Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 06:25 am

Gracias, señor presidente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-18 05:00:00

Gracias, señor presidente

Gracias, señor presidente

Ya no estamos en el país donde secuestraban más de 3.000 personas al año, sino en uno donde el secuestro es un delito marginal y donde el Gobierno, apoyado en el brazo fuerte de sus policías, sus soldados e infantes, le arrebata a la guerrilla los secuestrados que pretende utilizar como moneda de trueque.

Ya no estamos en un país donde los paramilitares alimentan la violencia, la expropiación y el desplazamiento. Estamos en un país donde, gracias a la Ley de Justicia y Paz, más de 35.000 miembros de grupos de autodefensa se desmovilizaron, se entregaron miles de armas, se devolvieron activos para iniciar procesos de restitución y reparación de las  víctimas, y se pudieron conocer cerca de 70.000 crímenes que estaban condenados a la impunidad.

Hoy estamos en un país de rutas abiertas y de grandes atractivos para el turismo nacional e internacional. El país se ha transformado gracias a la restitución del orden que había desaparecido de la conciencia colectiva de los colombianos, y con él estábamos perdiendo la verdadera libertad.

El principal legado de Álvaro Uribe Vélez, no es la seguridad democrática. Es el haber recuperado la brújula y haberle devuelto el norte a un país que había refundido su noción  de patria y su visión de futuro, en medio de una vorágine de violencias. Y su principal virtud la del gran conductor, que arrebató a Colombia del filo del despeñadero y la colocó nuevamente en el camino que conduce a la prosperidad y el bienestar.

Por eso el país no puede olvidar. Los ganaderos no olvidamos que más de 3.000 de los nuestros fueros asesinados o secuestrados, y miles fueron extorsionados y perseguidos sin misericordia, sin que aún la justicia dé cuenta del genocidio contra nuestra gente.

El Gobierno entrante recibe un país en las mejores condiciones económicas y fiscales. Durante los últimos ocho años, se multiplicó por 2,5 el PIB; el ingreso per cápita pasó de 1.312 dólares a 5.279; las reservas internacionales alcanzaron los 26.000 millones de dólares; la inversión  extranjera supera los 10.000 millones y la deuda externa bajó del 40% al 26% del PIB.

Las cifras son elocuentes. El crecimiento de la economía durante la última década es una realidad sin atenuantes en todos los sectores productivos. Es un proceso exitoso. En los mercados de capital y en las decisiones de los inversionistas nuevamente miran a Colombia.

“No olvidar” será la consigna de los ganaderos para aprender del pasado y construir un mejor futuro, para entender que el camino hacia la modernización se allana cuando la preocupación cotidiana ya no es la preservación de la libertad y la vida, cuando los ingresos no están afectados por el costo de la extorsión, cuando la zozobra da paso al optimismo, y los esfuerzos se pueden concentrar en aumentar la productividad y la capacidad de competir.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad