B.P y la ecología | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-17 05:00:00

B.P y la ecología

La British Petroleum Company, una de las multinacionales petroleras más poderosas y rentables del mundo, ha visto comprometido no sólo su prestigio sino su patrimonio con ocasión del desastre del Golfo de México, insuceso conocido y criticado en todo el mundo, en especial por los daños ecológicos incalculables que ha generado a los estados costeros de los Estados Unidos y a otras regiones aledañas, afectando la vida marina en proporciones hasta ahora no establecidas.
B.P y la ecología

El gobierno norteamericano ha reaccionado enérgicamente contra esa empresa, pues sabe de los costos que para su industria pesquera y demás, implica esta circunstancia lamentable. Ya se advierten acciones judiciales contundentes que buscan no sólo la reparación de los perjuicios, sino también el encauzamiento penal por supuestas conductas negligentes que llevaron al desplome de la plataforma que controlaba la explotación del crudo. Los demás detalles de esta tragedia ambiental son conocidos en todas las latitudes. Lo que cabe ahora es formularnos unas preguntas:

¿Cómo es posible que una megacom-pañía de este nivel no repare hasta en los mínimos detalles técnicos para evitar un drama ecológico de estas proporciones?. ¿Dónde están las medidas preventivas que toda compañía que extrae petróleo, en particular en suelo marino, debe asumir cuando inicia su explotación?

Como aún no se ha podido contener el millonario derrame de petróleo y la marea negra avanza contaminando las playas y costas, lo que se concluye es que cuando los directivos de esos grandes pulpos económicos afirman que tienen todo bajo control, no es tan cierto como parece. Muchas empresas que explotan recursos naturales, con algunas excepciones, no toman las previsiones necesarias pues estas les implican gastos adicionales que no están dispuestas a asumir, o les afecta la rentabilidad que aspiran a obtener.

Expertos ecologistas han emitido conceptos en los que se afirma que la catástrofe se hubiera podido minimizar si se hubiera instalado en forma accesoria una válvula de cierre en un pozo alterno, y también que esas plataformas deben ser objeto de mantenimiento permanente para conservarlas en estado óptimo, más aún si están en mar abierto. La inquietud que nos asalta a los ciudadanos de estos países es si potencias como la del Norte, viendo afectada su industria marina, buscarán sortear estas tremendas dificultades asaltando sin contemplación nuestros recursos naturales para disminuir el impacto negativo que con certeza se va a producir en su economía. Recordemos que así proceden por lo general los imperios.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad