Un paso adelante | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
25ºC
Actualizado 12:07 pm

Un paso adelante | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-20 05:00:00

Un paso adelante

El último debate de los candidatos a la presidencia ratificó un postulado. Se trata del paso necesario que debe dar Colombia para transitar de la Seguridad Democrática a la Gobernabilidad Democrática, sin que ello signifique olvidar la primera.
Un paso adelante

Es un tema de gran trascendencia porque el país, una vez que ha saboreado nuevamente lo que significa la gobernabilidad, demanda ahora gobernanza, es decir, un proceso interactivo e integrador entre el Estado, la sociedad civil y las organizaciones empresariales, en un contexto que es cada vez más dinámico y complejo, signado por una nueva ola aperturista vía acuerdos comerciales internacionales, pero con el lastre de problemas no resueltos.

En efecto, no podemos olvidar que pasamos, a comienzos de la década, de la ingobernabilidad a la gobernabilidad condicionada o soportada en el ejercicio militar, en medio de un conflicto que no se ha extirpado por no haber asumido la sociedad las acciones para resquebrajar las causas del mismo.

Siempre he sostenido que mientras la sociedad entera no comprenda que las causas eficaces del conflicto son el narcotráfico y la marginalidad, y mientras no se involucre radicalmente para cortar los impactos de esos dos vectores que alimentan el conflicto, el problema se mantendrá y continuará.

Si bien la campaña electoral estuvo caracterizada por el compromiso de mantener el legado del presidente Uribe de la Seguridad Democrática como elemento esencial para que Colombia pueda dar un paso adelante, no se registraron planteamientos en esa dirección. De ahí que los ganaderos reclamemos del Gobierno un compromiso serio para reconvertir al sector lechero habida cuenta del mal cierre de la negociación con la Unión Europea.

Las condiciones para entrar en ese proceso de gobernanza estás dadas. Muchas instituciones del Estado se han ganado la confianza de la población. Nuestros militares por ejemplo, son hoy vistos con respeto y admiración; existen unas reglas para la inversión relativamente estables; hay un manejo prudente de las finanzas públicas y se tiene una autoridad monetaria que se ha hecho respetar aunque algunas veces no comulguemos con sus medidas.

Si a lo anterior se suma una serie de signos positivos desde el punto de vista económico para el futuro del país, empezando por la esperada afluencia de inversión en el sector minero, pues el compromiso del nuevo gobernante con todos los actores debe sellarse con la impronta de la seriedad y la responsabilidad de los agentes privados (empresas), estatales y sociales para la solución de los grandes problemas que enfrenta la sociedad: la pobreza rural, que afecta a cerca del 50% de su población; la generación de empleo; el cumplimiento de la responsabilidad social y ambiental del empresariado y del propio Estado en el campo, y por supuesto, de los temas trasversales como es la educación y el fomento de la inversión y la tecnología, y al necesario posicionamiento que debe alcanzar Colombia en los mercados externos.  

Hoy asistimos –y de eso debemos ser consientes– a una nueva etapa de la vida democrática. Suena el pitazo inicial de un nuevo partido para Colombia, y el sector rural está jugando. Hay que comprometernos con el posconflicto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad