Pasión y pelotas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-25 05:00:00

Pasión y pelotas

Lo resume as√≠ un comercial sobre el mundial de f√ļtbol de T y C Sports, el canal de deportes: ¬ďellos no juegan con las piernas, juegan con el coraz√≥n¬Ē. Lo dice un franc√©s mientras im√°genes evocadoras de dram√°ticos momentos futbol√≠sticos argentinos se trasponen uno a otro en la pantalla con la m√ļsica del ¬ďRequiem for a Dream¬Ē de Clint Manssel de fondo (v√©anla en http://www.youtube.com/watch?v=9CT5mMt1ojg).
Pasión y pelotas

Y no es solamente Argentina, lo hemos visto en chilenos, uruguayos, paraguayos y, claro, en la ordenada y magistral ¬Ėpero no por ello menos apasionada- c√°tedra de Brasil. Esas son pelotas. La pasi√≥n latinoamericana hecha tes√≥n y coraje en la cancha de f√ļtbol inspira respeto. Una actitud puesta al servicio del bal√≥n de pecas pentagonales. ¬ďEs cultural¬Ē, dice en el aludido comercial otro extranjero, como colof√≥n de un recuento de haza√Īas futboleras argentinas o extravagancias de la hinchada, como cantar todo el partido sin importar que el equipo vaya perdiendo o lanzar millones de papelitos cuando la ¬ďalbiceleste¬Ē se lanza al campo.

¬ŅQui√©n no estar√≠a contagiado de ver a todo un pueblo, tan heterog√©neo como el argentino, unirse en torno al juego? La naci√≥n que se duele ¬Ėcon cierto orgullo, como duelen casi todos los dolores argentinos- de no tener una identidad propia sino de ser la colcha de retazos del variopinto torrente de inmigraci√≥n europea que cay√≥ a Buenos Aires desde el siglo XIX, ha tenido la gloria puesta en manos del pueblo en dos momentos muy distintos de su historia reciente (1978 en plena dictadura y represi√≥n y 1986 reci√©n restablecida la democracia). Y es ¬ďla gloria¬Ē porque si por el f√ļtbol cerraron los ojos ante la tragedia de 1978, es s√≥lo porque, como dice Calamaro, ¬ďes el pa√≠s de la pelota¬Ē.

En el 86 como ahora, la Argentina ten√≠a tambi√©n henchido el pecho por el √©xito en otro de los orgullos nacionales: las artes. ¬ďLa historia oficial¬Ē, de Luis Puenzo, ganaba el Oscar a la mejor pel√≠cula extranjera, haza√Īa que hoy repite el cine argentino con ¬ďEl secreto de sus ojos¬Ē, de Campanella, una pel√≠cula que no se puede perder nadie. Esto ya ha sido tomado como un augurio cabal√≠stico (otro arte muy argentino). Quiz√°s esta vez m√°s que las coincidencias o ¬ďla mano de Dios¬Ē, puedan el talento y las ganas, para orgullo de toda Latinoam√©rica.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad