Esforzarse para aprender mejora la posibilidad de éxito | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Oct 22 2017
20ºC
Actualizado 05:55 pm

Esforzarse para aprender mejora la posibilidad de éxito | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-05 05:00:00

Esforzarse para aprender mejora la posibilidad de éxito

‘Que mi hijo no sufra´; ‘como a mi me faltó, trato de darle lo que pueda’; ‘así no lo necesite, prefiero llevarle lo que me pide’...
Esforzarse para aprender mejora la posibilidad de éxito

Expresiones como estas representan a los padres que movidos por un inmenso amor por sus hijos, tratan de satisfacer todas sus necesidades y solucionar todos sus problemas ‘para evitar que sufran’, con lo que sólo logran impedirles enfrentar las situaciones que se les presentan cada día y que podrían formar, entre otras cosas, su carácter.

Hay padres muy dados a impedir cualquier tipo de dolor o contrariedad de sus hijos, contribuyendo a que se conviertan en niños de personalidad débil, caprichosos, inconstantes y seres incapaces de solucionar alguna dificultad y enfrentar con valentía y responsabilidad la vida.

Por otra parte la sociedad de consumo ofrece a diestra y siniestra productos y programas que brindan bienestar, comodidad, confort, practicidad y todo con el menor esfuerzo.

Aquí la convicción de la tarea de los padres de educar a los hijos e inculcarles el valor del esfuerzo, enseñarles a apreciar las cosas, a tener disposición para emprender tareas, a afrontar y superar los tropiezos y aprender también a disfrutar del éxito al lograr objetivos o la realización de un sueño.

No se avanza

Para la psicóloga María Victoria Trujillo, “La dinámica de la sociedad ha cambiado y se recibe información que invita a buscar soluciones fáciles que de manera natural requieren tiempo y esfuerzo.

Dietas para perder los kilos ganados en tres semanas, entidades educativas que promueven de un grado a otro en meses, son ejemplos de invitaciones facilistas”.

Sin embargo, dijo la especialista, “las personas que adquieren el hábito del menor esfuerzo, no logran avanzar significativamente en su proceso y ante las dificultades se desaniman renunciando a oportunidades para crecer y desarrollar sus potencialidades.


Motivación

El esforzarse va ligado a la motivación que se evidencia en la capacidad que se tiene para emprender algo con dedicación y perseverancia, es llevar a feliz término un sueño después de luchar por el.

Se hace indispensable que a los pequeños se les genere motivos para salir adelante y encontrarle sentido a lo que hacen, inicialmente dados por el reconocimiento y posteriormente por sentir el orgullo de haber llegado a la meta.

Incentivos que se recibirán y serán más gratificantes al compartirlos en el calor del hogar, con los seres que le rodean y que han sido parte fundamental para su desarrollo.


Recomendaciones

-Enseñarles a definir metas que sean alcanzables.

-Que en momentos de confusión también se tomen decisiones.

-Que vean que sus padres también se esfuerzan. Por ejemplo, compartirles los títulos, reconocimientos y contarles cómo se han obtenido las cosas.

-Que no se quejen por todo y menos cuando las cosas no resultan.

-No dándoles siempre lo que piden.

-Que planee las cosas con tiempo y no deje todo para el final.

-Mostrarles películas, videos o libros, con historias de personas que se esforzaron por cumplir sus objetivos.

Cómo enseñarles

- Explicándoles lo valioso que resulta esforzarse.

- Mostrando situaciones que se tomen como ejemplo, ser disciplinados, cumplir lo propuesto, realizar alguna tarea que no es totalmente del agrado, afrontar una visita molesta…

- Terminar lo iniciado. Plantear metas a corto y a largo plazo.

- Fijar horarios y establecer acuerdos durante la permanencia en el hogar.

- Ayudándole a vencer la impaciencia, superar el aburrimiento, la indecisión, los impulsos, a tener mejor sentido del humor, a crear espacios o ambientes que les permitan sentirse bien en familia.

- Orientarlos en momentos en que no sepan que alternativa seguir.

- Que asuman las consecuencias de sus actos.

- Guiarlos para que controlen sus emociones cuando los resultados no son los esperados.

- Corregirlos a tiempo y que aprendan que de las equivocaciones también se aprende, con voluntad y volviendo a intentarlo.

VOZ DEL EXPERTO

MARÍA VICTORIA TRUJILLO MONCADA

Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana

1. ¿Cómo incentivar a los niños para que pongan más empeño en lo que hacen?

Cuando realicen sus tareas permitirles equivocarse y motivarlos para intentarlo nuevamente. Comparar el resultado de sus acciones sin esfuerzo y las cosas en las que se esmeraron y hacerles preguntas sobre los resultados. Proponerles rutinas que les permitan ser disciplinados en las acciones necesarias para cumplir lo propuesto.

2. ¿Cuál es la utilidad del esfuerzo?

Hacer el mayor esfuerzo le permite al niño probar hasta dónde puede llegar y lo motiva para asumir nuevos retos en la vida.

preguntas y respuestas

Hanna Ruiz Ardila

Psicóloga, Unab

1. ¿Cómo educar en el esfuerzo?

Los niños están recibiendo todo tipo de comodidades sin ningún tipo de esfuerzo ni valor agregado por parte de ellos. Esto a simple vista se cataloga como normal y es sustentado  como “son solo niños” o “a mi me gusta consentir a mi hijo”, no viendo las consecuencias que esto genera cuando todo lo reciben.

Si se educa desde la casa en el esfuerzo y reforzamiento, donde un niño debe conseguir buenas notas para recibir un obsequio, o hacer sus tareas y quehaceres de la casa para salir a jugar, poco a poco empieza a entender que el esfuerzo es parte fundamental de su vida.

2. ¿Qué valores o qué herramientas debe tener un padre para transmitir el valor del esfuerzo?

Ante todo ser perseverantes en las normas, forma de educar y en los valores. Recalcar constantemente el valor del esfuerzo, los beneficios que trae, lo importante que es trabajar para conseguir las metas y nunca dejarse vencer al primer obstáculo encontrado.

VOZ DEL EXPERTO

Carmen Alicia Gutiérrez Páez

Madre de familia de dos hijas

Nos cuenta su experiencia de cómo educa en el esfuerzo.

En casa y desde pequeños, los hijos aprenden el valor y el sentido del esfuerzo. Desde infantes se les rodea de cariño y empiezan a seguir las rutinas del orden y la higiene que van haciendo su vida más fácil y eficiente, con situaciones  sencillas como recoger los juguetes, organizar la cama, comer sano y practicar algún deporte. “Si los niños aprenden a esforzarse en cosas pequeñas, después se atreverán a desafíos mayores”.

Es importante que se acostumbre  a hacer no solo lo que le apetece sino también lo que deben y que se den cuenta que mediante el esfuerzo pueden vencer obstáculos y conseguir sus propósitos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad