Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
20ºC
Actualizado 10:00 pm

La transición | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-04 05:00:00

La transición

Y comenz√≥ la luna de miel. La llegada de un gobierno de ¬ďunidad nacional¬Ē significa que atr√°s quedaron los a√Īos de confrontaci√≥n, que lleg√≥ el tiempo de la concordia. Pero ¬Ņcu√°l era la confrontaci√≥n y c√≥mo podr√° restablecerse la concordia?
La transición

Un extranjero o un ingenuo pensar√≠an que se trata de buscar la salida negociada del conflicto. O de cerrar la brecha entre ricos y pobres en el pa√≠s m√°s desigual de Am√©rica Latina. Pero Santos, al contrario, insistir√° en la v√≠a militar y en el modelo econ√≥mico que ha concentrado el ingreso. Su propuesta de ¬ďunidad nacional¬Ē es para salir de otro conflicto: el de las muchas peleas que √Ālvaro Uribe ha casado con los jueces, con la oposici√≥n y con otros pa√≠ses.

Estos ocho a√Īos de la ¬ďalta pol√≠tica¬Ē en Colombia en realidad han sido supremamente s√≥rdidos. Ex presidentes, magistrados, congresistas, generales e intelectuales se han unido a masacradores, capos, sicarios y delatores en una danza de cargos criminales o cuasi-criminales y de adjetivos soeces en cuyo centro, duele decirlo, han estado el se√Īor presidente, su familia, sus colaboradores y sus aliados.

Es una verdad tan obvia como los titulares diarios de la prensa durante estos ocho a√Īos. Y sin embargo es tan brutal que nadie quiere mentarla y que Santos ni siquiera la menciona como base de su proyecto de ¬ďunidad nacional¬Ē. Pero de eso se trata. ¬ŅSer√° que le funciona?

Uribe es frentero y camorrero, Santos es ladino y amiguero: si fuera s√≥lo una cuesti√≥n de estilo, la ¬ďunidad nacional¬Ē ser√≠a f√°cil. Pero aunque el estilo ayude, las peleas de Uribe tienen fondo. Y ese fondo, c√≥mo no, ha sido su obsesi√≥n con las Farc y su pol√≠tica de seguridad democr√°tica. En efecto: no hay ¬ďpeleas¬Ē. Hubo una sola pelea:

-Los muchos choques del presidente con las Cortes se debieron a ocho razones espec√≠ficas y m√°s o menos sucesivas: el Estatuto de Seguridad y otras propuestas de reformar la justicia para volverla m√°s dura; el tr√°mite - y la aplicaci√≥n- tormentosos de la Ley de Justicia y Paz; los cargos, las renuncias o condenas contra 83 parlamentarios uribistas por su complicidad con las Auc; la ¬ďyidispol√≠tica¬Ē y el reparto de notar√≠as para la reelecci√≥n; los cargos o rumores publicados sobre nexos criminales contra el primo, el hermano, el padre y el propio presidente; los procesos y condenas contra militares o ex militares por violaci√≥n de derechos humanos; la escogencia del Fiscal; y los reclamos por interferencia o espionaje sobre los magistrados. Todos √©stos, por supuesto, ¬ďcoletazos de la guerra¬Ē.

-Las ¬ďpeleas¬Ē con la oposici√≥n consistieron en acusar a Petro o a Piedad de auxiliadores de las Farc, en callar columnistas, denigrar de ONGs y en un cruce de insultos con el jefe del partido liberal porque √©ste le enrostraba su ¬ďlaxitud¬Ē con los paramilitares. Coletazos de guerra.

-Y las ¬ďpeleas¬Ē con Ch√°vez y Correa se debieron al intercambio humanitario, o a las armas que recibieron las Farc, o a los ¬ďparas¬Ē que llegaron a Caracas, o al bombardeo en Angostura, o a las bases √°reas, o al espionaje de gobierno a gobierno. Coletazos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad