Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

Dos opciones; dos riesgos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-13 05:00:00

Dos opciones; dos riesgos

Quienes en el 2002 acompa√Īamos al desconocido candidato a la Presidencia √Ālvaro Uribe, lo hicimos atra√≠dos por dos tareas principales: el rescate de la seguridad y la lucha contra la corrupci√≥n y la politiquer√≠a. Perdido el referendo Uribe olvid√≥ casi por completo esta segunda tarea y se amangual√≥ con los pol√≠ticos en busca de ¬ďgobernabilidad¬Ē.
Dos opciones; dos riesgos

Logradas muchas metas en el frente de la seguridad, ahora la ¬ďola verde¬Ē busca llenar el vac√≠o de la lucha contra la corrupci√≥n y el saneamiento de la actividad pol√≠tica.

No es pues extra√Īo, que las campa√Īas se hayan olvidado de asuntos tan fundamentales como la generaci√≥n de empleo, la econom√≠a, la salud etc. y se hayan polarizado alrededor de estos dos temas.

Si bien los detractores de Mockus, carentes de argumentos para enfrentarlo han tratado de desprestigiarlo, no se trata de optar entre dos candidatos, cada cual con sus fortalezas y limitaciones; ni siquiera entre sus programas (si es que existen) sino entre aquello que representan y quienes los rodean.

Santos representa la continuidad del anterior gobierno y est√° rodeado por la clase pol√≠tica tradicional que ha usufructuado por a√Īos el erario¬† y que por lo tanto le teme a todo aquello que ponga en peligro sus intereses, como tambi√©n por un grupo de personas respetables que temen que se pongan en peligro los logros de la seguridad democr√°tica y retornemos a aciagos tiempos de tr√°gica rememoraci√≥n. Por ese motivo la campa√Īa santista se centra en el miedo y la estabilidad.

Mockus representa, no la oposición al actual gobierno, ni el quiebre a la política de seguridad, sino una nueva visión de la política y una lucha por rescatar su decoro y dignidad. Está rodeado (a excepción de los oportunistas de siempre), por la juventud y por personas independientes de los grupos políticos tradicionales. Por ese motivo le apuestan al cambio y a la esperanza.

Sin duda que las dos opciones son riesgosas y encierran sus peligros. Pero tales peligros son diferentes. Optar por Santos encierra un peligro cierto: que sigamos hundi√©ndonos en el fango de la politiquer√≠a y la corrupci√≥n hasta el extremo de tener que recurrir a personajes tipo Ch√°vez, debido al desenga√Īo generalizado con el sistema democr√°tico.¬†¬† ¬†

En la opción Mockus encuentro dos riesgos probables: que reculemos en seguridad o que nos llenemos de ilusiones que conduzcan a prontos desencantos.
Sin embargo, debemos optar porque abstenerse es irresponsabilidad y votar en blanco más que prudencia, es cobardía.    

Por mi parte entre un peligro cierto y otro probable, opt√© por este √ļltimo; entre el miedo y la esperanza opt√© por la esperanza; entre la viveza y la honradez, opt√© por la honradez. Le toca a cada cual optar en conciencia poniendo el bienestar general por encima de los intereses particulares.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad