Metrol铆nea tiene una mujer al volante | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mi茅 Dic 13 2017
19ºC
Actualizado 08:21 am

Metrol铆nea tiene una mujer al volante | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-15 05:00:00

Metrol铆nea tiene una mujer al volante

Diana Mar铆a D铆az Rodr铆guez tiene 26 a帽os, es madre cabeza de hogar, tiene a su cargo a dos peque帽os, uno de 3 y otro de 5, y vive en Gir贸n.
Metrol铆nea tiene una mujer al volante

Es, como ella dice, una persona com煤n y corriente, con capacidades y habilidades para desempe帽arse en cualquier actividad, con las mismas necesidades de millones de colombianos que madrugan todos los d铆as para buscar lo del sustento de la casa.

Tal vez por eso, ser la primera mujer en manejar un bus de Metrol铆nea no es para ella 聯nada del otro mundo聰.

聯Mi sue帽o siempre fue conducir un veh铆culo pesado. Yo trabaj茅 como auxiliar y despachadora durante a帽o y medio en Cootragas y ah铆 me enter茅 de la convocatoria, le coment茅 a mi jefe que quer铆a participar y de inmediato recib铆 la colaboraci贸n de todos mis compa帽eros聰, cuenta Diana.

Desde entonces, esta mujer se puso la meta de montarse en uno de los buses verdes y a punta de tes贸n, y luego de un largo proceso que inici贸 en diciembre pasado con las capacitaciones en el Sena y las pruebas de manejo en el patio taller, se convirti贸 en la 煤nica mujer en el grupo de 285 profesionales del volante que tiene Metrol铆nea.

聯Estoy muy contenta porque aqu铆 en Movilizamos S.A. (operador para el que trabaja) me han tratado muy bien. Todo el mundo es muy colaborador y me ha dado la mano. Me tratan como a cualquier otro compa帽ero聰.

A pesar de los tropiezos y uno que otro rayonazo en el proceso, Luis Riveros, director de operaciones de Movilizamos S.A., no dud贸 en asegurar que Diana es una de las mejores profesionales de la empresa y agreg贸 que 聯ella escucha atentamente las recomendaciones de sus superiores y las aplica a cabalidad, raz贸n por la cual, jam谩s se han presentado inconvenientes con ella en las v铆as聰.

Lo m谩s dif铆cil: el machismo

Diana a煤n recuerda ese d铆a de junio cuando le toc贸 hacer su primer recorrido. Los nervios, dice, no fueron tanto por manejar el veh铆culo, como por las reacciones de los usuarios cuando la ve铆an montada en el volante.

聯La gente se sub铆a y lo miraba a uno raro. Lo m谩s dif铆cil de mi trabajo ha sido enfrentar el machismo que predomina en esta ciudad聰, se帽al贸 D铆az Rodr铆guez, quien cuenta que una ocasi贸n un hombre se subi贸 al bus y al verla, dio media vuelta y se baj贸 desconfiado. 聯Ese d铆a no sab铆a si re铆r o fruncir el ce帽o en se帽al de descontento聰, coment贸.

Por si fuera poco, su ex esposo y padre de sus hijos, tampoco est谩 de acuerdo con la decisi贸n de Diana de manejar un bus de Metrol铆nea y le dijo en su momento que siguiera en su trabajo como despachadora, 聯que all铆 estaba bien聰.

No obstante, a pesar de desaires como estos, han sido m谩s las satisfacciones, pues no le han faltado las personas que la felicitan y la animan a salir adelante. Incluso, uno de esos 聭desconfiados聮, al bajarse del veh铆culo, se le acerc贸 y le dijo con una sonrisa 聯excelente, maneja usted muy bien, siga as铆聰.

聯La gente cree que porque uno es mujer, entonces no s茅 manejar, pero eso es s贸lo una creencia que hay. Nosotras somos muy capaces y estoy empe帽ada en demostrarlo聰, asegura Diana quien, adem谩s, hace su aporte contra el mito de que no se puede ser madre y trabajar al mismo tiempo.

De all铆 que esta joven mujer est茅 que no se cambia por nadie, pues ahora tiene un mejor sueldo, seguridad social y un horario flexible para poder estar con sus hijos, quienes son su raz贸n de ser para levantarse todos los d铆as para el trabajo.

Diana, sin embargo, no quiere quedarse ah铆 y ya sue帽a con manejar un bus articulado en un futuro. Sabe que, por ahora, es un privilegio de unos pocos, pero eso no hace sino motivarla m谩s.

Por lo pronto, su jefe, Luis Riveros, afirma que no hay ning煤n problema para que esto se d茅 un d铆a. 聯Ella es una excelente trabajadora y est谩, como todos, capacitada para conducir cualquier veh铆culo聰.

A煤n hay desigualdad

Aunque Diana asegura que el suyo es un trabajo como cualquier otro, su experiencia contrasta con la realidad del pa铆s, donde a煤n persiste la brecha de g茅nero y las desigualdades en ocupaci贸n, remuneraci贸n econ贸mica y oportunidades de ascenso.

S贸lo por poner un ejemplo, en Colombia, seg煤n un estudio realizado por la Fundaci贸n Mujer y Futuro sobre brechas de g茅nero, la proporci贸n de hombres entre los 25 y 49 a帽os que est谩n empleados es 聯m谩s del doble comparado con las mujeres de las mismas edades que trabajan聰.

A esto se suma otro sencillo pero lamentable detalle: de acuerdo con datos del Ministerio de Educaci贸n, en promedio, el sueldo de una mujer es inferior entre un 10% y un 20% al de un hombre que tiene el mismo nivel educativo, e incluso a medida que hay m谩s preparaci贸n acad茅mica, la brecha aumenta.

Seg煤n la Fundaci贸n Mujer y futuro, parte del problema es que 聯en los empleadores juegan los prejuicios de contrataci贸n tales como los estereotipos seg煤n los cuales se subvalora el aporte econ贸mico de las mujeres en sus hogares, los costos aparentes o reales de la maternidad y las limitaciones de las mujeres para extender las jornadas debido a la necesidad de realizar el cuidado de los menores聰.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad