No pague, entutele | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 10:54 am

No pague, entutele | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-25 05:00:00

No pague, entutele

De cierta época hacia acá, diferentes decisiones judiciales han venido fomentando en los colombianos la cultura del no pago al amparo de las sentencias de tutela que benefician a deudores, desde luego perjudicando a los legítimos acreedores.
No pague, entutele

Uno de esos esperpentos jurídicos acaba de producirse en Bucaramanga cuando un Juez Penal resolvió un asunto laboral en desarrollo de una tutela que recibiera de parte de un acreedor que se endeudó voluntariamente, más allá de los límites de su capacidad de pago suscribiendo, lo reiteramos, de manera autónoma documentos que pedían al empleador retener de su salario las cuotas que se comprometió a cubrir en forma mensual.

Pues bien, con la intrepidez propia de quien conoce las enormes falencias de nuestra justicia, se dirigió a un Juez Penal para solicitarle que ordenara al empleador no hacer los descuentos a que se había comprometido voluntariamente, buscando eludir el pago de esas cuotas y burlar así los compromisos financieros que había contraído.

Pues aunque parezca absurdo, el Juez sentenció que no se le debía descontar lo que había autorizado; por lo tanto, no debía cumplir el compromiso contractual adquirido con la entidad financiera y en su lugar el dinero retenido se le debía reintegrar al deudor.

Esto, traducido en términos de futuro, significa que los trabajadores en Santander pueden llenarse de deudas y cuando no quieran pagar acuden a la justicia penal y si su petición cae en el despacho del juez de marras, éste, al amparo de una sentencia, los protegerá ordenándole al empleador que no les descuente lo que habían autorizado previamente y por lo tanto que no cancelen lo que debían pagar y que el acreedor acuda a la justicia para su cobro coactivo.

Estas son las decisiones judiciales que van generando la cultura de no pago de las acreencias adquiridas. Por eso ojo, acreedores, cuidado cuando suscriban una libranza que ahora empieza a perder valor con determinaciones tan absurdas e inconsecuentes como la que hemos comentado. Por fortuna, no son todos los jueces, pero por los errores de algunos pierde credibilidad la totalidad de la rama.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad