Tanto afán para qué | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm

Tanto afán para qué | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-08 05:00:00

Tanto afán para qué

Tanto afán para qué

Al poco tiempo se encontró con un tiburón, el cual al ver el pecesito le preguntó: para dónde vas? El pez le respondió lo mismo que a todos los demás: no sé, pero tengo afán! Con tan sorprendente respuesta el tiburón aprovechó para ofrecer sus servicios, con gusto yo te puedo llevar más rápido…, y abriendo la boca se lo comió….

¿A cuántos nos está sucediendo algo parecido a lo de nuestro amigo pez? Esto porque no sabemos ni tenemos claro el “para qué” y el “para dónde”. Cuando caminamos sin metas, sin retos qué vencer, sin logros qué conquistar, la vida se nos vuelve sosa, sin sentido, aburrida. Cumplimos porque toca, vamos a la tienda sin saber qué vamos a compartir, ofrecemos sin tener en cuenta las necesidades del otro, ofrecemos servicios sin preparación, hacemos muchas actividades sin planeación u orientación, solo por agradar o llenar espacios, alardear o sobresalir; caminamos sin rumbo fijo, solo por sobrevivir. Como decía Gandi si no sabemos para dónde vamos, ningún camino nos sirve.

Cuando logramos tener un fin claro y alcanzable, aparece la motivación, nos llenamos de energía y la voluntad se despierta. No importa si el camino es culebrero, vamos es pa’lante, ni un paso atrás. No importa que el viento esté en contra, todo es posible cuando se cree. Es la búsqueda cotidiana de sentido.

Que importante es para un ser humano, para una familia, para una comunidad, para una empresa tener estas perspectivas, saber hasta dónde se puede llegar. Poder mostrar claramente qué se quiere, qué se está exigiendo.

Es importante tener una carta de navegación, un rumbo señalado, un plan de trabajo, un proyecto de acción. Esto le permitirá a todo grupo humano encontrar sentido, estar abiertos y disponibles. Ahora, todo no depende sólo del grupo, es necesario que cada uno actúe, comparta y ponga todas sus capacidades y talentos en función de la búsqueda colectiva de sentido.

Todo se construye en y a favor de los colectivos, lo cual debe igualmente crear las condiciones que permitan a sus miembros alcanzar sus sueños, fortalecer las esperanzas y disfrutar desde ya un futuro mejor. Si usted no sabe para dónde va ya llegó. Pero todo hay que hacerlo sin prisa, con tranquilidad, con tino y sobre todo con mucho amor, el cual es el encargado de aligerar el peso. Sin amor la vida no tiene sentido, pierde la alegría, la trascendencia.

El que pretenda ser feliz tiene que acostumbrarse a los continuos cambios de la vida y a tomarlo todo con calma.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad