Confirman asesinato de una pareja a manos de asaltantes | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-07 05:00:00

Confirman asesinato de una pareja a manos de asaltantes

Aunque sus cuerpos no han sido hallados, las autoridades ya confirmaron la muerte, a manos de una banda delincuencial, de Libardo Zambrano de 64 a√Īos y de su esposa Arelis Ortega de 36, quienes desaparecieron de Bucaramanga desde el pasado 23 de enero.
Confirman asesinato de una pareja a manos de asaltantes

Como se recordará la pareja fue reportada como desaparecida por sus familiares dos días después de que salieron de su vivienda, ubicada en el barrio La Concordia, en un campero Gran Vitara de placas FMD-353, propiedad de las víctimas.

La confirmaci√≥n de la muerte de la pareja se da seis meses despu√©s de una minuciosa investigaci√≥n de la Unidad de Contra Atracos de la Sijin en la que se logr√≥ establecer que las v√≠ctimas fueron asesinadas por una tenebrosa banda de atracadores que quer√≠a adue√Īarse de sus bienes.

¬ďHab√≠amos escuchado rumores de que estaban muertos pero tan s√≥lo hace 15 d√≠as que nos lo confirmaron¬ÖLos mataron pero los cuerpos no han sido encontrados¬Ē, asegur√≥ un familiar de los esposos Zambrano Ortega.

Ayer en la madrugada ocho de los integrantes de dicha banda de atracadores fueron arrestados en diferentes barrios de Floridablanca, Girón y Bucaramanga por los delitos de homicidio agravado, desaparición forzosa, concierto para delinquir, hurto calificado y agravado y porte ilegal de armas de fuego.

De acuerdo con las autoridades adem√°s del doble crimen de los esposos Zambrano Ortega, los capturados estar√≠an¬† inmersos en un sinn√ļmero de millonarios atracos perpetrados entre 2008 y 2010 en distintos sectores del √°rea metropolitana.

Así empezó la tragedia

Los esposos Zambrano Ortega desaparecieron el 23 de enero en horas de la ma√Īana cuando aseguraron que se dirig√≠an a La Renta, en jurisdicci√≥n del municipio de Lebrija, donde iban a acampar en compa√Ī√≠a de otra pareja.

De acuerdo con la investigaci√≥n la pareja que acompa√Īaba a las v√≠ctimas eran una mujer y un hombre integrantes de la banda de delincuentes, que desde hac√≠a varios d√≠as manten√≠an una amistad con los esposos Zambrano Ortega.

A las 11:00 de la ma√Īana del mismo 23 de enero los esposos se comunicaron v√≠a celular con sus familiares por √ļltima vez y aseguraron que se encontraban bien.

¬ďHablamos y nos dijeron que estaban en La Renta. Pasaron 20 minutos y les marcamos al celular pero el tel√©fono no sonaba, cre√≠mos entonces que estaba sin se√Īal. Sin embargo durante todo el d√≠a intentamos llamar y nos mandaba a buz√≥n de una vez¬Ē, record√≥ un familiar de las v√≠ctimas.

Los d√≠as pasaron y con ellos llegaron la angustia y la incertidumbre por conocer el paradero de la pareja. Su repentina y extra√Īa desaparici√≥n ocup√≥ las primeras planas de las noticias locales al tiempo que las autoridades buscaban una explicaci√≥n l√≥gica al hecho.

Con el paso de los días y ante la ausencia de pistas sobre el paradero de la pareja la Policía Metropolitana, en coordinación con la Fiscalía, asignó un grupo especializado de investigadores para que trabajaran en el caso las 24 horas del día.

La primera pista

Cuatro días después de que la pareja de esposos desapareció los delincuentes que consumaron el hecho empezaron a dejar evidencias de su macabro plan.

Pese a que nadie tenía copia de las llaves de la casa donde vivían las víctimas, salvo ellos mismo, el 27 de enero en horas de la madrugada varias personas, entre ellas tres mujeres, ingresaron a la vivienda de la pareja.

De allí se llevaron dinero, joyas y varias cajas con mercancía, consistente en zapatos y prendas de vestir, que trastearon en un taxi. Ese día también se llevaron la motocicleta de placa RBP-31B propiedad de Arelis Ortega, la mujer desaparecida.

Precisamente el hurto de estos elementos fue lo que encaminó la investigación ya que hasta ese momento las autoridades pensaban que la desaparición de la pareja obedecía a un secuestro extorsivo.


El campero: otra evidencia

Ocho días después de que los delincuentes ingresaron a saquear la vivienda de la pareja las autoridades encontraron el campero en el que se movilizaban las víctimas al momento de su desaparición.

Dicho hallazgo se constituyó en la segunda pista que orientó a los investigadores de la Sijin hacía la banda delincuencial que perpetró el doble crimen.

La Gran Vitara de placa FMD-353 fue abandonada por un hombre en un parqueadero del barrio Mirador de Arenales, en el municipio de Girón. Unidades de la Policía Científica y Criminalística tomaron evidencias del vehículo las cuales sirvieron para alimentar la investigación.

No obstante, el paradero de la pareja de esposos seguía siendo un completo misterio, el cual con el paso de los días toma forma de tragedia pues para las autoridades crecía la hipótesis de que ellos habían sido asesinados.

Interceptaciones

Los investigadores que llevaban el caso empezaron a recibir información sobre una banda delincuencial asentada en Girón, la cual podría estar involucrada en la desaparición de la pareja.

Justamente el hallazgo del campero en dicho municipio hizo creíble esta información por lo que a través de equipos de inteligencia la Sijin, previa autorización de la Fiscalía, empezaron a interceptar los celulares de algunos de los integrantes de dicha organización delincuencial.

Lo que llam√≥ la atenci√≥n de los investigadores fue una conversaci√≥n entre dos sujetos en la que hablan de la urgencia que conseguir un producto qu√≠mico para echarle a los huecos a fin de que las aves de rapi√Īa no pudieran llegar.

A juicio de los investigadores los sujetos se estaban refiriendo a las tumbas donde se presume habrían sepultado a la pareja, las cuales estarían ubicadas en el sector de La Renta, en la vía entre Lebrija y Barrancabermeja.

En otras conversaciones, que reposan como evidencia de la Fiscalía, los delincuentes habrían acordado guardar silencio y borrar todas las evidencias posibles.

Apareció la moto

Mientras los investigadores iban tejiendo cada una de las pistas para identificar a los integrantes de la banda criminal, surgió otro detalle que redondeó la investigación.

Fue el hallazgo de la motocicleta de placa RBP-31B propiedad de Arelis Ortega, la cual fue sacada de la casa de la víctima el 27 de enero, cuatro días después de que la pareja desapareció.

La motocicleta fue hallada hace 20 d√≠as en una vivienda, tambi√©n en Gir√≥n, hasta donde la Polic√≠a lleg√≥ a atender una ri√Īa intrafamiliar. Al registrar la casa donde se present√≥ la pelea los uniformados encontraron partes una motocicleta que fue desguazada.

Tras corroborar algunas de las piezas la Policía estableció que la motocicleta era la misma que había sido hurtada de la casa de los esposos desaparecidos. Esa evidencia sirvió para judicializar a un integrante de la banda.


La redada

Tras la investigación que duró seis meses la Fiscalía expidió ocho órdenes de captura, las cuales fueron ejecutadas ayer en la madrugada en Floridablanca, Girón y Bucaramanga.

Durante la diligencia judicial fueron realizados varios allanamientos donde las autoridades les incautaron a los capturados varios uniformes de la Polic√≠a, de empresas de mensajer√≠a y empresas de servicio p√ļblicos, adem√°s de tel√©fonos celulares.

Los elementos incautados fueron presentados ante un juez de control de garant√≠as quien legaliz√≥ la diligencia de allanamiento y decomiso tras una diligencia que se realiz√≥ ayer a las 2:00 de la tarde en el Palacio de Justicia. Entre los capturados hay dos mujeres quienes ser√°n presentadas, junto al resto de la banda, en audiencia p√ļblica en el Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga, ante un juez, hoy a las 7:00 de la ma√Īana.


Planeado por mujeres

Al parecer y de acuerdo con la investigación la desaparición de la pareja de esposos fue planeada por cuatro mujeres que hacen parte de la banda delincuencial. De manera preliminar se conoció que el plan de los delincuentes era asesinar a la pareja para quedarse con la casa y la camioneta de las víctimas pues los cerebros del doble homicidio pensaban que los esposos no tenían familia en la ciudad que pudiera echarlos de menos. No obstante, ante el despliegue que los medios de comunicación dieron sobre la desaparición de la pareja, los delincuentes vieron frustrado su plan de quedarse con las propiedades de las víctimas.

Otros implicados

Dentro del proceso investigativo se pudo establecer que en la desaparición y muerte de la pareja habrían participado ocho personas, entre ellas cuatro mujeres. Dos de ellas fueron capturadas ayer, otra permanece prófuga, al parecer refugiada en Venezuela, y la restante ya había sido arrestada hace un mes en Aguachica, Cesar, con tres kilos de base de coca.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad