A una almohada del poder | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
27ºC
Actualizado 03:50 pm

A una almohada del poder | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-14 05:00:00

A una almohada del poder

Entre paréntesis – No son los jueces ni la justicia en general, pero el fallo contra el Coronel Alfonso Plazas, por la fragilidad probatoria que se demuestra en sus páginas y la mala leche de trasladar al Estado toda la responsabilidad de los hechos ocurridos en 1985, indican que cuando menos un sector de la rama judicial está seriamente infiltrado por actores políticos o activistas de izquierda. Solidaridad con el Coronel, con sus superiores y con el Presidente Belisario Betancur. Nos queda la duda de si alguien en este país volverá a “defender la democracia”, alguna vez siquiera.
A una almohada del poder

***

A una semana de las elecciones presidenciales, quisiera invitarlos a poner la mirada en un asunto que parece banal pero no lo es. En las últimas semanas varias revistas se han ocupado del asunto y nos han entregado perfiles de las esposas de Juan Manuel Santos y Antanas Mockus.

La gente del común ha comenzado a conocerlas por encimita, pero lo cierto es que más allá de escogerles una corbata, sonreír a su lado para una foto o estar pendientes de sus hijos, las ‘primeras damas’ son cruciales en la vida de un gobernante. Estar a una almohada del poder, es mucho más que dormir con ellos. Significa ser la primera persona que les hable en la mañana y la última cuando cierran sus jornadas.

No queda duda que ellas – Adriana Córdoba y María Clemencia Rodríguez – tienen un poder enorme sobre sus esposos, pero hay diferencias de estilo que hablan por sí solas.

Las dos son preparadas, inteligentes y comprometidas con los temas que les asistirían si llegan a la Casa de Nariño.

Sin embargo, mientras Adriana, la compañera de Mockus, se presenta siempre con un discurso que raya en lo subversivo, cargado de consignas en contra de lo que ella denomina ‘clasismo’ y no pocas veces exaltándose más de lo debido en las salas de espera de los debates televisivos, María Clemencia, la esposa de Santos, guarda compostura y discreción. Es ejecutiva como ninguna, y su experiencia así lo demuestra. Prefiere la elocuencia del silencio que la esclavitud de las palabras. No la he oído prometer nada y cuando le hablan de programas, insiste en la importancia de continuar con lo que hay, sin discursos ‘veintejulieros’.

¿No les dice mucho que justo antes de cada uno de los ataques sin ton ni son de este agresivo profesor Mockus, su esposa entrara a alentarlo y hablarle al oído? A mí sí. Por eso he descubierto en la discreción y las maneras de María Clemencia de Santos, otro motivo para votar por Juan Manuel. Insisto: no es un asunto menor…

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad