Moneda dura, economía blanda | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Sep 24 2017
20ºC
Actualizado 05:18 pm

Moneda dura, economía blanda | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-23 05:00:00

Moneda dura, economía blanda

Las perspectivas de la tasa de cambio del peso no parecen muy halag√ľe√Īas para el empleo y el crecimiento.
Moneda dura, economía blanda

Es inevitable que Colombia en los pr√≥ximos a√Īos sea, con fuerza creciente, una econom√≠a exportadora de hidrocarburos y minerales. El impacto directo de estos negocios en la demanda privada interna y en el nivel de empleo, es sumamente reducido. Sin embargo, la visi√≥n program√°tica de Santos considera este proceso primario-exportador como una de las cinco ¬ďlocomotoras¬Ē de la generaci√≥n de empleo; puede que √©sta no tenga mayor potencia, pero algo hace. El problema es que la oferta de divisas en el mercado cambiario por cuenta de estas exportaciones ser√° abundante; encima de ello, los operadores en ese mercado ya tienen expectativas consolidadas sobre el ¬ďfortalecimiento¬Ē del peso. Hay que tener en cuenta, adem√°s, que en los pr√≥ximos cinco a√Īos vamos a tener varias decenas de miles de millones de d√≥lares en la cuenta de capital de la balanza de pagos por la v√≠a de la inversi√≥n extranjera en hidrocarburos y miner√≠a. El impacto sobre la oferta neta de divisas de este flujo de inversiones no es muy grande tampoco, pero s√≠ produce la sensaci√≥n de que el balance externo de Colombia ser√° bien robusto, con sus implicaciones sobre la tasa de cambio.

En fin, esta historia de subsuelo es y ser√° una bendici√≥n mixta: Aporta recursos fiscales, produce un poco de empleo directo e indirecto, puede dinamizar algunas econom√≠as regionales que lo necesitan, pero a la vez puede producir serios perjuicios ambientales (este debate sigue completamente quieto), podr√≠a exacerbar la corrupci√≥n y el desperdicio de recursos fiscales regionales y locales y genera una sensaci√≥n de riqueza monetaria en divisas extranjeras que, por la v√≠a de la tasa de cambio, se vuelve contra las actividades productivas m√°s din√°micas en las ciudades y en el territorio rural. Es loable el prop√≥sito de Santos de crear mecanismos de ahorro p√ļblico para manejar all√≠ parte de los recursos fiscales recaudados de esas actividades extractivas. En realidad, en un gobierno responsable es un prop√≥sito sobreentendido, al que se le debe a√Īadir la formulaci√≥n legal de una regla fiscal que obligue a manejar con sabidur√≠a el tesoro p√ļblico en circunstancias de bonanza minera.

Las monedas duras son propias de las econom√≠as duras; no de las blandas, con alt√≠simo desempleo y con muchos problemas para los sectores exportadores. Los buenos prop√≥sitos de Santos en materia laboral pueden echarse a perder si el combate a la sobrevaluaci√≥n no tiene √©xito. Es un combate a cargo del Estado colombiano en pleno. El pr√≥ximo gobierno seguramente buscar√° cumplir con sus prop√≥sitos de ahorro fiscal. Pero esto no va a alcanzar: el Banco de la Rep√ļblica debe entrar en escena como actor protag√≥nico. El pr√≥ximo gobierno deber√≠a declarar si cree o no, que el marco de pol√≠tica monetaria que se aplica actualmente es el adecuado. Esta cooperaci√≥n arm√≥nica es tan importante como la que debe existir entre los poderes p√ļblicos. Reina el silencio hasta ahora.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad