Escuchar, preguntar, proponer | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
22ºC
Actualizado 03:54 pm

Escuchar, preguntar, proponer | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-03 06:44:33

Escuchar, preguntar, proponer

Escuchar, preguntar, proponer

Antes de empezar nos advierte que empleará en esta ocasión una metodología diferente. Nos pide que lo escuchemos sin interrupciones durante los 30 minutos en que nos explicará los mercados en los cuales se ha incursionado en los últimos años así como los resultados financieros que arroja su plan de negocios. No se aceptan interrupciones solo se debe escuchar y tomar nota. Se pasará luego a la siguiente parte en la cual se harán preguntas pero, nos dice, solo preguntas no opiniones ni propuestas. Promete contestar lo mejor posible nuestras inquietudes y una vez resueltas se llegará a la última parte en donde su discutirán las opiniones y propuestas. No olvidar los pasos: Escuchar, preguntar y solo después de ello se podrá opinar y proponer.

Los asistentes estuvimos de acuerdo en seguir la metodología. En la medida que avanzaba la reunión nos dábamos cuenta lo difícil de aguantarse las ganas de interrumpir pero nos ajuiciamos y tomamos nota esperando el desquite al momento de las preguntas. Cuando se nos dio la palabra más de uno se lanzó a opinar pero nos recordaron que solo podíamos preguntar. Uno que otro se rebeló e hizo preguntas con sesgo de opinión. Por fin llegó el momento final y la verdad que las propuestas que surgieron fueron reveladoras no solo para el presidente de la compañía sino para nosotros mismos. Sin duda todos nos habíamos beneficiado de escuchar con respeto, preguntar con sana curiosidad y proponer constructivamente

Escuchar, preguntar, proponer cuantas veces invertimos los pasos y proponemos sin escuchar y ni siquiera nos dignamos a indagar con nuestro interlocutor el por qué de sus argumentos. Con razón llegamos a veces a propuestas y a opiniones ligeras que responden más a egos y emociones que a razonadas discusiones. Descubrí igualmente que estamos tan pegados a paradigmas que nos resistimos a escuchar y que, cuando está en juego nuestra reputación, nos cuesta dar la razón.

Escuchar, preguntar, proponer, trataré de seguir este ejercicio en otros foros. Qué tal gastarle un tiempito a escuchar a nuestros seres queridos, o los que disienten de nosotros en materia de creencias religiosas y política o el difícil arte de la convivencia. Cuántas descalificaciones nos ahorraríamos y cuántas buenas propuestas podríamos construir.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad