La lapidación | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm

La lapidación | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-16 05:00:00

La lapidación

La lapidación

Para ello, él o la ejecutada se entierran, los hombres hasta la cintura y las mujeres hasta los senos, envueltos en unas sábanas que impiden la utilización de las manos para defenderse y se pide a un grupo escogido de personas que le lancen piedras, que no pueden ser muy grandes porque la muerte se produciría rápidamente, ni muy pequeñas, pues ésta podría no producirse, lo cual significa una tortura lenta y una agonía espantosa.

Que la humanidad hubiera utilizado este recurso es un hecho aterrador; pero que esto todavía se haga en pleno siglo XXI es aberrante, inhumano, absolutamente miserable y ruín, independientemente del contexto religioso o cultural en el cual se dé.

El mundo civilizado no puede permanecer expectante frente a esta clase de actos irracionales. De igual manera estas aberraciones no pueden ampararse en principios religiosos; la libertad de cultos tiene que tener un tope en su accionar, máxime ahora cuando el concepto de Dios admite todo tipo de discusiones y cuando además las religiones son cosas de hombres, como siempre lo han sido, solo que hasta ahora lo podemos decir sin que nos excomulguen.

Surge aquí una pregunta: dónde están las ligas de defensores de los derechos humanos, esas que van por el mundo abrogándose el derecho de decir qué es lo bueno y qué es lo malo en materia de protección de la integridad humana?

Pensamos que es indispensable mostrarles a los gobiernos que aplican estas prácticas, el rechazo mundial que este modelo de pena de muerte produce, sumándonos a las voces que ya lo han hecho, intentando que la reacción universal haga entrar en razón a esos salvajes que insisten en su utilización.

Las redes informáticas están llenas de páginas a las cuales se puede acudir para manifestar nuestro rechazo, por lo cual los invito a que acudan a la que quieran. Venzan la pereza, sacudan esa indiferencia y hagámoslo, pues el mundo no puede continuar siendo testigo de esta barbarie institucionalizada.

¡Qué vergüenza para la humanidad!

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad