Mar Dic 6 2016
20ºC
Actualizado 07:14 am

Un futuro echado a la suerte | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-30 16:02:48

Un futuro echado a la suerte

¬ĎP√≥ker de aces¬í, ¬ĎFull house¬í, ¬Ď28 negro¬í, ¬Ď7 rojo¬í o ¬ĎBlack Jack¬í pueden significar las palabras de un conjuro capaz de abrir las puertas del infierno de muchos j√≥venes colombianos, que convirtieron las luces de los casinos, el sonido de las monedas cayendo sobre el fr√≠o metal de las m√°quinas y el dulce arrullo del dinero f√°cil en su forma de vida.
Un futuro echado a la suerte

Y es que la ludopat√≠a o adicci√≥n al juego dej√≥ de ser un problema referente a los adultos √ļnicamente; adolescentes cada vez m√°s j√≥venes de todos los estratos sociales del pa√≠s caen en esta enfermedad.

 

Seg√ļn el psiquiatra Luis Fernando Fajardo, especialista en jugadores patol√≥gicos, ¬ďni√Īos desde los 10 a√Īos con problemas de ludopat√≠a han llegado a mi consultorio. En esa edad se hacen psicodependientes de videojuegos a los que en incontables ocasiones tienen acceso sin control¬Ē.

Ese, seg√ļn un estudio reciente de la Asociaci√≥n de Jugadores de Azar en Rehabilitaci√≥n de Zaragoza, Espa√Īa, es el primer paso para que los j√≥venes tengan problemas de ludopat√≠a.

Los resultados dieron a conocer que el 90% de los j√≥venes lud√≥patas entre 16 y 24 a√Īos tienen antecedentes de adicci√≥n obsesiva a los videojuegos y consolas que les compran sus propios padres.

Sin embargo, Fajardo afirma que, ¬ďes muy dif√≠cil saber si un adolescente es lud√≥pata, ya que ese es un trastorno que ni los j√≥venes ni los mayores suelen aceptar por iniciativa propia. As√≠ que es de gran importancia que los padres y allegados est√©n alertas ante se√Īales como si gastan m√°s dinero de lo normal, si comienzan a hacer falta peque√Īas cantidades de dinero en el hogar, si el joven empieza a faltar en el colegio o la falta de inter√©s por sus amigos y familia¬Ē.

¬ďRob√© a mi pap√° para jugar en un casino¬Ē

Sim√≥n* tiene 24 a√Īos, asegura que ahora es un jugador consciente en los casinos y que ya no es capaz de apostar fuertes sumas de dinero en ellos, pero en su adolescencia decidi√≥ jugar a la suerte de la ruleta su dinero, su estabilidad laboral y su vida emocional.

¬ďTen√≠a 17 a√Īos cuando empec√© a ir a los casinos, primero jugu√© p√≥ker y lo m√°ximo que apostaba eran 20 mil pesos, pero cuando conoc√≠ la ruleta me envici√©, ya no quer√≠a salir con mis amigos, ni pasar tiempo con mi familia. Mi vida era jugar¬Ē.

Dice que tuvo noches en las que perdi√≥ hasta el √ļltimo peso que ten√≠a, y que su afici√≥n por jugar era tanta que lleg√≥ a robar a su pap√°.

¬ďUna vez le saqu√© a mi pap√° 7 millones de pesos, √©l los ten√≠a guardados en la casa y yo sacaba de a poco. Cuando se enter√≥ me ech√≥ de la casa¬Ē.

Dice que sali√≥ del ¬ďinfierno¬Ē en el que se meti√≥, porque alguien que ten√≠a un familiar con el mismo problema lo ayud√≥, le dio una oportunidad y le dej√≥ recuperar su vida.

¬ďSi no hubiera sido por esa persona, jam√°s habr√≠a salido de ah√≠, era algo que no pod√≠a controlar, que me ten√≠a preso¬Ē.

A los 20 a√Īos, Sim√≥n lleg√≥ a perder m√°s de 30 millones de pesos en diferentes casinos de la ciudad, su familia dej√≥ de confiar en √©l y casi pierde su moto en una de las tantas veces que la empe√Ī√≥ para jugar.

Buscando una salida

Así como Simón, hay cientos de jóvenes en el país, y aunque en Colombia no existen cifras exactas ni estudios recientes acerca de la cantidad de ludópatas jóvenes que hay, la Directora de la Fundación Colombiana de Juego Patológico (Fjcp), Pilar Jaimes, estima que el 2,5% de la población mundial es adicta a los juegos, lo que, al aplicarla al país daría un estimado de casi un millón de personas enfermas.

La Fundación argumenta que en Colombia no existen estudios recientes porque el Gobierno no invierte recursos para realizarlos, situación que es preocupante, ya que no se tiene certeza sobre la magnitud del problema en el país.

No obstante, el 18 de junio de 2009 el Congreso de la Rep√ļblica aprob√≥ la Ley 165 de 2008, por la cual se decret√≥ la atenci√≥n integral relativa a la promoci√≥n, prevenci√≥n, detecci√≥n temprana, tratamiento y rehabilitaci√≥n de la poblaci√≥n adicta al juego patol√≥gico o ludopat√≠a.

Y  que, entre otras cosas, regula que haya control en el servicio de bebidas alcohólicas en las áreas de juegos de azar, que no haya casinos cerca de colegios y que los cajeros electrónicos estén alejados de estos sitios.

El tratamiento

El tratamiento adecuado para superar este problema debe incluir medidas psicoterapéuticas, farmacológicas, terapia de pareja, terapia de familia, terapias individuales, grupos de autoayuda y asesoría financiera y judicial.

Seg√ļn Jaimes, ¬ďel programa dura de dos meses y medio a tres meses, y la familia debe acompa√Īar al lud√≥pata durante todo su proceso de recuperaci√≥n que incluir√° terapias individuales y grupales con todos los especialistas¬Ē.

Es de resaltar que se debe distinguir entre las etapas que atraviesan los jugadores, que son: ¬ĎJugador ocasional¬í, ¬ĎJugador frecuente¬í, ¬ĎJugador problema¬í y ¬ĎJugador patol√≥gico¬í.

¬ďUna no necesariamente lleva a la otra, pero se debe estar alerta cuando los juegos y los casinos se vuelven la prioridad de los j√≥venes¬Ē, concluy√≥ Jaimes.

recomendaciones para los jóvenes

¬ē Los videojuegos en televisi√≥n y computadores son mecanismos para entretenimiento, no como una manera de aliviar los problemas.

¬ē Cree normas y reglas claras del tiempo de juego. Cuando se juega, se debe realizar pausas cada hora con varios amigos.

¬ē Juegue cuando haya acabado de realizar sus obligaciones y deberes escolares y de casa.

¬ē No jugar m√°s de 45 minutos d√≠a.

¬ē Cree otras maneras de entretenimiento como deportes, di√°logo, viajes etc.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad