El nuevo presente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-21 05:00:00

El nuevo presente

Es un hecho. Colombia tiene Presidente de la República electo. Juan Manuel Santos Calderón ingresa a la galería de compatriotas que han tomado la decisión de orientar el timón del país.
El nuevo presente

Muchas cosas que a principios del presente año eran inciertas, adquieren claridad y comienza para la patria un nuevo día que ojalá sea venturoso. A partir de hoy comenzamos a amoldarnos al nuevo presente, ese que por amplia mayoría se decidió ayer en las urnas. Empieza ya la opinión pública a adentrarse en las aguas de los juicios sobre la propuesta presidencial del mandatario electo y la agenda de la comunidad tiene ante sí la expectativa de cómo se cristalizará la hoja de ruta trazada por el novel Presidente.

Entra la administración Uribe Vélez a ser parte de la historia y el paso del tiempo irá decantando el perfil con el que su gestión será conocida por las generaciones futuras. Su talante, su estilo y la dinámica tan personal que le impuso al arte de gobernar, fueron únicos y es riesgoso que nuevos mandatarios los ensayen con el éxito que acompañó el mandato del actual Presidente. Concluye su gestión y se transforma ella en crónica e historia verbal y escrita para las generaciones futuras.

Colombia vivió durante los últimos meses una intensa y pacífica campaña electoral y los candidatos emularon a través de los medios de comunicación, entraron en contacto con los electores por las más diversas vías y mucho de lo que vivimos en los días que ayer terminaron, se empieza a decantar para establecer que sirve en futuras oportunidades y que debe ser revisado.

Gobernar es una urdimbre de muchas hebras y ninguna de ellas se ha hilado sola, ni se ha interrumpido abruptamente en una fecha determinada. Aquellos acontecimientos de los que suele decirse que marcan alguna novedad, o hito en el pensamiento, o un cambio de dirección en el arte de gobernar, son solo señales enfáticas, más no muros fronterizos. Es decir, los hechos evolucionan pero llevan en su interior el modo de pensar y actuar de quienes nos antecedieron. Así, es solo pretensión el creer que hay hechos radicalmente nuevos, ya que ninguno puede quemar abruptamente las velas de lo anterior.

Por eso en historia es un imposible construir diques para aislar el pasado. Ignorar lo ocurrido en el pretérito no anula su influencia. Todo es solo otro paso más en la construcción de un país. Colombia lleva 200 años edificando un conjunto de instituciones y avanzando en el camino del progreso. Mucho se ha hecho, pero mucho falta por hacer. Le corresponde a Juan Manuel Santos señalar la ruta de lo que construiremos durante los próximos cuatro años. Buen viento y buena mar para la sustantiva empresa que comienza.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad