La Palabra de DIOS | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
27ºC
Actualizado 01:20 pm

La Palabra de DIOS | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-17 05:00:00

La Palabra de DIOS

Ni el m√°s ac√©rrimo ateo desconoce las ense√Īanzas que nos dejan las Sagradas Escrituras. La Biblia est√© redactada en arameo, ingl√©s, espa√Īol o en cualquier otra lengua, es sin duda el libro m√°s importante que se haya escrito en la historia de la humanidad.
La Palabra de DIOS

Es el texto de la esperanza, de la sabiduría, de la historia y, por supuesto, de la buena lectura.

Haga este ejercicio: abra cualquier capítulo ahora mismo y repase un versículo al azar; comprobará, sea creyente o no, que al final de esas cuantas palabras usted sentirá que aprendió algo nuevo.

Es cierto que este documento ha ejercido una gran influencia durante siglos y que, incluso, algunos se han vuelto fan√°ticos.

Sin embargo, recorrer las p√°ginas de esta monumental obra nos permite hacer un desfile por las vidas de grandes personas: gobernantes, h√©roes, artistas, obreros y so√Īadores, en fin...

Todos aquellos que desde temprano han aprendido a estudiar La Biblia, la de cualquier iglesia o religión, saben extractar las riquezas espirituales que hay allí, entre otras cosas, porque cada línea tiene la versión exacta de las cosas; así como la misma bendición de Dios.

Hace poco menos de cinco a√Īos, los editores de un viejo peri√≥dico se atrevieron a decir que independiente de las figuras metaf√≥ricas que se puedan leer en muchos de los cap√≠tulos de La Biblia, no ha existido ning√ļn ¬Ďinformativo¬í, por decirlo as√≠, que haya revelado mejor los hechos que el citado Libro Sagrado.

Los comunicadores aseguraron que en estos textos se muestra la verdad, que es tan básica como la vida misma o como las noticias que a diario se deben registrar en cualquier publicación o medio informativo.

La Biblia, por ejemplo, nos invita a ser honestos. Recordará que en algunos apartes de ella se lee la forma como le agradó a Dios que David confesara su adulterio; porque sólo cuando escribimos y actuamos con la verdad podemos recuperar nuestro honor.

¬ŅPor qu√© escogimos este tema para hoy?

Porque hablar de La Biblia es analizar la palabra inspirada de Dios. Leer al menos una de sus líneas al día puede llegar a ser bálsamo para cualquier persona, esté o no atribulada por los problemas.

Da tristeza que muchos hayan alejado este documento de sus vidas. De hecho, para algunos el tema de Dios no ocupa un lugar en sus corazones.

Claro est√° que resulta preciso hacer una aclaraci√≥n en torno al tema de la lectura de los mensajes b√≠blicos. Y es que en la vida se necesita algo m√°s que repasar sus cap√≠tulos; es preciso poner en pr√°ctica sus inspiradas ense√Īanzas. Si no, no tendr√≠a sentido hablar de esto

¬ŅLe ha dado duro alguna noticia? ¬ŅEst√° deprimido? ¬ŅA pesar de que lo tiene todo, sufre de ansiedad?

Le caería bien leer La Biblia e intentar poner en práctica algunos de sus mensajes. Con ella podría desterrar el virus de esas preocupaciones que lo asaltan, se alejaría de la desesperación. En medio de tantas vicisitudes, entendería que todo es posible, si tiene la fe suficiente para sobreponerse a la adversidad.

La Página Espiritualidad también quiere aclarar que la edición de este jueves no pretende que usted se vaya a gritarle a todo el mundo que debe leer La Biblia. ¡Esa es una decisión personal!

Estas l√≠neas s√≥lo quieren acercarlo un poco m√°s a las hojas de papel de este documento, el cual le puede ayudar a vivir mejor, a encontrarle mayor sentido a su mundo e incluso le ense√Īar√° toda la magia que se encierra en el arte de servir.


lista

¬ŅPara qu√© leer La Biblia?

¬ē ¬†¬† ¬†Para aprender a conocerse mejor.

¬ē ¬†¬† ¬†Para entender el mensaje de Dios.

¬ē ¬†¬† ¬†Para aumentar su fe y creer m√°s en que todo es posible.

¬ē ¬†¬† ¬†Para encontrar una voz de aliento.

¬ē ¬†¬† ¬†Para honrar su propia palabra y escudri√Īar su consciencia.

¬ē ¬†¬† ¬†Para no alejarse de sus sue√Īos.

¬ē ¬†¬† ¬†Para que sea m√°s fuerte espiritualmente.

¬ē ¬†¬† ¬†Para que su oraci√≥n tenga m√°s fuerza.

¬ē ¬†¬† ¬†Para encontrar paz.

¬ē ¬†¬† ¬†Para que pueda asumir las decisiones de su vida.

¬ē ¬†¬† ¬†Para crecer como persona.

¬ē ¬†¬† ¬†Para aprender a pedirle a Dios.


¬ŅC√ďMO SOBRELLEVAR LOS PROBLEMAS?

Una mujer padece un grave dolor en el alma. La pena retuerce su garganta, pero en ning√ļn momento hace visible su angustia.

Por otro lado, a un ni√Īo de mi barrio le falta una pierna y, pese a ello, sue√Īa con ser el goleador del equipo del vecindario. Por estos d√≠as, disfruta hasta m√°s no poder de los partidos del Mundial Sud√°frica 2010. Jam√°s habla de deformidad; por el contrario, juega como si no tuviera discapacidad alguna.

M√°s all√° hay un hombre de verdad. Hace poco sufri√≥ una gran desilusi√≥n amorosa, pues su novia lo enga√Ī√≥ con otro. Sin embargo, √©l no deja de mirar hacia al frente y mantiene un semblante de dignidad.

Y tambi√©n encontramos a David, quien sufre de esclerosis m√ļltiple. Est√° ¬Ďatado¬í a una silla de ruedas, respira una forma asistida, apenas musita palabra y recibe su alimentaci√≥n a trav√©s de una sonda. A√ļn as√≠, cada vez que mueve sus labios, pronuncia mensajes de motivaci√≥n.

La se√Īora apesadumbrada, el ni√Īo a quien le falta una pierna, el hombre enga√Īado y David siguen adelante. Jam√°s se lamentan o al menos no lo hacen en p√ļblico. Y no es que no hayan aprendido a llorar. ¬°Todo lo contrario! sus l√°grimas no han dejado de ser pedacitos su coraz√≥n quebrados por dentro.

Ellos tienen en com√ļn algo m√°s que un dolor en el alma: nunca comparten su vida a esos que le dan rienda suelta a la lengua y que, ante la primera ocasi√≥n, se deshacen en lamentos, contando sus m√°s m√≠nimos pesares.

Los invitados de hoy saben muy bien que los lamentos, sin quererlo, pueden convertirse en un obstáculo peor que las penas del alma, las limitaciones físicas, las desilusiones amorosas o las propias enfermedades.

Los dolores de los demás, en comparación con nuestras quejas habituales no dejan de ser insignificantes.

Si usted aspira a que lo aprecien, no tiene porqué rebajarse ni pasarse la vida por ahí lamentándose de todo lo que ha querido ser y no ha podido realizar.

Para qué quejarnos de nuestra pesada carga y vivir diciendo que la vida ha sido injusta con nosotros.

Por qué estar descontentos de nuestra suerte y de los problemas que se nos presentan.

Todos tenemos al frente del camino la misma opción y esa no es otra cosa distinta a la de seguir con la frente en alto.

Los que se detienen y cuentan a todos los vientos sus pesares, siempre encuentran personas que se compadecen; pero ¬°no m√°s!, porque al final siempre quedan en la misma miseria.

Si nos olvidáramos por un instante de nuestras penas y nos detuviéramos a compartir la carga de nuestros vecinos, nos daríamos cuenta de que podríamos sufrir menos.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad