sido amplia, nuestras salas de cine siempre han sido concurridas y han tenido gran aceptaci√≥n¬Ē.¬† ¬†

Mario Mantilla, experto en cine, argumenta que este fen√≥meno se debe a que ¬ďla novedad de los aparatos tecnol√≥gicos caseros para ver pel√≠culas ya pas√≥, y eso se traduce en que las personas volvieron a establecer el ¬Ďrito¬í de ir a los cinemas, sentarse en un cuarto oscuro con una pantalla gigante y perderse en esos mundos que les muestra¬Ē.

Todo un negocio
Y es que el cine como industria en Bucaramanga no s√≥lo se ha manifestado en su crecimiento. Locales de comidas aleda√Īos, tiendas de ropa y cualquier sitio comercial que se encuentre cerca de una sala de proyecci√≥n, se han visto beneficiados.

La encargada del punto de venta de Matachos de la Plaza Bufete de Megamall, Luz Dary Campos, asegura que, ¬ďdesde la llegada de los cinemas al centro comercial se han incrementado las ventas, la gente viene m√°s, nos conocen directamente y consumen nuestros productos¬Ē.

Y no sólo los comerciantes que están en centros comerciales se han visto beneficiados.

Camilo Albarrac√≠n, quien tiene un toldo en el que vende artesan√≠as en la carrera 34 con calle 52 al lado de Cinecolombia, asegura que ¬ď√ļltimamente la gente viene m√°s a cine y como est√° de paso compra las artesan√≠as que le parecen curiosas¬Ē.

Es as√≠ que comprar palomitas y gaseosa, sentarse en una sala para hacer parte de otros mundos y vivir otras historias, y por supuesto, disfrutar de los cinemas como hace m√°s de 60 a√Īos los bumangueses lo hicieron, ahora hace parte de las l√≠neas que se escriben en este, el ¬ĎEpisodio II¬í del cine en Bucaramanga.

¬ŅY el cine independiente?

En los 70 funcionaron dos grandes cine clubes en la ciudad: ¬ĎLleg√≥ el cine¬í, que presentaba pel√≠culas independientes en el teatro El Cid, una sala que se construy√≥ en el mismo teatro Santander, y el emblem√°tico cine club ¬ĎEl Hormiguero¬í, que logr√≥ sobrevivir 12 a√Īos.

Sin embargo, los dos espacios desaparecieron en los 80 con la llegada de ¬ĎLa Mano Negra¬í a Bucaramanga, que aterroriz√≥ a los habitantes de la ciudad y que hizo que dejar√°n de congregarse para admirar estas cintas.

No obstante, la cultura de apreciar esta clase de cine sobrevivió.

Actualmente existen en la ciudad varios cine clubes: Comfenalco, la Alianza Colombo Francesa, la Universidad Industrial de Santander, UIS y la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, son algunos de los sitios que han propiciado este espacio y se han convertido en los íconos de la proyección del cine no comercial en la ciudad.

El experto en cine, Mario Mantilla, explica que ¬ďlas salas de cine de la ciudad s√≥lo proyectan pel√≠culas comerciales y no le dan opciones al p√ļblico de consumir otra clase de productos cinematogr√°ficos, lo que ha potenciado los cines clubes¬† y ha hecho que se conviertan en ese escape a la oferta que inunda las carteleras comerciales¬Ē.

En Bucaramanga se proyectan por temporadas ciclos de filmes de todas las latitudes del planeta y se publicita el consumo de este tipo de cintas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad