Doloroso adiós al niño que murió por una bala perdida | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:04 am

Doloroso adiós al niño que murió por una bala perdida | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-17 05:00:00

Doloroso adiós al niño que murió por una bala perdida

Inconsolable y con el dolor a flor de piel la madre del niño de 10 años que murió luego de que el jueves en la tarde recibió dos disparos en medio de una balacera que se desató en el Norte de la ciudad, no paró de llorar en la puerta de la morgue de Medicina Legal.
Doloroso adiós al niño que murió por una bala perdida

“Ya no puedo más, quién me va a abrazar, quién me va a decir te quiero mucho. Era mi bebé…mi niño… Llévame contigo hijo…”, decía entre sollozos la mamá del niño muerto.

El dolor y el abatimiento de aquella madre eran tan profundos que contagió de tristeza a todos quienes se encontraban en la sala de espera de Medicina Legal.

Fundidos en abrazos y refugiados en palabras de consuelo los allí presentes dejaban rodar sus lágrimas para con ello desenredar el nudo de impotencia y congoja que producía ver a una madre llorar por la trágica muerte del menor de sus hijos.

Y mientras la mamá del niño abrazaba la ropa con la que fue vestido el cuerpo de la pequeña víctima, el papá del pequeño, que cursaba quinto primaria en el colegio Promoción Social del Norte, expresaba su indignación y rechazo por los trágicos hechos en los que murió su hijo.

“Es muy duro, me parece triste y tenaz que un niño que hasta ahora está empezando a vivir fallezca en estas circunstancias. Pedimos que se haga justicia porque esto no puede quedar impune”, dijo el padre del menor mientras se secaba las lágrimas.

El cuerpo del menor fue entregado a sus familiares ayer a las 3:00 de la tarde, hora en la que fue puesto en velación en la funeraria Cristo Rey hasta donde llegaron compañeros de clases, amigos y familiares para despedirlo.

A las 5:30 de la tarde los despojos mortales del menor fueron trasladados a Barrancabermeja, donde hoy en la tarde será sepultado.

Le huía a la violencia

Irónicamente el niño que murió tras recibir dos disparos en medio de una balacera había llegado a Bucaramanga huyendo de la violencia que sacude a Barrancabermeja, donde vivía con su papá y otro hermano en el barrio Villarelis.

La víctima  se estableció en la casa de su mamá, ubicada en el barrio La Esperanza I, en el Norte de la ciudad, desde finales de febrero.

Según los familiares de la víctima a comienzos de año empezaron a circular en Barrancabermeja unos panfletos donde amenazaban de muerte a un grupo de jóvenes, entre ellos el hermano del niño.

Ante las amenazas el joven y su hermano llegaron a Bucaramanga donde empezaron una nueva vida. Incluso el niño de 10 años se alcanzó a matricular en el colegio para seguir con sus estudios de primaria y entró a cursar quinto grado en un colegio del Norte.

Sin embargo el jueves, luego de su jornada escolar y cuando el niño se dirigía a su casa acompañado por dos de sus hermanos, su mamá, su tía y su abuela, recibió un disparo en el pecho y otro en la pierna producto de una balacera que se desató en medio de un procedimiento judicial.

Pese a que el niño fue conducido al Hospital Local del Norte, allí murió mientras recibía atención médica.

“Era muy calladito, muy noble y buen hijo, yo los quiero a todos pero él era el más consentido”, respondió la mamá cuando se le preguntó por las cualidades de su hijo.

Por su parte la Policía capturó a los presuntos responsables de los disparos, un adulto y dos menores de edad, e incautó en la vivienda desde donde se presume se hicieron los disparos, un revólver y una escopeta.

Síntesis

En el Norte: Tres balaceras, tres muertos

-El uso indiscriminado de armas y el enfrentamiento a tiros con la Policía parece estar convirtiéndose en algo normal en algunos sectores del Norte de Bucaramanga.

En los últimos tres meses igual número de personas han muerto en los barrios Café Madrid, Comuneros y La Juventud del Norte de la ciudad víctimas de balas perdidas.

-En dos de los casos, el del Café Madrid y La Juventud, las balaceras se desataron en medio de procedimientos de la Policía, lo que deja ver claramente que los delincuentes no dudan en usar sus armas a la hora de enfrentar a las autoridades.

-Las víctimas que las balas perdidas han dejado este año en el Norte de la ciudad han sido dos mujeres de 26 y 34 años y un niño de 10 años.

Dos menores y un adulto

Al cierre de esta edición los presuntos responsables de la muerte del menor no habían sido presentados en audiencia pública. Según se pudo establecer los dos menores de edad, de 14 y 17 años, les formularon cargos por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego. El adulto capturado, de 24 años, y a quien le imputaron los mismos delitos, tampoco había sido presentado ante un juez de control de garantías.

Línea de tiempo

Murieron a causa de balas perdidas

Abril 26
Linda Andrea Porras, de 26 años, recibió un disparo en el pecho en medio de una balacera en el barrio Comuneros en el Norte de Bucaramanga. La víctima murió mientras recibía atención médica.

Mayo 1
Celso Antonio Caicedo, de 58 años, murió tras recibir una bala perdida en su cuello mientras descasaba en la puerta de su casa en el barrio Caldas de Floridablanca.

Mayo 16
Luz Marina Ruiz, de 34 años,  perdió la vida  luego de que una bala perdida se le alojó en la cabeza mientras jugaba cartas en el sector de Corrales del barrio Café Madrid, en el Norte de la Ciudad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad