La inseguridad azota a los colegios de la ciudad | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
23ºC
Actualizado 04:49 pm

La inseguridad azota a los colegios de la ciudad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-08 03:12:46

La inseguridad azota a los colegios de la ciudad

Amenazas directas a cerca de 15 docentes de una instituci√≥n en ¬ĎCiudad Norte¬í a comienzo de a√Īo, panfletos de supuestas ¬Ď√Āguilas Negras¬í repartidos al interior de un colegio en la zona nororiente de Bucaramanga, ri√Īas ¬Ďa pu√Īo limpio¬í o con armas corto punzantes entre estudiantes -portando a√ļn sus uniformes-, continuos robos en sectores aleda√Īos a los colegios y venta de alucin√≥genos que se han identificado frente a los establecimientos educativos.
La inseguridad azota a los colegios de la ciudad

Estos son s√≥lo algunos de los casos que se han presentando casi de manera silenciosa durante el transcurso del a√Īo, y que son una muestra de la inseguridad que deben enfrentar tanto docentes como estudiantes, dentro y fuera de las aulas, en la capital santandereana.

 

A todo esto se suma, tal vez la situaci√≥n m√°s grave que se ha presentado durante el √ļltimo a√Īo: el atentado a una docente de una instituci√≥n en el norte de Bucaramanga, quien a mediados del a√Īo pasado recibi√≥ un impacto de bala en su brazo, mientras se encontraba en un sal√≥n de clase. El disparo, seg√ļn los testigos, se produjo desde afuera del colegio.

La docente estaba recién trasladada de otra institución de la zona por amenazas, tras denunciar una red interna de tráfico de droga. Luego del ataque, la profesora fue reubicada en otra zona de la ciudad.

Los casos m√°s recientes y que fueron dados a conocer a Vanguardia Liberal, se presentaron a s√≥lo tres cuadras del colegio donde Francisco* se desempe√Īa como maestro. Mientras √©l iba en su motocicleta, un grupo de j√≥venes asaltantes le sali√≥ al paso, lo amenazaron con armas corto punzantes, le robaron su cartera y por poco logran hacer lo mismo con la moto, de no ser porque un transe√ļnte lo reconoci√≥ y ayud√≥ a ahuyentar a los atacantes.

Los hechos se presentaron hace algunas semanas en un barrio de la comuna 17, al occidente de la ciudad.

En esta misma institución, pero días atrás, dos maestros recibieron amenazas contra su integridad física. Los responsables de estas intimidaciones fueron algunos estudiantes, al parecer por las exigencias académicas de los docentes. Sus planes fueron puestos al descubierto por una madre de familia que conoció las intenciones de los jóvenes.

No hay certeza de la situación

Mientras la Secretaría de Educación del Municipio asegura que la situación no es tan grave y que se trata de casos aislados, Mauricio Martínez, miembro del Sindicato de Educadores de Santander, sostiene que no es una realidad reciente y que es un problema constante muy ligado a la situación social de diferentes sectores de la ciudad.

¬ďAdem√°s de desempleo, encontramos hogares disfuncionales, padres poco interesados en la formaci√≥n personal de sus hijos, j√≥venes que crecen rodeados de actividades y situaciones muy poco sanas pero para ellos aceptables¬Ö Todo eso contribuye a que se presenten este tipo de situaciones de inseguridad y violencia¬Ē, expres√≥ Mart√≠nez.

De acuerdo con el pedagogo, los casos no se centran en determinadas zonas sino que est√°n presentes en toda la ciudad, aunque en mayor medida en las franjas occidental y norte.

¬ďComo la mayor√≠a de los hechos son individuales y de menor cuant√≠a como robos simples, no se les da la mayor trascendencia a la situaci√≥n de inseguridad¬Ē, concluy√≥.


Inseguridad en las afueras

¬ďDentro del colegio no tenemos violencia y son pocos o m√≠nimos los actos delictivos que se comenten al interior de la instituci√≥n sino en los sectores aleda√Īos¬Ē, sostuvo la rectora de un colegio oficial de la ciudad.

¬ďCuando salen son atracados, les roban los maletines, celulares y billeteras y el dinero que puedan llevar¬Ö Es tal la situaci√≥n que se presenta que los trabajadores procuramos salir acompa√Īados para evitar ser otras v√≠ctimas m√°s¬Ē, expres√≥ un rector que solicit√≥ la reserva de su nombre.

De acuerdo con el rector, justo al frente de la instituci√≥n que dirige ya han sido identificados tres casos de ventas de sustancias alucin√≥genas, y al menos otro en las cuadras aleda√Īas.

Por su parte Fernando Malagón, un padre de familia de una institución ubicada al nororiente de la ciudad afirmó que cada semana se presenta un promedio de cinco robos a alumnos, de los cuales pocos denuncian o dan a conocerlo a los directivos.

A su turno, un docente de uno de los sitios neur√°lgicos manifest√≥: ¬ďNo vale de nada estar prestando un servicio a la comunidad, pero como maestros pedimos que nos respeten. No podemos tener con nosotros objetos tan simples como celulares porque nos convertimos en un blanco¬Ē.

Una solución:

Primero la familia

¬ē De acuerdo con Dora Herrera, rectora del Colegio Luis Carlos Gal√°n de Estoraques, una de las situaciones que ha impedido controlar los episodios de delincuencia y violencia en los colegios y sus alrededores se debe en primera instancia al poco compromiso de los padres en la crianza de sus hijos.

¬ē¬† Para la directora, una de las soluciones para estos hechos se encuentra en el fortalecimiento de la familia.

¬ē¬† ¬ďLos padres deben valorar los espacios de formaci√≥n que ofrecen las instituciones, como son las reuniones de padres de familia. Ahora se desentienden a tal punto que algunos ni siquiera se preocupan por solicitar las notas. Los pap√°s deben comprometerse a cambiar de actitud¬Ē.

Falta intervención de las autoridades

Docentes, directivos y miembros del sindicato coincidieron en afirmar que en materia de seguridad dentro y fuera de las instituciones educativas ha faltado mayor atención por parte de las autoridades.

La rectora del Colegio Luis Carlos Gal√°n, sostuvo que el llamado de urgencia es en la ¬ďdotaci√≥n de personal especializado como sic√≥logos u orientadores que ayuden a asesorar a los j√≥venes, adem√°s de incentivar los programas de fortalecimiento del tiempo libre¬Ē.

Mauricio Mart√≠nez, miembro del Sindicato de Educadores de Santander, se√Īal√≥ que el problema no se resuelve con patrullas, instalaci√≥n de CAI frente a los colegios o con requisas¬Ē.

¬ďEs triste que en Bucaramanga tenemos menos de 100 psico-orientadores para atender a una poblaci√≥n mayor a 80 mil estudiantes, cuando estos expertos pueden brindar atenci√≥n a los j√≥venes desde adentro de los colegios¬Ē, manifest√≥.

Habla la Secretaría de Educación

Luis Alfonso Montero Luna, secretario de Educaci√≥n municipal, asegur√≥ que, comparado con a√Īos anteriores, el panorama es muy positivo: ¬ďEs un problema que no es f√°cil de erradicar, principalmente por las modalidades que se utilizan¬Ē.

En cuanto a ri√Īas, por ejemplo, el funcionario afirm√≥ que ¬ďse ha vuelto com√ļn el uso de Internet o de redes sociales como el Facebook para citarse a confrontaciones entre estudiantes de diferentes colegios¬Ē.

Además de medidas pedagógicas como capacitaciones en resolución de conflictos, Montero Luna aseguró que se han puesto en marcha estrategias coercitivas como operativos de la Policía Comunitaria dentro y fuera de las instituciones.

En cuanto a las amenazas a docentes, el secretario de Educaci√≥n manifest√≥ que ¬ďhan sido denunciados hasta la fecha menos de cinco casos de amenazas, los cuales se est√°n analizando para tomar las medidas correspondientes¬Ē.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad