Palabras inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-13 05:00:00

Palabras inútiles

Atrás quedó la historia de la pretensión de una nueva Conmoción Interior con la quiso el gobierno impulsar reformas sustanciales a la Justicia. No parece haber aprendido la lección fallida de la reforma al sistema de salud utilizando de manera espuria este camino constitucional.
Palabras inútiles

Y no es que la Justicia –como casi todo en este país- no requiera reformas racionales más o menos profundas, pero otra cosa es la manera de hacerlas, en especial en este álgido caso, que ha sido de permanente controversia por la acción del Poder Judicial ante tantos casos de corrupción que van desde la parapolítica, el cohecho de la reelección, hasta los llamados “falsos positivos”, pasando por las interceptaciones ilegales.

Todo este “affaire” es uno de los más pesados fardos que hereda el nuevo gobierno, y del que el Presidente electo no es ajeno ni inocente. No obstante, Santos hace esfuerzos notables y prácticos por deslindarse y por demostrar al país que al menos un nuevo estilo de gobierno y de Presidente empezará a gobernar a partir del próximo siete de agosto. La camorra y la crispación constantes parecen declinar, para dar paso a un poco de decencia política y a un manejo de los asuntos del Estado de manera más dinámica y moderna; por ejemplo en las relaciones internacionales, las relaciones con el Poder judicial y el tema agrario. Algo va de la estúpida arrogancia de “Uribito” a la sapiencia, ponderación y transparencia de Juan Camilo Restrepo.

¿Qué se quería con la frustrada Conmoción Interior? Como se mostró en el portal de la Silla Vacía ¿querían presionar el nombramiento de Fiscal General, extraditar por encima de la Corte, negociar con el nuevo (¿?) paramilitarismo, desprestigiar a la Justicia u obstruirla, reconceptualizar el “concierto para delinquir? Reforma y fortalecimiento a la Justicia sí, pero al derecho y en Derecho.

Post scriptum. Como en el caso de ciertos directores técnicos perdedores en el Mundial de Fútbol, Ingrid Betancourt ha pasado de heroína a villana, y el mundo se le vino encima. Dice que desiste de la conciliación multimillonaria y de una posible demanda. Pero todos los secuestros y secuestrados no son iguales, y sospecho que en muchos casos hay fallas del Estado, que no es el caso de Ingrid.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad