Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Vidas paralelas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-08 05:00:00

Vidas paralelas

Por esta época cuando nos encontramos a escasos días de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia, resulta pertinente reflexionar sobre lo que significó la trayectoria de algunos de los adalides de la libertad de los pueblos de América y la manera como su legado político ha sido manejado posteriormente. Si resucitaran, seguramente volverían a sus tumbas inmortales al observar el espectáculo de desorden político en que se han sumido algunas de estas naciones dirigidas en ciertos casos por líderes mediocres que han desdibujado y mancillado la gloria de sus gestas emancipadoras a lo largo y ancho del continente.
Vidas paralelas

América siempre ha sido tierra pródiga para el florecimiento de hombres apasionados por la libertad. Las figuras cimeras de dos recios y audaces varones, Simón Bolívar y José de San Martín, se destacan entre el conjunto de nuestros próceres.  Sus luchas se complementan y sus glorias se engrandecen mutuamente. Bolívar hacia el sur con sus legiones gana la libertad de su patria y de Colombia; San Martín, hacia el norte, afianzando la libertad de su tierra y liberando a Chile. Tras ocho años de campaña contra los ejércitos de España, han aprendido a conocerse a través de los partes e informes que publican las Gacetas. A medida que transcurre el tiempo, uno y otro se aproximan a la meta de sus grandes destinos: fijar la seguridad de la gran patria americana.

En el mes de junio de 1822, encontrándose Bolívar en Quito, escribió a San Martín, protector del Perú, quien no tardó en responderle expresándole que América no olvidaría el día en que los dos se pudieran estrechar en un gran abrazo. El 26 de julio la fragata Macedonia remontaba el río Guayas hacia el puerto de Guayaquil y echó anclas en el muelle. Bolívar lo esperó en su residencia oficial con su Estado Mayor. Lo recibió en la puerta con afectivas palabras invitándolo a un diálogo en privado. De las dos largas entrevistas que mantuvieron entre el 26 y el 27 de julio no sólo se consolidó una gran amistad, sino que se afirmaron en sus propósitos libertarios y en continuar sus campañas.

Al despedirse, Bolívar en gesto fraterno le obsequió al Protector su retrato como prueba de amistad. El 17 de diciembre de 1830 murió en Santa Marta nuestro Libertador, San Martín lo sobrevivió hasta 1850 pero el retrato de Bolívar permaneció siempre colgado en uno de los muros del dormitorio del prócer argentino quien falleció en Boulogne-sur-mer, Francia.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad