El talón de Aquiles del Vaticano | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
25ºC
Actualizado 02:46 pm

El talón de Aquiles del Vaticano | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-23 05:00:00

El talón de Aquiles del Vaticano

El talón de Aquiles del Vaticano

Los sacerdotes católicos, aún después de pasar 10 años oyendo y leyendo sobre la castidad, cuando salen a ejercer su misión siguen siendo hombres igual que el común de los mortales, con el instinto sexual tan vivo lo mismo que cuando entraron al Seminario y para colmo de sus tentaciones tienen el privilegio de oír tras las rejas de los confesionarios las más escabrosas historias que los humanos cometemos contra el sexto mandamiento. Exigirles castidad es pedir demasiado.

Desde el siglo V cuando se estableció la norma del celibato el Vaticano ha usado la vieja costumbre de esconder la basura bajo la alfombra, pero cuando el padre Marcial Maciel con sus Legionarios de Cristo y el padre Lawrence Murphy con sus 200 niños abusados junto con otros eclesiásticos que nombra casi a diario la prensa mundial buscaron refugio en la alfombra, esta no alcanzó para cubrirlos a todos.

La iglesia católica va en decadencia. Se acabaron las misas en latín, el anterior Papa cerró el infierno, las sotanas son disfraces para misas, funerales y procesiones en Semana Santa, las hostias se reparten a domicilio y los pecados mortales se redujeron tanto, que quedan pocos para llevar al confesionario. La iglesia católica, al igual que todas las grandes culturas que en el mundo han sido, como las de Roma y de Grecia, se está desmoronando lentamente. El Papa y su Red Virtual de mil millones de creyentes están atravesando la mayor crisis de su historia.

El problema que tiene Benedicto XVI es más grande que el de los gringos en Afganistán o el del mundo ante la cocaína. Para acabar con la pederastia y la castidad sacerdotal el único camino posible es autorizarles el matrimonio, lo que sería el funeral para las creencias católicas romanas. A nuestro actual Pontífice le tocó en herencia buscarle solución a un asunto demasiado complejo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad