Publicidad
Lun Jul 24 2017
25ºC
Actualizado 01:28 pm

Peque√Īas figuras que danzan a ritmo de tango | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-27 05:00:00

Peque√Īas figuras que danzan a ritmo de tango

El tango bailado tiene eco entusiasta en Bucaramanga y no s√≥lo en la poblaci√≥n adulta. Ahora un grupo de ni√Īos del Icbf lo practica, impulsados por un ingeniero mec√°nico amante de las letras y la m√ļsica de ese ritmo argentino.
Peque√Īas figuras que danzan a ritmo de tango

Las puertas de uno de los salones del Centro Cultural del Oriente se abren para recibir a un grupo de futuros bailarines. Por las viejas ventanas entra a media luz el sol que le da al lugar un aspecto de bar nost√°lgico.

Afuera bajan de una camioneta tan apurado como si fuera para una funci√≥n, un grupo de 12 ni√Īos. Con su mejor ¬Ďpinta¬í donde predomina uno que otro vestido con encajes, camisetas, tenis y jeans, se disponen a bailar tango.

No tienen medias calentadoras, tampoco zapatillas especiales. En su idioma corporal cualquier prenda es buena para moverse.
Un curioso los observa desde un balc√≥n del antiguo Colegio El Pilar y aprecia c√≥mo las peque√Īas figuras danzan con gallard√≠a, suavidad y un toque de sensualidad.
Aqu√≠ no importa si la ni√Īa es m√°s alta que el ni√Īo; no hay impedimento para que intercambien de pareja y tampoco si unos cogen o no el ritmo. La condici√≥n para poder bailar es entender el paso b√°sico.

¬ďEs un ocho¬Ē, dice el peque√Īo Carlos*, ¬ďque se compone de: uno, estirar la pierna derecha al frente; dos, ir al lado derecho con la misma pierna; tres, deslizar la misma pierna atr√°s y cuatro, pasar al lado izquierdo cerrando el cuadrado¬Ē, asegura. ¬†

¬ďPero falta el resto¬Ē, le dice Andrea*, una de sus compa√Īeras. Y all√≠ Carlos vuelve a recordar. ¬ď¬°Ah! El cinco, que se va de ladito en diagonal y se sale uno del cuadrado; seis, para cruzar la pierna; siete y¬† ocho para cerrar y parar. Y ya, as√≠ termina¬Ē, concluye el peque√Īo.

Dos veces a la semana, durante dos horas, los ni√Īos que est√°n separados de sus padres por maltrato, falta de alimentos y escasez de recursos, y que tambi√©n esperan ser adoptados, salen del Hogar Santa Teresita de Bucaramanga, adscrito al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, para entrarse en la cultura argentina.

Sus sentidos y espíritu se mezclan con los temas que un día hicieron famoso a Carlos Gardel y que inmortalizaron al bandoneonista y compositor argentino, Astor Piazzolla.

Sue√Īan con hacer pasos conocidos como llaves y cruces de piernas que han hecho famosos a Edwion Le√≥n y Jennifer Arango, pareja piasa campeona del VII Festival Mundial de Tango en Buenos Aires en 2009, as√≠ como conocer elegantes salones de la capital argentina, como les cuenta su profesor.

Pero, ¬Ņc√≥mo llegaron hasta all√≠? ¬ŅPor qu√© no pensar en ritmos m√°s tradicionales como la cumbia, el joropo o la guabina para su formaci√≥n alterna como bailarines?

¬ďQuiero que el tango llegue a todo Santander y que los ni√Īos lo aprendan. Es una lucha personal por cambiar su historia a trav√©s de la historia. El tango sana el alma¬Ē. Esto asegura Carlos Alberto Moreno, el art√≠fice de esta propuesta sin √°nimo de lucro que se desarrolla desde hace m√°s de un a√Īo en la ciudad.

Lleg√≥ de Bogot√° para sembrar en el coraz√≥n y el cuerpo de estos peque√Īos de escasos recursos, la mejor herencia que seg√ļn √©l le dej√≥ su padre: el tango.

Una larga travesía los espera

La vida de Carlos Gardel estuvo marcada por el exilio seg√ļn cuentan historiadores argentinos y uruguayos.

El genio del tango lleg√≥ desde Francia con su madre, Berthe Gardes, una mujer viuda de 27 a√Īos quien desembarc√≥ de una nave conocida como ¬ĎDon Pedro¬í en Argentina en 1893, de acuerdo con los reportes de la Direcci√≥n General de Inmigraciones de la Rep√ļblica de ese pa√≠s.

Berthe Gardes, cuya profesi√≥n aparece en el registro de la √©poca como planchadora, no resisti√≥ las humillaciones y las intolerancias que en ese momento se viv√≠an en Europa y busc√≥ un futuro mejor junto a su beb√© de dos a√Īos en Suram√©rica.

Para ¬ĎEl Francesito¬í, como era apodado Gardel, la vida no fue f√°cil. En las calles comenz√≥ su carrera recogiendo monedas que le daban por sus interpretaciones. Finalmente, junto con la poblaci√≥n obrera argentina, inmortaliz√≥ el tango en salones, el cine y las casas disqueras de todo el continente.

Su fama se extendi√≥ por todo el mundo y en cada lugar que visitaba iba dejando una semilla de su talento, especialmente en Colombia, en Medell√≠n, donde hace 75 a√Īos muri√≥ en un accidente a√©reo el 24 de junio.

Con el paso de los a√Īos el tango se extendi√≥ por las ciudades colombianas en bares, salones de danza y colecciones de m√ļsica; incluso, le ha entregado a varias parejas de bailarines del pa√≠s t√≠tulos internacionales.

Carlos Alberto Moreno, profesor de tango de lo ni√Īos del Hogar -ingeniero mec√°nico de profesi√≥n- no descarta que los peque√Īos puedan encontrar una mejor vida por medio de esta danza.

¬ďEl tango alivia cualquier enfermedad. Los ni√Īos que vienen del Hogar tienen muchos problemas y carga emocional. En la clase logran olvidarse de las¬† miradas feas, aprenden a caminar, a ser elegantes y a respetarse¬Ē, explica Moreno.

Afirma que es una labor que adelanta con paciencia y un amor incondicional.

¬ďPienso que la ra√≠z de todo est√° en los ni√Īos y s√© que puedo cultivar todo el conocimiento en ellos. Es sembrar una semilla como lo hizo Carlos Gardel y grandes bailarines y m√ļsicos de este g√©nero, para que ellos lleguen a ser grandes personas y seres humanos¬Ē, asegura Moreno. ¬†

Entre la realidad y los sue√Īos

¬ďYo no s√© de d√≥nde viene el tango, ¬Ņde √Āfrica, Argentina, Lebrija?¬Ē ¬ď¬ŅQui√©n es Gardel?¬Ē ¬ď¬Ņ√Čl se invent√≥ el tango?¬Ē ¬ďDebe ser el se√Īor que canta la canci√≥n ¬Ďtan tan tan tan, tarata tata, tan tan tan tan (La Cumparsita de Julio Sosa)¬Ē

La sinceridad del grupo de peque√Īos bailarines brota de sus bocas y sus miradas. Lanzan respuestas simp√°ticas y alocadas que los sonrojan. Inocentes en el tema se limitan a contar lo que el ritmo les produce.

¬ďMe gusta el tango porque es bonito, puedo aprender cosas que hacen los grandes y bailar en pareja¬Ē, asegura Andrea, de siete a√Īos, quien junto a su hermana menor lucha diariamente por no ser separadas, pues corre el rumor de que la m√°s peque√Īa va a ser cambiada de colegio.

Carlos, quien est√° en el hogar desde hace varios meses, responde: ¬ďCuando uno se mueve en el tango, siente que se va a caer pero no se cae. Es muy bonito¬Ē, a√Īade.

Una de las m√°s diestras en las clases es Ana*, de cabello negro y piel morena, una de las m√°s grande del grupo. Su paso por el Hogar es una constante y conoce la historia de casi todos.

Mientras algunas parejas practican, suelta detalles de la vida de Juan*, otro peque√Īo, quien est√° para ser adoptado. ¬ď√Čl pertenece al Bienestar y busca una familia¬Ē. Igualmente revela detalles sobre¬† de Jos√©*. ¬ďLe pasa lo mismo que a Juan, pero todav√≠a tiene pap√°s¬Ē, asegura.

Jos√© no aguanta el comentario y le dice que se calle, pero de forma m√°gica saca una sonrisa y afirma: ¬ďEl tango es muy bonito y el ¬Ďprofe¬í nos deja una ense√Īanza para cuando seamos grandes ir a bailar con otra pareja y presentarnos¬Ē.

Ana* lo interrumpe y vuelve a hablar de su historia. ¬ďLa primera vez que llegu√© al Hogar fue porque a mi mam√° la hirieron en un brazo con un cuchillo. Regres√© con ella y ahora otra vez estoy en el hogar¬Ē, relata.

Uno de los m√°s carism√°ticos es Camilo *, que junto con su compa√Īera Sonia*, se destaca por la facilidad de hacer ganchos y el paso b√°sico.

¬ďDesde muy peque√Īito me llevaron mis hermanas al Hogar. Ahora complet√© 10 meses y espero volver a mi casa otra vez. Soy de Gir√≥n¬Ē, asegura. Relatar su historia le parece aburrido y se va nuevamente a ensayar con su pareja.

Llegan las 5:00 de la tarde y se oye la bocina de un carro. Es la buseta que recoge a los peque√Īos para llevarlos nuevamente al Hogar.

¬ďEstamos cansados. Hoy tuvimos tambi√©n piscina y nos duele todo¬Ē, cuenta Andrea*. ¬ďNos vemos el jueves, ¬Ďprofe¬í, chao¬Ē.

A toda velocidad abandonan el Centro Cultural del Oriente. Carlos Arturo Moreno los mira partir por la ventana y se ríe.

¬ďComo ellos, tambi√©n tengo un sue√Īo. Ojala que de Santander salga una pareja que logre representar a Colombia en un evento internacional de tango¬Ē. ¬†

*Nombres cambiados por motivos legales

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad