Los grises | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Los grises | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-13 05:00:00

Los grises

Hago mías las siguientes palabras con las que Cecilia Orozco Tascón termina su más reciente columna en El Espectador: “Me niego a votar por miedo. Lo haré por la esperanza de tener un gobierno limpio que llegue a destapar delitos de alto vuelo; que permita fluir las investigaciones de la justicia en lugar de presionar a fiscales y jueces; que no tenga compromisos de silencio cómplice; que le restituya al país la vigencia constitucional, el derecho a la legalidad democrática y a la separación real de poderes. Con eso nos sobraría, por el momento”.
Los grises

Desde luego, no se refiere al candidato del presidente Álvaro Uribe, sino al del Partido Verde, Antanas Mockus; pues es evidente que bajo un gobierno de Juan Manuel Santos las posibilidades de investigar con transparencia las innumerables irregularidades que han ocurrido en los últimos ocho años, y de las cuales el propio JMS fue partícipe, quedarían prácticamente anuladas.

A los argumentos de Cecilia habría que agregar que el voto por los verdes sería un grito de protesta contra el doble rasero que muchos utilizan a la hora de evaluar a los dos candidatos que pasaron a la segunda vuelta. Son muchos los ejemplos en los cuales la gente, y en especial la prensa, muestra una deferencia monumental frente a Santos (o a Uribe, da lo mismo), y una inflexibilidad infinita cuando se trata de Mockus.

Es verdad que, por donde se mire, el discurso de Antanas Mockus la noche del 30 de mayo fue un fiasco; pues el candidato habló como si estuviera en una reunión de colegio y no frente a todo un país. Error garrafal, pero nunca tan grotesco como los discursos veintejulieros de Uribe en los que reparte cheques y subsidios, ordena matar bandidos o propone linchar corruptos.

El llanto de Antanas lo convierte en un debilucho al que el poder le queda grande; las lágrimas de Uribe son una muestra de sensibilidad. Si Mockus se equivoca, es una bestia, que no domina los temas; si es Uribe el que mete la pata, se debe a que es un ser humano y como tal no es perfecto. Si Mockus trata de corregir un desacierto, es un inepto zigzagueante; si Uribe persiste en el error se debe a sus firmes convicciones. Rectificar no es de machos, menos aún pedir perdón. Cuando Mockus se indigna es melodramático, cuando Uribe insulta es todo un varón.

Hago la comparación con Uribe porque es éste el que está detrás de la candidatura y la fortaleza de JMS, quien a su vez se ha comprometido a continuar con la tarea del actual presidente. De hecho ya hasta se disfraza de arriero, con mulera y poncho aguadeño. Y aunque ambos alegan que Santos es Santos y Uribe es Uribe, es claro que en esta campaña ni el uno es blanco ni el otro es negro, sino que ambos son seres grises, llenos de picardía.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad