Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
22ºC
Actualizado 04:52 pm

El Campeonato Mundial de Fútbol de Sudáfrica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-12 05:00:00

El Campeonato Mundial de Fútbol de Sudáfrica

El Campeonato Mundial de Fútbol de Sudáfrica

Gran parte del planeta estuvo pendiente, durante el último mes, de lo ocurrido en las canchas de fútbol de Sudáfrica, de los equipos que allí jugaron y de la suerte, éxito o desencanto, de cada conjunto nacional y jugador.

Sudáfrica aprovechó fructuosamente la oportunidad de darse a conocer del orbe. El mundo conoció su realidad y se percató de sus fortalezas y debilidades. Hoy, nadie puede decir que no tiene idea de tal nación y sus aristas más destacadas. De contera, su economía se amplió por haber organizado la justa deportiva, privilegio que pocos tienen y que Colombia ha sido el único país del mundo que no supo aprovechar en su debida oportunidad.

Importantes sectores de la economía y los negocios internacionales sacaron pingües ganancias del Campeonato Mundial de Fútbol, organizado por la FIFA. El mundo de las prendas deportivas, del turismo, de los electrodomésticos, la hotelería, los transportes, los medios de comunicación, entre otros, miran con satisfacción lo ocurrido.

Equipos de fútbol de varias naciones, que llegaron precedidos de su buen nombre deportivo, de lo logrado en el pasado futbolístico, pusieron en evidencia que no se puede vivir del ayer, ni de los méritos de sus antecesores, que lo fundamental no es el oropel que rodea a sus estrellas sino su capacidad y disciplina en el campo de juego. Y tempranamente, por la puerta de atrás, debieron regresar a sus lugares de origen, sin hacer aspavientos.

Las estrellas más promocionadas del fútbol demostraron palmariamente que tal deporte exige disciplina, constancia, habilidad deportiva y resultados en forma permanente y que estos riñen con las lentejuelas. Tales luminarias pusieron en evidencia que hoy lucen más haciendo publicidad de productos de consumo que jugando en las canchas. Otra vez el oropel ha sido el vellocino de oro embrujador de muchachos que creyeron haber tocado el cielo con las manos por tener habilidad deportiva. La disciplina deportiva y la farándula son como el agua y el aceite, nadie las ha podido mezclar con éxito. Hoy, el mundo sabe que hay otros que brillan más jugando con el balón.

La crónica deportiva tuvo su cuarto de hora. El orbe oyó y leyó a los periodistas y narradores de fútbol. Más de uno no pasó tal examen.

España es el nuevo campeón mundial fútbol. Todos hablan de él. Mientras tanto, ajeno a todo, la más simpática figura del campeonato ignora que se convirtió en estrella, que fue el centro de las miradas y sigue como si tal en su hábitat, en una ciudad alemana: el pulpo Paul.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad