Me cansé de sus engaños | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Ene 22 2018
21ºC
Actualizado 09:27 am

Me cansé de sus engaños | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-14 05:00:00

Me cansé de sus engaños

Me cansé de sus engaños

Mi vida se convirtió en un infierno cuando solo le brindé fidelidad y mucho amor. Jamás le falle.

Hoy tomé la decisión de terminar la relación a lo cuál contestó: Así somos los hombres. Vamos a ver cuánto le dura la pataleta.

Qué decepción me llevé al escuchar su respuesta. Cree que toda la vida soportaré sus infidelidades y siempre estaré ahí, aguantando y recibiendo humillaciones. Soy profesional y saldré adelante a pesar de todo.

Dejo mi caso como ejemplo a muchas mujeres para que no se dejen manipular y mucho menos humillar.

RESPUESTA

Distinguida señorita: Tomo la mejor decisión al terminar esta relación que le conducía por caminos de tristeza e infelicidad.

Es hora de replantear su proyecto de vida priorizando aquellos aspectos que le permitan crecer personal y profesionalmente.

Bueno es aceptar que rompió aquel lazo de irrespeto y minusvaloración al cuál había sido sometida por un hombre que nunca valoro la gran mujer que permanecía a su lado.

Alcanzara sus sueños cuando se libere de aquella energía negativa que le proporcionó el pasado. El futuro depara momentos maravillosos que al saberlos aprovechar traerán consigo un nuevo despertar afectivo. Llénese de aquella fuerza interior y ¡Manos a la obra!.

REFLEXION

No basta con gritar a todos los vientos ¡cuanto te quiero!. Trasciende mucho más aquel sentimiento cuando está impregnado del respeto y fidelidad de quien valora lo que tiene y cuida lo que ama.

Pena grande produce quien siendo apuesto, agradable o gentil se considere un Don Juan, dejando de lado los valores con que se formó y permitiendo que su vanidad e inmadurez le impulsen manipular incautas mujeres que creen todo lo que dice, promete y no cumple.

Más doloroso aún es ver a la mujer violando su propia dignidad al ofrecer sus encantos sin la más mínima intención de preservar el respeto a si misma o a quien por circunstancias de la vida le profesa un sincero amor.

Desde temprana edad papá y mamá deben inculcar a los hijos la lealtad, fidelidad y respeto por los demás enseñándoles a defender su dignidad, preservando la imagen de un ser que nació para amar y ser amado en un ambiente impregnado de  valores humanos y sobrenaturales.  He ahí el camino.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad