Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
22ºC
Actualizado 10:03 am

Palabras inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-15 05:00:00

Palabras inútiles

El caso del oficial judío del Estado Mayor francés, Alfred Dreyfus, acusado y calumniado de espionaje en favor de los alemanes, en 1894, abrió una amarga página en la justicia francesa. Condenó a Dreyfus y lo envió a la tenebrosa Isla del Diablo, en el Caribe, y el episodio dividió a Francia.
Palabras inútiles

Se movían en Europa los huracanados vientos del antisemitismo y la política caminaba hacia el totalitarismo, que culminó con la II Guerra Mundial. La polémica duró muchos años y al final se impuso la verdad y la justicia. Quedó el mal sabor de que al final Dreyfus fue “perdonado” por el presidente Loubet, presionado por el Parlamento y la opinión pública. La condena en primera instancia del coronel Plazas, por el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia, también divide a Colombia. Ha habido un largo proceso, ha actuado la justicia con todo rigor y se ha politizado el fallo.

El uso político de los fallos judiciales manipula a la opinión pública y la polariza, cosa gravísima en un país como Colombia. Emerge una “unidad nacional” del Señor Presidente, la cúpula militar –que aparecen en patética y trémula foto- , la furia de los militares retirados activos y la Procuraduría contra la justicia. Se sumarán muchas “fuerzas vivas” de la nación a apoyar el ataque masivo contra el Poder Judicial.

Suena terrorífico enfrentar a las Fuerzas Militares con el Poder Judicial y pretender afirmar con sofismas y manipulaciones, que el honor y la moral de éstas, entonces dependa de la impunidad. Porque ése es el mensaje, cuyos verdaderos alcances van más allá de affaire Plazas y nos empujan a una verdadera dictadura soberana, con una justicia amordazada. Porque dice el Señor Presidente: “Vamos a tener que pensar en Colombia en un proyecto de ley, una revisión del ordenamiento jurídico para evitar el desestímulo de las Fuerzas Armadas de Colombia. (…) Y lo digo porque como Presidente de la República, soy el Comandante de las Fuerzas Armadas”. Tuvo que salir la Alta Comisionada de las Naciones Unidas a pedir respeto por los fallos y a reconocer la importancia histórica del affaire Plazas en un país adormecido por la impunidad y por el “todo se vale”. ¡Y la jueza, amenazada!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad