El mal pleito de Íngrid | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 05:56 pm

El mal pleito de Íngrid | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-12 05:00:00

El mal pleito de Íngrid

El mal pleito de Íngrid

Parecía increíble y me resignaba a creerlo. Más temprano que tarde, sin embargo, confirmé el dato y hoy, con el escrito en mis manos, no me queda la menor duda de que la noticia es cierta y que la familia Betancourt  (entiéndanse Lorenzo y Melanie, Astrid y Yolanda)  tienen el saco de sus ambiciones roto. Con descaro han alentado a su abogado para que en caso de no prosperar la conciliación se ejerza la acción de reparación directa en contra de la Nación, es decir, en detrimento de todo el pueblo colombiano.

Íngrid nos puso en plan de discutir algo que no hubiéramos querido recordar: que su secuestro fue culpa de ella (y sólo de ella) y que aunque rezamos todos los días por su liberación, lo cierto es que si no hubiera sido tan terca nada de esto nos estaría ocurriendo. Su viaje al Caguán no fue un acto heróico sino estúpido y aunque jamás nos imaginamos diciéndolo por respeto a su dolor, de nuevo ella (y sólo ella) nos ha obligado a hacerlo.

La familia de Íngrid siempre apuntó hacia donde no tocaba. Doña Yolanda, con gran resentimiento, culpaba todos los días al Presidente Uribe del secuestro de su hija. Astrid, por su parte, se paseaba entre la diplomacia europea hablando mal del gobierno colombiano. A las Farc les rogaban por la liberación de Íngrid; a Uribe lo fustigaban haciéndole creer a la comunidad internacional que era el malo del paseo. Una vez rescatada la ex candidata presidencial, ni Doña Yolanda ni Astrid acudieron a agradecer fervorosamente al Presidente como correspondía, y con extrema arrogancia decidieron simplemente irse de Colombia en vuelo fletado por el gobierno francés y olvidarse de todos, exhibiendo lo que comenzaba a ser su desbordada ingratitud.

No sobraría recordarle a ‘mamá Yolanda’ que en los comienzo del gobierno del Presidente Uribe, el ex Ministro Fernando Londoño había dispuesto una operación de rescate cuyas probabilidades de éxito eran enormes. La familia respondió que era mejor que las Farc ‘soltarán’ a Íngrid unilateralmente y que tenían fe de que ese hecho ocurriría una semanas más adelante. Los años pasaron, el sufrimiento creció y el país entero se solidarizó con la causa de los Betancourt. Es injusto pedirle más a un pueblo que vivió como ningún otro el drama del cautiverio de Íngrid, pero la vida nos da sorpresas y aquí estamos todos estupefactos y con ‘rabia en el corazón’.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad