Se fue Joaquín | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Ene 19 2018
22ºC
Actualizado 11:14 am

Se fue Joaquín | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-02 05:00:00

Se fue Joaquín

Se fue Joaquín

Seres que llegan a ser parte de esa rutina cotidiana y que están solo para hacer compañía, pues tienen la virtud de permanecer en las alegrías, acompañar en las tristezas y ayudar a llevar la soledad cuando ésta se hace real.

Son presencia, ternura, amistad, afecto y alegría, siempre ahí en forma obediente, desinteresada e incomprensible.

Son movimiento y quietud, silencios y escándalos, obediencia y paciencia y por eso nos ayudan a llevar la vida sin quebrarnos en el fracaso y sin perder el aplomo cuando llegan los éxitos.

Seres que se integran de una manera que solo la podemos sentir individualmente y que al explicarla suena absolutamente absurda, porque precisamente si algo tiene la individualidad es ese egoísmo que solo es comprensible para quien la vive.

Descubrimos con él, que seres como ellos tenidos en el lugar de trabajo se convierten en unos distensionadores tan extraordinarios que con solo tocarlos las presiones propias de las situaciones cargadas de emoción, que forman la parte dura del trabajo, terminan convirtiéndose en asuntos fáciles de llevar aliviándonos del estrés, quizás por la magia del afecto.

Un hermoso ser de esos era parte de nuestro trabajo y sorprendía gustosamente a quienes nos visitaban, pues era extraño verlo en una oficina aunque fuera absolutamente común encontrarlos en todas partes.

Lo que quería contar es que se fue, ya no está entre nosotros, ni camina físicamente por la casa aunque lo sentimos en todos los lados.

Se fue y nada cambió; el oficio es el mismo, todos somos también los mismos, hacemos lo mismo y en la misma forma, solo que para nosotros se siente un vacío que está ahí en donde antes estaba su presencia.

Cumplió su ciclo, así como nosotros estamos cumpliendo el nuestro. Hoy es solo un recuerdo, un afecto, un sentimiento porque Joaquín, que era nuestro perro labrador en la oficina, un día terminó muriéndose.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad