Publicidad
Publicidad
Lun Ene 16 2017
23ºC
Actualizado 06:00 pm

Los bancos y el Valle del Cauca | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-27 05:00:00

Los bancos y el Valle del Cauca

La reciente crisis financiera mundial volvió a demostrar que cuando los deudores se quiebran y no pueden pagar sus deudas, no solo es por su propia culpa sino también por culpa de los bancos que prestaron de manera irresponsable sin tener una fuente de pago suficiente. Cuando el deudor es una entidad estatal, los bancos creen tener el consuelo de que el Estado no se quiebra y siempre acaba pagando, pero hay demasiados casos que prueban lo contrario y que le han generado millonarias pérdidas a la banca.
Los bancos y el Valle del Cauca

Esas consideraciones las deben tener muy presentes los bancos que están pensando financiar los 650.000 millones de pesos que valen los proyectos de las Vigencias Futuras en el Valle del Cauca que, a pesar de todas las objeciones, está ejecutando el restituido gobernador Abadía.

La verdad es que los bancos no le est√°n prestando plata directamente al Departamento porque √©ste no tiene capacidad de endeudamiento para estas cuant√≠as. Entonces lo que se invent√≥ el gobernador fue un esquema en el que son los contratistas de las obras los que tienen que financiarlas y el Departamento las paga, junto con los intereses correspondientes, con Vigencias Futuras de su presupuesto de los pr√≥ximos diez a√Īos. Por supuesto los contratistas tienen que conseguir pr√©stamos bancarios o de otras fuentes para lograr el cierre financiero.

La mayoría de los bancos se han negado a prestarle a los contratistas con el soporte de los pagos del Departamento, y solo estarían dispuestos a hacerlo si el contratista tiene el respaldo propio suficiente para un crédito de este monto y plazo. Es el mínimo de prudencia que debe tener un banco, pero hay puntos adicionales que deberían tener en cuenta antes de embarcarse en un crédito para estos proyectos.

El Ministerio de Hacienda se opuso a este esquema pues en su concepto ¬ďla figura utilizada por la administraci√≥n departamental constituye una operaci√≥n de cr√©dito p√ļblico¬Ē y no se est√°n siguiendo los procedimientos establecidos para la contrataci√≥n de un cr√©dito. Es un concepto irrefutable porque el Departamento est√° contratando obras para pagarlas a plazos y con intereses, y solo est√° buscando un esguince a las normas que le limitan la contrataci√≥n de cr√©ditos.

Desde el punto de vista financiero la Contralor√≠a Departamental ha se√Īalado que las proyecciones en las que el Departamento sustenta su capacidad de pago con las Vigencias Futuras incluyen ingresos sobrevalorados y no est√°n actualizadas con los ajustes presupuestales de los √ļltimos a√Īos, lo que ¬ďconlleva a indicadores financieros no acordes con la realidad y muestra un comportamiento financiero sobredimensionado del Departamento¬Ē. Esto significa que es muy probable que los contratistas no recibir√°n los pagos en los plazos prometidos, debilitando su propia situaci√≥n de liquidez.

M√°s grave todav√≠a es el concepto legal de la misma Contralor√≠a seg√ļn el cual ¬ďlas facultades concedidas al Gobierno Departamental para asumir compromisos de vigencias futuras excepcionales no tienen disposici√≥n legal que las ampare¬Ē, y el valor de los contratos de concesi√≥n ¬ďno reflejan la confrontaci√≥n objetiva y necesaria de factores tales como la consulta de precios o condiciones del mercado,¬Ē

Por todas estas razones la Contralor√≠a le formul√≥ al gobernador un severo control de advertencia sobre ¬ďlas consecuencias de una posible declaratoria de nulidad de los actos administrativos (Ordenanzas de facultades y autorizaciones) al comprometer indebidamente importantes recursos para la inversi√≥n social que pueden acarrear, de paso, la nulidad absoluta de los contratos celebrados¬Ē.

Este riesgo es lo suficientemente importante para que cualquier entidad financiera lo tome muy en cuenta antes de desembolsar dineros para financiar estos proyectos, así sea en la forma de créditos a contratistas solventes. Si lo hacen y después no les pagan, que vayan a quejarse al mono de la pila y no esperen que sean los vallecaucanos los que les paguen por su irresponsabilidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad