La crisis de la Justicia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 09:37 pm

La crisis de la Justicia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-02 05:00:00

La crisis de la Justicia

El martes pasado el país volvió a sentirse al borde de otro capítulo del uso del estado de conmoción interior. Esta vez la razón que se debatió en la Casa de Nariño, esa que fue materia de especulación en diversos círculos y fuente de noticias para la prensa, fue la situación de la Justicia.
La crisis de la Justicia

Los avances noticiosos resaltaban que la causa de la crisis era la vulnerabilidad -en algunas regiones- de los jueces locales de garantías, debilidad que ha permitido que las “bacrim” (bandas criminales, también llamadas “Águilas Negras”, reductos de las autodefensas y de grupos de narcotraficantes) recobren poder en varias zonas del territorio nacional.

Tal hecho es cierto, lesiona el orden institucional, la política de Seguridad Democrática del gobierno Uribe Vélez y exige medidas eficaces para meter en cintura tales procederes venales, ponerle coto a decisiones  de jueces que hacen mal uso de la majestad de la Justicia y son un desafío para el orden público. Pero ese problema puede ser resuelto con una eficaz medida de política criminal, sin necesidad de usar el estado de excepción Constitucional que fue materia de estudio por el alto gobierno.

Los problemas de fondo de la Justicia, los que hacen que ella tenga tantos puntos débiles, son otros y de muy diverso orden y dimensión.

Quien los analice se percatará que el que más preocupa a los medios de comunicación y a la opinión pública es un efecto y no una causa de ellos: la mora en el trámite de los procesos. Ella y la impunidad son consecuencia y  no pueden seguir siendo tomados como causas o ejes del problema pues ello hace que las soluciones que se diseñen fracasen.

El problema de nuestra Justicia es estructural y presupuestal. Exige revisar todos sus estadios, esos que se han ido tejiendo desde principios de nuestra vida republicana y que han hecho crisis, los que van desde el sistema procesal en uso, pasando por la edad y los requisitos mínimos que debe reunir quien sea nombrado juez, la idoneidad y número de colaboradores de cada Juzgado, hasta llegar al aparentemente más pequeño pero que incide en su estado de postración. En nuestra Justicia hay inmadurez, estrechez presupuestal, exceso de tramitomanía y actitud mental de quienes la imparten.

Muchos asuntos deben tocarse si se quiere hacer una verdadera reforma de la Justicia; más ellos exigen que haya un Presidente que “se la juegue” por la Justicia pues uno de sus problemas cardinales es de or-den presupuestal. Sin una fuerte in-yección de dinero del erario cualquier reforma será empañetar grietas, aplicar paños de agua tibia como cura a un enfermo terminal. ¿O por qué es que no ha marchado a cabalidad el sistema oral acusatorio en materia penal? Fundamentalmente por problemas presupuestales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad