Publicidad
Publicidad
Mar Ene 24 2017
22ºC
Actualizado 09:54 am

Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-02 05:00:00

Grímpolas

Los Santos lo son en sabidur√≠a, perspicacia y pulcritud. Desde los primeros abuelos de hace siglos que solo estudiaron al borde de la campi√Īa all√° en Coromoro, cuando en la hacienda de ¬ďEl Hatillo¬Ē se propon√≠a conversar de la insurrecci√≥n, en el mismo sitio donde hace pocos a√Īos, la dirigencia local nos insisti√≥ en financiar oficialmente la moderna escuela de los vecinos ni√Īos.
Grímpolas

Los Santos como los Caballero de Suaita trajinaban las provincias comuneras, las conectadas por medio de estrechos caminos de piedra y lajas, sacadas de los ríos con la ayuda de los bueyes que al regreso cargaban el tabaco y la panela y en ocasiones la quina que posteriormente dividió los programas de Wilches y del Gobierno Central. Aquí en Santander podemos decir que la revuelta a conmemorarse en pocos días, la estimuló el gravamen a la hoja y el llamado Impuesto de Barlovento que un succionador oficial del virreynato decretó y que Antonia Santos destruyó.

Al hablar de los Santos del pasado siglo se nombra, desde luego, al presidente del 38 al 42 propietario de ¬ďEl Tiempo¬Ē y a CALIBAN escritor de ¬ďDanza de las Horas¬Ē, ambos pr√≥ceres de la libertad.

El doctor Eduardo Santos esperaba cauteloso. En 1913 asumi√≥ ¬ďEl Tiempo¬Ē en pleno mandato conservador, haci√©ndole eco al empe√Īo de la reconquista que en 45 a√Īos no se pudo. Y Santos se esper√≥ sin proponer su nombre que brillaba en la cabeza de ¬ďEl Tiempo¬Ē. Y fue Enrique Olaya Herrera, el guatecano, quien con la ayuda del ex-presidente conservador Carlos E. Restrepo, hizo el convenio de la uni√≥n para dar paso a Santos, que segu√≠a en ¬ďEl Tiempo¬Ē, sino a L√≥pez Pumarejo que triunfante en el per√≠odo 34-38 hizo la pac√≠fica ¬ďrevoluci√≥n liberal¬Ē. Solo en 1938 el doctor Eduardo Santos fue elegido mandatario para honrar a la Naci√≥n. Antes le√≠a erguido el siguiente p√°rrafo al tomar posesi√≥n de la Gobernaci√≥n de Santander:

¬ďLa voz de mi padre, que en este suelo naci√≥, que aqu√≠ quiso morir, y cuyas cenizas guarda piadosamente la tierra santandereana, que √©l am√≥ siempre con amor ferviente y tenaz. El hijo viene a pagar la deuda del padre a su tierra nativa¬Ē.

***

Los compadres se alegraron al regresar a ¬ďMar√≠a Paula¬Ē en ¬ďBarro Blanco¬Ē. Las plantas, las frutas, los peces y el paisaje, reavivaron el milagro de la vida que prevalece a Dios Gracias.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad