Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
25ºC
Actualizado 03:29 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-23 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

A Juan Manuel Santos, el respaldo del Presidente y sus planteamientos para continuar las políticas de Uribe Vélez, han hecho que los colombianos lo elijamos como Presidente. Uribe termina su mandato con una popularidad de más del 80% debido a su buen gobierno. Los ataques recibidos de la oposición y las investigaciones de la Corte en Yidispolítica, chuzadas, etc. etc., con las cuales seguramente buscaban opacar su imagen, han tenido un efecto contrario y los ciudadanos del común ya hemos entendido que hay que respaldar al Presidente, ya que estamos disfrutando de su buen gobierno en seguridad y economía. Le queda al Dr. Santos combatir la corrupción, como prometió en su campaña, endureciendo las penas, sin excarcelación ni beneficios a los que se roben los bienes del Estado.Los medios así como miden la popularidad del Presidente, deberían hacer lo mismo con la Corte y con el Congreso, para que también sepan qué piensa el pueblo de su desempeño y así puedan mejorar su trabajo si son desfavorables las encuestas

Flavio H. Santander

Los pulpos de la salud

Acabo de leer que las EPS le deben al hospital 24.000 millones y se hacen las p... en pagar. ¿Acaso a ellas no les obliga la ley? Aquí y en Cafarnaún, el deudor moroso es demandado y embargado. ¿El hospital no puede? ¡Hasta dónde llega la humillación del Estado ante los pulpos de la salud!

Álvaro Villamizar Berbesí


Esa pasión inexplicable

En estas últimas semanas las noticias nos han traído un alarmante número de casos de crímenes pasionales. Así los llaman los periodistas: crímenes pasionales, cuando esposos, amantes, compañeros, novios o amigos han optado por golpear o eliminar al ser que dicen amar.

No sabe uno cómo entender que cuando se ama con eso que llaman “pasión”, el egoísmo ciega la mente y la pasión se convierte en crueldad y odio por el ser querido, acudiendo al asesinato y la eliminación dizque para que “si no es mía, no será de otro”, tal como si el ser que decimos amar fuera un objeto que nos pertenece de por vida.

Si hemos nacido libres, también somos libres para amar y si Dios es amor, entonces ¿por qué creer que podemos obligar a que nos quieran por la fuerza y llegar a eliminar a quien por obligación tiene que querernos? Eso es un absurdo, el amor se recibe en la medida en que se da, lo demás es egoísmo que ha llevado a algunos al suicidio como para decir: “es que la quería tanto que no puedo vivir sin ella” lo cual no es verdad. Si tanto la quería ¿por qué la mató?

Alarmante situación que se vive hoy en la sociedad, pésimo ejemplo para las futuras generaciones y dolorosas tragedias que sufren los hogares donde no reina el verdadero amor de Dios.

Tobías Herrera Méndez


La vía al teleférico

Ahora que vemos la pavimentación de la vía al Teleférico, sin lugar a dudas una gran obra, le sugiero al gobernador Horacio Serpa, que declare la Mesa de Los Santos como Distrito Turístico Especial. Esto es imprescindible para mejorar sustancialmente todos sus cometidos.

Esto sin lugar a dudas sumado a sus importantes gestiones, lo situarían en pedestal de gratitud eterna de todos los colombianos, puesto que La Mesa es un destino nacional e internacional

Raúl Sarmiento Romero

Cosas absurdas

¿Por qué razón en los tiempos actuales, un deporte que se realiza con las manos, el básquet, no despierta ningún interés y en cambio otro deporte, el fútbol, que se practica con los pies, ocasiona el delirio de las multitudes que se enloquecen en los estadios viendo actuar a los jugadores? ¿Es que somos proclives a la violencia, a las emociones inertes, nos  gusta todo lo que se hace a las patadas?

El mundo actual se caracteriza por la violencia, por los hábitos extravagantes, por las modas absurdas, etc. Hoy hay que hablar rápido y recio, manotear, gritar,   En los cafés, alrededor de una mesa, al calor de un tinto o de una cerveza, los hombres gesticulan, silban, estornudan, ríen estruendosamente, saludan al vecino a gritos. En la televisión, los cantantes brincan, corren por el escenario, se sientan, se paran, se desvisten, y en las calles, ¿qué sucede? Un alboroto del demonio, un mido ensordecedor. Ni siquiera en las iglesias hay reposo. ¿Será todo lo anterior un recurso para contrarrestar el tedio, vencer la monotonía? ¿0 es el producto de una sociedad sin ideales, sin valores profundos, vana y por añadidura necia? ¿Una sociedad donde la  inteligencia, el estudio, el buen comportamiento son signos de debilidad, estorbos que a nada conducen?

¡Carajo!  Me volví filósofo en media hora, que fue el tiempo que gasté en componer este pequeño artículo. Estoy progresando.

Guillermo Reyes Jurado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad