Sáb Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

Jóvenes al margen de la ley | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-16 05:00:00

Jóvenes al margen de la ley

Un joven de 16 años que asesinó a uno de 19, un joven de 18 años que murió en medio de una riña de ‘parches’ hace ocho meses y un adolescente de 16 años que murió por una puñalada en el pecho hace menos de dos años, entre otros, hacen parte de los casos que se han vuelto cotidianos entre los habitantes de Bucaramanga y su área Metropolitana y que lamentablemente reflejan la realidad de cientos de jóvenes en la ciudad.
Jóvenes al margen de la ley

Según cifras de la Policía de Infancia y Adolescencia, en lo corrido del año se han presentado 13 homicidios cometidos por jóvenes en la ciudad; en 7 se han capturado a los responsables y 6 aún están en investigación.

Esto más que un panorama desalentador, muestra la falta de tolerancia entre los jóvenes y la necesidad de que tanto en colegios como instituciones gubernamentales se fortalezcan las bases de proyectos que buscan generar en los adolescentes una cultura de respeto por la vida y las leyes.

Al respecto la intendente Consuelo Rueda, funcionaria de la Policía de Infancia y Adolescencia, asegura que “manejamos varios programas de prevención en los colegios para que los jóvenes no incurran en delitos; ejercemos programas de vigilancia en fuentes de soda y cafeterías para que no les vendan alcohol y cigarrillos a los menores y además hacemos controles en terminales y aeropuertos para evitar la trata de personas”.

No obstante, la violencia que generan los jóvenes en Bucaramanga y su área Metropolitana no sólo se ve en las calles, ni son casos aislados. Normalmente cada joven que es aprehendido por la ley hace parte de un ‘parche’.

¿Qué es un ‘parche’?

Un ‘parche’, definido por sociólogos, es una agrupación de jóvenes entre los 14 y 24 años que indistintamente del estrato social al que pertenezcan, se reúnen con periodicidad y buscan el reconocimiento de la sociedad en la que se mueven.

En el caso de Bucaramanga y su área metropolitana, el sector del Norte es en donde más se han identificado esta clase de agrupaciones, en las que se estima  que el 85% de los jóvenes consumen sustancias alucinógenas y alcohol.

El psiquiatra Mauricio Escobar asegura “que esta clase de comportamientos se debe a que la familia se ha desobligado de la educación de los jóvenes y le ha relegado esa tarea a los planteles educativos”.

Esto, explica Escobar, hace que los jóvenes no identifiquen las figuras de autoridad en sus vidas y lleva a que “hagan sus propias reglas y creen sus propios códigos de conducta basados en la imitación del comportamiento de sus amigos”.

Los colegios muestran otras de las alarmantes cifras en donde la violencia juvenil se ha materializado. El 20.9% de los planteles en la ciudad aseguran que sus estudiantes forman parte de sectas delincuenciales, muchas de los cuales portan armas de fuego y protagonizan hechos de violencia en las aulas.

Al respecto, el docente Raúl García argumenta que a pesar de que en las instituciones constantemente se hacen requisas y se controla lo que los estudiantes ingresan, muchos logran evadir los controles y siguen implementando la violencia con sus compañeros.

“Es difícil controlarlos a todos, hay lugares a los que nosotros no podemos acceder y que ellos usan como ‘caletas’”.

Esto sin dejar de lado las rencillas que constantemente se presentan y que protagonizan no sólo hombres sino también mujeres.

García explica que, “actualmente las peleas que más se presentan las protagonizan las niñas. Hemos tenido que separarlas muchas veces por temas como ‘no se meta con mi novio’ o ‘usted me cae mal’”.

Sin embargo, los jóvenes justifican esta clase de comportamientos diciendo que cada vez que actúan violentamente lo hacen en defensa propia.

“Si a uno se le botan con cuchillos pues uno tiene que saber cómo defenderse. Igual, uno nunca lo carga pensando en que le va a hacer daño a alguien”.

Situaciones como estas tienen las alarmas encendidas, ya que en lo que va del año se incrementó en un 15% el número de delitos ejecutados por jóvenes, en comparación con el 2009.

La psicóloga Fabiola Zúñiga explica que “cambiar ese panorama está en las manos de los familiares. Son ellos los que le deben inculcar valores a los jóvenes y reprenderlos, una excesiva libertad termina en la mayoría de los casos en la manifestación de conductas delictivas”.

Por lo tanto, la labor de los padres es fundamental. Es necesario que ellos se empoderen del proceso de crianza de sus hijos y apoyen lo que hacen las instituciones educativas y gubernamentales, para que así los procesos de educación que se emprendan sean fructíferos.

LISTA

Reglas de la disciplina

1 Los niños hacen lo que ven a otros hacer. Por lo tanto, usted puede darles el ejemplo con su comportamiento. Si quiere que sus niños digan “por favor” y “gracias”, entonces dígales a ellos “por favor” y “gracias”.

2 Uno consigue más de aquello a lo que le presta más atención. Una de las metas importantes para los padres de familia es pescar a los niños portándose bien.

3 Los castigos se usan para ayudar a los niños a cambiar el comportamiento inapropiado y son efectivos sólo cuando se usan junto con recompensas.

4 Los castigos nunca se usan para abusar, lastimar, causar daño, o amenazar de daño a los niños.

5 Aislar un niño un rato para que pase un tiempo solo funciona cuando el tiempo que no está obligado a estar solo es de calidad. De lo contrario, emocionalmente el niño ya está solo.

6 Aislar a un niño para que pase un rato solo es una medida que debe usarse poco y con el propósito de enseñarle al niño cuando es pequeño. Otras formas de castigo son más apropiadas para disciplinar a los preadolescentes y los adolescentes.

7 El castigo debe ser en proporción con la falta. También debe ser razonable y estar relacionado con la falta.

8 El castigo efectivo es significativo y rápido. Los castigos que tardan mucho no proveen motivación o la oportunidad de mejorar.

9 Si el niño usa algo incorrectamente o lo abusa, lo pierde por un tiempo. Luego, tiene otra oportunidad para usarlo. Una de las metas de la disciplina es enseñar el comportamiento adecuado. Si los niños nunca reciben otra oportunidad, ¿cómo van a aprender?

10 Si lo rompe, lo paga. Si lo ensucia, lo limpia. La restitución es una excelente manera de enseñarles a los niños que hay consecuencias en la vida.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad