Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

La industria avícola después de las políticas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-18 05:00:00

La industria avícola después de las políticas

La industria avícola después de las políticas

Los problemas de desnutrición que se presentaban en el 2010, se redujeron en un 80% y estamos ante una de las locomotoras inducidas por la política agropecuaria del presidente Santos, que después de salir airosa del debate en que se encontraban enredados sobre si auxilios, sí o no, si se favorecía a los grandes medianos o pequeños, primó la conveniencia nacional y se determinó trazar una política a largo plazo con compromisos de todos los sectores. Así, se logró que el precio del pollo bajara un 50% y hoy no se cuenta con protección arancelaria para un sector que puede ser claro exportador.

Los avicultores lo lograron, gracias a que pudieron finalmente alcanzar precios internados de los granos iguales a los de la bolsa de Chicago. Ello significó, en términos reales, una rebaja del 50% en su principal materia prima, que hoy se encuentra libre de aranceles, situación que no veían posible los agricultores de la época. Igualmente, la política de incentivos basada principalmente en créditos blandos y de largo plazo, permitió la modernización de las granjas cumpliendo con todas las normas sanitarias, ambientales y de compromiso social, con unos trabajadores que gozan de todos los beneficios de empleados permanentes y con altísima capacitación. Lo mismo ocurrió con las quince plantas de proceso de pollo, todas de última tecnología, con 12.000 pollos hora y el cumplimiento de integral de los compromisos ambientales y sociales.

Los agricultores explicaron, en la última reunión de la SAC, que lograron bajar los costos por hectárea gracias a las políticas aplicadas para los insumos. En 2010, los costos eran del doble en los abonos y el triple en los defensivos, comparados con Brasil y hoy son similares. De igual forma, atribuyen el logro a la política de arreglo de tierras que permitió mejorar más de 700.000 hectáreas en los últimos años por el subsidio a la cal y los créditos de largo plazo. El trabajo del Centro de Desarrollo e Investigaciones orientado hacia el productor, logró variedades de soya con producciones promedio de 4 toneladas por hectárea y los híbridos del maíz, con producción media de 10 toneladas en el trópico, en trabajo conjunto con Embrapa de Brasil. La planta extractora de aceite por solvente instalada gracias a los créditos a quince años con cinco de gracia, no hubiera sido posible sin el crecimiento de la producción y el aval de todos los productores, ya que en el 2010 no había demanda por el grano y sí por la torta de soya.

Las plantas de abono y las empresas proveedoras de defensivos, reunidas en la cámara especializada de la ANDI, mostraron su complacencia por los resultados del sector, gracias a los volúmenes que hoy mueven y a la dinámica del sector.

Es de resaltar el apoyo que los participantes de la cadena se dan entre sí gracias a las políticas de largo plazo, con compromisos de liberación total de aranceles, y recordaron con vergüenza cómo antes trataban de manejar al gobierno en beneficio de sólo una de las partes.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad