El General desobediente | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Ene 18 2018
18ºC
Actualizado 06:59 am

El General desobediente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-04 05:00:00

El General desobediente

La exhumación de los restos de seis militares del Cementerio Universal trajo al presente la historia de Pedro Rodríguez Esteban. Mientras los militares afirman que fue uno de los Generales más importantes en la guerra de finales del siglo XIX entre liberales y conservadores, la historia lo muestra como uno de los principales ideólogos del movimiento de resistencia artesanal conocido como La Culebra Pico de Oro.
El General desobediente

Las palas de las retroexcavadoras acabaron con el descanso que durante 83 a√Īos tuvieron los restos mortales de seis militares protagonistas de hechos de finales del siglo XIX y la Guerra de los Mil D√≠as, que estaban enterrados en el Cementerio Universal.

La que se supon√≠a era su √ļltima morada, fue borrada para dar paso al desarrollo. La exhumaci√≥n sac√≥ tambi√©n a la luz pedazos de nuestra historia, pocas veces contada o contada a medias que es peor.

De acuerdo con la orden de exhumaci√≥n, eran los restos de dos generales, Carlos Jes√ļs G√≥mez y Pedro Rodr√≠guez Esteban. Adem√°s, los restos del coronel Nicanor Hern√°ndez y los de tres soldados, Renigio Carre√Īo Santander, junto a su esposa Mercedes de Santander; Jorge Gonz√°lez y finalmente un N.N.

La labor de transportarlos de un  lugar a otro no pasó desapercibida para algunos curiosos, quienes se detuvieron a mirar las lápidas de las bóvedas y las esculturas destrozadas que lucían desde hace más de un siglo sobre las tumbas ubicadas en el piso.
La Quinta Brigada decidi√≥ trasladarlos al pante√≥n militar y rendirles homenaje por los ¬Ďhechos¬í.
Y aqu√≠ surgen las primeras dudas. ¬ŅCu√°les hechos?

El testimonio del administrador del Cementerio, Alfredo Cifuentes, ayudó a reconstruir la historia y a entender el interés de las Fuerzas Militares en estos personajes.

Del pasado de los uniformados no se conoce mucho. Hasta los encargados de trasladarlos, entre los que se encontraba un voluntario de la Fundación Héroes Caídos, Juan Carlos Ramírez Fuentes, se declararon impedidos para hablar.

Los primeros datos hist√≥ricos que salieron a la luz fueron tomados de las l√°pidas. Por ejemplo, que el soldado que aparece sin nombre particip√≥ en la Guerra de los Mil D√≠as y que fue sepultado en 1945, 43 a√Īos despu√©s de finalizado el conflicto.

Sobre Renigio Carre√Īo y su esposa Mercedes, el encargado de precisar la historia fue el administrador Cifuentes, quien¬† conserva gratos recuerdos de la pareja como narradores de las guerras de esa √©poca, pues luego de participar en los enfrentamientos entre liberales y conservadores, terminaron sus d√≠as como ayudantes de don Jos√© Nicomedes Cifuentes, padre de Alfredo y primer cuidador del cementerio.

Tanto para Alfredo Cifuentes como para Juan Carlos Ram√≠rez, el acto de darles una nueva sepultura a los ¬Ďh√©roes de la lucha santandereana¬í recobra sentido por el papel que desempe√Ī√≥ Pedro Rodr√≠guez Esteban, que seg√ļn los testigos, fue un reconocido general de la √©poca, fallecido en 1907 y trasladado al Cementerio Universal en 1929 en una multitudinaria parada militar.

Sin embargo, sorprende que siendo un general tan importante, sus restos no terminaran reposando en un camposanto militar sino en un cementerio destinado a masones, ateos, liberales, suicidas y prostitutas, entre otros.

¡Lo picó la culebra!

La historia revela que Rodr√≠guez Esteban fue un ide√≥logo de uno de los movimientos de resistencia artesanal de 1879 conocido como ¬ĎLa Culebra Pico de Oro¬í.

El general Sol√≥n Wilches, entonces presidente del Estado Soberano de Santander, lo nombr√≥ jefe de la Provincia Departamental de Soto y desde all√≠, el entonces coronel Rodr√≠guez Esteban, nombr√≥ en cargos p√ļblicos a varios de sus amigos y l√≠deres del movimiento ¬ĎPico de Oro¬í, la oposici√≥n por esos d√≠as.

Los hechos desencadenaron en un enfrentamiento el 7 y 8 de septiembre de ese a√Īo, luego de las elecciones para Concejo de la ciudad que en ese entonces era conocida como la villa de Bucaramanga.

Rodríguez Esteban fue acusado por su participación permisiva en el hecho y el presidente Wilches lo retiró del cargo.
Hasta ah√≠, poc√≥n poc√≥n de t√≠tulo de ¬Ďh√©roe¬í para este hombre, cuyos restos recibieron honores militares el pasado jueves en la Quinta Brigada.

Otra de las cosas que se conocen de la historia de este hombre es que tambi√©n lleg√≥ al Congreso de esa √©poca.¬† ¬ďAll√≠ tambi√©n fue bastante cuestionado por su papel en esos hechos de 1879¬Ē, a√Īadi√≥ el historiador Orlando Pardo Mart√≠nez.

¡Qué viva la revolución!

Los pasos de Rodríguez Esteban parecen perderse en el tiempo.

Sin embargo, otros datos históricos lo ubican ya como general en las tropas liberales que combatieron en la Guerra de los Mil Días (1899-1901)

En el libro Mis Batallas, escrito por el coronel Bernardo Rodríguez, combatiente de esta guerra considerada el mayor conflicto bélico entre liberales y conservadores, se hace referencia a la participación de Rodríguez Esteban, primero en la batalla de Enciso, luego como uno de los comandantes en la batalla de Palonegro y finalmente como el jefe del Tercer Ejército Liberal.

Los liberales perdieron la guerra, lo que permitió la consolidación del centralismo que gobernaría el país hasta el cambio de constitución en 1991.

El hecho  de combatir en el bando contrario al gobierno nacional, ubican, sin duda, al general Pedro Rodríguez como un revolucionario y explicarían en parte por qué sus restos no reposaban en un panteón militar.

El √ļltimo dato del general Pedro Rodr√≠guez Esteban estaba en su l√°pida. Muri√≥ en el a√Īo 1907 y su cuerpo repos√≥ en un lugar indeterminado hasta 1929 cuando fue trasladado al cementerio universal.

El gran general liberal recib√≠a entonces honores en lo que ser√≠a el √ļltimo a√Īo de la hegemon√≠a conservadora, que culmin√≥ en 1930 con la llegada al poder de Enrique Olaya Herrera, el primer presidente ¬Ďrojo¬í del siglo XX.

Hoy, a m√°s de un siglo de la guerra fratricida entre liberales y conservadores, los bandos ganadores y perdedores de aquella √©poca se confunden y ya, sin mayores distinciones, todos parecen merecer los honores con el que se despiden a los h√©roes, como fue despedido Pedro Rodr√≠guez Esteban¬Ö el ¬ĎPico de Oro¬í¬Ö el ¬ĎLiberal¬í¬Öel General.

¬ĎLos Pico de Oro¬í

Casi cinco décadas de fuertes disputas, entre 1850 y 1900, dejaron como protagonistas en la historia de Santander a los artesanos y comerciantes, quienes dividían a la villa de Bucaramanga por la actividad económica y los ideales políticos.

Los artesanos, por ejemplo, fueron conducidos por la agitación y la resistencia. Eran de ideología crítica y de protesta. Por su parte, los comerciantes se destacaban por la expansión de los mercados y la imposición de impuestos a las clases más pobres.

Datan de esa fecha una serie de capitulaciones aprobadas por los comerciantes en las que obligaban a los artesanos hombres, mayores de 18 a√Īos y menores de 60, a contribuir con dinero o trabajo un subsidio para arreglar las v√≠as de la ciudad.

Ante la represión nace en la ciudad el movimiento de resistencia artesanal conocido como La Culebra Pico de Oro, donde la presencia de Pedro Rodríguez Esteban fue importante y decisoria.

Cuenta el historiador y actual director de¬† la Escuela de Derecho de la Universidad Industrial de Santander, Orlando Pardo Mart√≠nez, que ¬ĎLos Pico de Oro¬í, reconocidos por los comerciantes como ¬ďuna¬† pandilla¬Ē, estaban amparados en la legalidad. Sin embargo, con frecuencia, participaban en actos violentos contra los almacenes de importaci√≥n de los comerciantes instalados en la calle del Comercio.

Pardo Mart√≠nez asegura que durante su investigaci√≥n encontr√≥ que Rodr√≠guez Esteban lleg√≥ a ser Coronel, que combati√≥ en guerras civiles, que se destac√≥ como pol√≠tico y que lleg√≥ a ser l√≠der de las milicias de la √©poca. Sin embargo, nunca encontr√≥ si fue un General del Ej√©rcito del Estado de Santander. ¬ďFue un liberal independiente. En las milicias les daban rangos, fueran o no militares¬Ē, explic√≥ el historiador.

Para la época, Rodríguez Esteban gozaba de un gran reconocimiento.

Fue nombrado por el general Solón Wilches en 1860, como presidente del Cabildo de Bucaramanga y Jefe del Departamento de Soto, pese al inconformismo de los comerciantes que lo conocía como un cabecilla de la sociedad democrática.

Luego de los hechos que desencadenaron una nueva guerra entre liberales y conservadores -las elecciones al Concejo de Bucaramanga el 7 de septiembre de 1879- que dejaron varias muertes como la del conservador y coronel Obdulio Estévez y la persecución a otros comerciantes como Geo von Lengerke y Adolfo Harker.

El general Pedro Rodríguez Esteban tuvo que entregar su cargo al General Solón Wilches, luego del llamado que le hicieron los comerciantes.

Otros datos históricos

Seg√ļn Alfredo Cifuentes, durante muchos a√Īos una mujer, que a lo mejor era hija o nieta del General Pedro Rodr√≠guez Esteban, lo visitaba y le llevaba una corona de flores conocidas como ¬Ďbotones de oro y siempre vivas¬í.

Sobre el General Carlos de Jes√ļs G√≥mez, el administrador del Cementerio Central asegur√≥ que era un conservador proveniente de Zapatoca, pero que fue enterrado por su familia en el Cementerio porque era protestante.

Como Rodríguez Esteban, el Coronel Nicanor Hernández era un liberal independiente, que murió en 1919.

LISTA

Hechos que involucrana Rodríguez Esteban

El hostigamiento a la comunidad para que eligiera a Los Pico de Oro.

El nombramiento como alcalde de Bucaramanga en 1878 de Pedro Jos√© Collazos Puyana, un joven de 22 a√Īos, l√≠der del movimiento.

La elecci√≥n de alcaldes de los municipios de Rionegro y Gir√≥n, Carlos Delgado Rodr√≠guez y Felipe Serpa, respectivamente, tambi√©n de los ¬ĎPico de Oro¬í.

El nombramiento de revolucionarios como el Secretario de la Alcaldía, el alcaide de la Cárcel Municipal, la Colecturía de Hacienda, la Notaría Primera y el Juzgado de Distrito.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad