La inteligencia no es investigación de delitos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-11 05:00:00

La inteligencia no es investigación de delitos

Las consecuencias de los escándalos que han afectado a las agencias de inteligencia colombianas en los últimos años, seguirán dando de qué hablar en los próximos meses. Las revelaciones que se hagan en el marco de los procesos judiciales, servirán para identificar en profundidad algunas de las debilidades propias del sistema de inteligencia, tanto en términos operativos como estratégicos.
La inteligencia no es investigación de delitos

La responsabilidad de las autoridades judiciales que conocen de estos casos es múltiple: naturalmente el primer deber, es esclarecer la verdad de los hechos y determinar las responsabilidades penales siguiendo el principio universal de establecer la real intención de los involucrados. En segundo lugar, las decisiones que se adopten deben estar respaldadas por una correcta valoración de las pruebas y por una cuidadosa argumentación.

Los fallos de las Cortes en los últimos años han afectado más la vida de los ciudadanos y el desarrollo institucional que las decisiones de otras autoridades estatales, incluyendo los órganos de control. Este impacto supera la solución del caso concreto, pues genera efectos de largo plazo trascendentales como consecuencia de la motivación de las sentencias. Las medidas que los jueces penales tomen en estos casos tendrán para los servicios de inteligencia lo que la tutela para el sistema de salud.

Hemos observado en las declaraciones de algunos funcionarios judiciales, editorialistas, y varios de los afectados por los escándalos, que hay una confusión entre el quehacer de la inteligencia y la investigación criminal inherente a los servicios de policía judicial.

De mantenerse esta confusión como premisa en las sentencias, se puede afectar significativamente la operatividad de los servicios de inteligencia, al extendérsele a ésta el marco jurídico propio del proceso penal e introduciendo limitaciones injustificadas.

La investigación criminal se centra en hechos ya ocurridos que deben ser demostrados siguiendo los parámetros del proceso penal, mientras que los servicios de inteligencia buscan la prevención del delito mediante el análisis de la información recolectada. Sin duda la información que obtienen las agencias de inteligencia puede aportar datos relevantes para orientar la investigación de un delito, pero la naturaleza de la misma y la forma cómo se obtiene, impide que se pueda considerar como medio probatorio.

Las consecuencias de esta incomprensión sólo pueden ir en detrimento de la efectiva protección de los derechos humanos y del manejo del riesgo que suponen las amenazas a la vigencia del régimen democrático.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad