Mar Dic 6 2016
20ºC
Actualizado 07:14 am

Pequeñas figuras que danzan a ritmo de tango | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-27 05:00:00

Pequeñas figuras que danzan a ritmo de tango

El tango bailado tiene eco entusiasta en Bucaramanga y no sólo en la población adulta. Ahora un grupo de niños del Icbf lo practica, impulsados por un ingeniero mecánico amante de las letras y la música de ese ritmo argentino.
Pequeñas figuras que danzan a ritmo de tango

Las puertas de uno de los salones del Centro Cultural del Oriente se abren para recibir a un grupo de futuros bailarines. Por las viejas ventanas entra a media luz el sol que le da al lugar un aspecto de bar nostálgico.

Afuera bajan de una camioneta tan apurado como si fuera para una función, un grupo de 12 niños. Con su mejor ‘pinta’ donde predomina uno que otro vestido con encajes, camisetas, tenis y jeans, se disponen a bailar tango.

No tienen medias calentadoras, tampoco zapatillas especiales. En su idioma corporal cualquier prenda es buena para moverse.
Un curioso los observa desde un balcón del antiguo Colegio El Pilar y aprecia cómo las pequeñas figuras danzan con gallardía, suavidad y un toque de sensualidad.
Aquí no importa si la niña es más alta que el niño; no hay impedimento para que intercambien de pareja y tampoco si unos cogen o no el ritmo. La condición para poder bailar es entender el paso básico.

“Es un ocho”, dice el pequeño Carlos*, “que se compone de: uno, estirar la pierna derecha al frente; dos, ir al lado derecho con la misma pierna; tres, deslizar la misma pierna atrás y cuatro, pasar al lado izquierdo cerrando el cuadrado”, asegura.  

“Pero falta el resto”, le dice Andrea*, una de sus compañeras. Y allí Carlos vuelve a recordar. “¡Ah! El cinco, que se va de ladito en diagonal y se sale uno del cuadrado; seis, para cruzar la pierna; siete y  ocho para cerrar y parar. Y ya, así termina”, concluye el pequeño.

Dos veces a la semana, durante dos horas, los niños que están separados de sus padres por maltrato, falta de alimentos y escasez de recursos, y que también esperan ser adoptados, salen del Hogar Santa Teresita de Bucaramanga, adscrito al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, para entrarse en la cultura argentina.

Sus sentidos y espíritu se mezclan con los temas que un día hicieron famoso a Carlos Gardel y que inmortalizaron al bandoneonista y compositor argentino, Astor Piazzolla.

Sueñan con hacer pasos conocidos como llaves y cruces de piernas que han hecho famosos a Edwion León y Jennifer Arango, pareja piasa campeona del VII Festival Mundial de Tango en Buenos Aires en 2009, así como conocer elegantes salones de la capital argentina, como les cuenta su profesor.

Pero, ¿cómo llegaron hasta allí? ¿Por qué no pensar en ritmos más tradicionales como la cumbia, el joropo o la guabina para su formación alterna como bailarines?

“Quiero que el tango llegue a todo Santander y que los niños lo aprendan. Es una lucha personal por cambiar su historia a través de la historia. El tango sana el alma”. Esto asegura Carlos Alberto Moreno, el artífice de esta propuesta sin ánimo de lucro que se desarrolla desde hace más de un año en la ciudad.

Llegó de Bogotá para sembrar en el corazón y el cuerpo de estos pequeños de escasos recursos, la mejor herencia que según él le dejó su padre: el tango.

Una larga travesía los espera

La vida de Carlos Gardel estuvo marcada por el exilio según cuentan historiadores argentinos y uruguayos.

El genio del tango llegó desde Francia con su madre, Berthe Gardes, una mujer viuda de 27 años quien desembarcó de una nave conocida como ‘Don Pedro’ en Argentina en 1893, de acuerdo con los reportes de la Dirección General de Inmigraciones de la República de ese país.

Berthe Gardes, cuya profesión aparece en el registro de la época como planchadora, no resistió las humillaciones y las intolerancias que en ese momento se vivían en Europa y buscó un futuro mejor junto a su bebé de dos años en Suramérica.

Para ‘El Francesito’, como era apodado Gardel, la vida no fue fácil. En las calles comenzó su carrera recogiendo monedas que le daban por sus interpretaciones. Finalmente, junto con la población obrera argentina, inmortalizó el tango en salones, el cine y las casas disqueras de todo el continente.

Su fama se extendió por todo el mundo y en cada lugar que visitaba iba dejando una semilla de su talento, especialmente en Colombia, en Medellín, donde hace 75 años murió en un accidente aéreo el 24 de junio.

Con el paso de los años el tango se extendió por las ciudades colombianas en bares, salones de danza y colecciones de música; incluso, le ha entregado a varias parejas de bailarines del país títulos internacionales.

Carlos Alberto Moreno, profesor de tango de lo niños del Hogar -ingeniero mecánico de profesión- no descarta que los pequeños puedan encontrar una mejor vida por medio de esta danza.

“El tango alivia cualquier enfermedad. Los niños que vienen del Hogar tienen muchos problemas y carga emocional. En la clase logran olvidarse de las  miradas feas, aprenden a caminar, a ser elegantes y a respetarse”, explica Moreno.

Afirma que es una labor que adelanta con paciencia y un amor incondicional.

“Pienso que la raíz de todo está en los niños y sé que puedo cultivar todo el conocimiento en ellos. Es sembrar una semilla como lo hizo Carlos Gardel y grandes bailarines y músicos de este género, para que ellos lleguen a ser grandes personas y seres humanos”, asegura Moreno.  

Entre la realidad y los sueños

“Yo no sé de dónde viene el tango, ¿de África, Argentina, Lebrija?” “¿Quién es Gardel?” “¿Él se inventó el tango?” “Debe ser el señor que canta la canción ‘tan tan tan tan, tarata tata, tan tan tan tan (La Cumparsita de Julio Sosa)”

La sinceridad del grupo de pequeños bailarines brota de sus bocas y sus miradas. Lanzan respuestas simpáticas y alocadas que los sonrojan. Inocentes en el tema se limitan a contar lo que el ritmo les produce.

“Me gusta el tango porque es bonito, puedo aprender cosas que hacen los grandes y bailar en pareja”, asegura Andrea, de siete años, quien junto a su hermana menor lucha diariamente por no ser separadas, pues corre el rumor de que la más pequeña va a ser cambiada de colegio.

Carlos, quien está en el hogar desde hace varios meses, responde: “Cuando uno se mueve en el tango, siente que se va a caer pero no se cae. Es muy bonito”, añade.

Una de las más diestras en las clases es Ana*, de cabello negro y piel morena, una de las más grande del grupo. Su paso por el Hogar es una constante y conoce la historia de casi todos.

Mientras algunas parejas practican, suelta detalles de la vida de Juan*, otro pequeño, quien está para ser adoptado. “Él pertenece al Bienestar y busca una familia”. Igualmente revela detalles sobre  de José*. “Le pasa lo mismo que a Juan, pero todavía tiene papás”, asegura.

José no aguanta el comentario y le dice que se calle, pero de forma mágica saca una sonrisa y afirma: “El tango es muy bonito y el ‘profe’ nos deja una enseñanza para cuando seamos grandes ir a bailar con otra pareja y presentarnos”.

Ana* lo interrumpe y vuelve a hablar de su historia. “La primera vez que llegué al Hogar fue porque a mi mamá la hirieron en un brazo con un cuchillo. Regresé con ella y ahora otra vez estoy en el hogar”, relata.

Uno de los más carismáticos es Camilo *, que junto con su compañera Sonia*, se destaca por la facilidad de hacer ganchos y el paso básico.

“Desde muy pequeñito me llevaron mis hermanas al Hogar. Ahora completé 10 meses y espero volver a mi casa otra vez. Soy de Girón”, asegura. Relatar su historia le parece aburrido y se va nuevamente a ensayar con su pareja.

Llegan las 5:00 de la tarde y se oye la bocina de un carro. Es la buseta que recoge a los pequeños para llevarlos nuevamente al Hogar.

“Estamos cansados. Hoy tuvimos también piscina y nos duele todo”, cuenta Andrea*. “Nos vemos el jueves, ‘profe’, chao”.

A toda velocidad abandonan el Centro Cultural del Oriente. Carlos Arturo Moreno los mira partir por la ventana y se ríe.

“Como ellos, también tengo un sueño. Ojala que de Santander salga una pareja que logre representar a Colombia en un evento internacional de tango”.  

*Nombres cambiados por motivos legales

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad