Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
18ºC
Actualizado 09:34 pm

Fútbol, arte y convivencia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-18 05:00:00

Fútbol, arte y convivencia

Fútbol, arte y convivencia

Si bien allí quienes ganan son quienes logran más anotaciones, el público agradece y aplaude también al “juego bonito” y a sus protagonistas. Muchas veces los perdedores salen contentos con su equipo y aplauden a sus vencedores. Y es un arte no sólo de movimientos sino de inteligencia de ahí que los “armadores” como Valderrama, Xavi, Fabregas, sean aún más importantes que los goleadores. Allí radica la importancia de técnicos inteligentes y tácticos como Van Galen, Fergusson, Mourinho que saben además comprenetrar al grupo con cambiantes tácticas.

El fútbol tiene sólo en las corridas de toros un competidor en cuanto a celebración: Uniformes, entrada triunfal, himnos, bastoneras, cantos y coreografías de las barras etc. Pero mientras los toros son una celebración alrededor de la crueldad y de la muerte, el fútbol lo es alrededor de la alegría y de la vida. Mientras el toreo culmina en el mustio y silencioso espectáculo de la muerte de los toros y su arrastre, el fútbol lo hace en la alegre gritería de los goles.

El fútbol es, además, en sí mismo una escuela de convivencia y de cohesión social. No ignoro la violencia de algunos fanáticos que han sembrado muerte en los estadios y sus alrededores y hasta generó una guerra entre Salvador y Honduras. Sin embargo los reglamentos, los árbitros y las implícitas reglas del fair play llevan a una pedagogía del respeto y la cordialidad. Los niños que acompañan a los jugadores en su entrada, los bailes de las bastoneras, la respetuosa escucha de los himnos, los minutos de silencio, el estrechón de manos entre los jugadores y los adversarios y con los árbitros, el saludo cordial entre entrenadores antes y después del encuentro, la conducta de los vencedores que en medio de su celebración consuelan y felicitan a los vencidos etc., hacen del espectáculo en sí una escuela de convivencia. En el fútbol el juego sucio y las trampas son castigados con amonestaciones, tarjetas y expulsiones; no se admite que un jugador lo haga sangrando; a menudo los árbitros, cuando ellos no lo hacen espontáneamente, invitan a pedir excusas al adversario etc. Las federaciones sancionan a jugadores, público y equipos por el juego sucio y las trampas, como lo hizo la italiana con la Juve y el Milán.

El fútbol es un espectáculo para todos los públicos sin distinciones de edad, sexo o clase social; es el deporte que más une a los pueblos. Sus selecciones son asunto de interés nacional. Kmurah, líder de la independencia de Ghana logró unir armoniosamente las diferentes tribus mediante este deporte como se hace en menor escala en nuestras ciudades y colegios. Los israelíes juegan en paz con los palestinos y los soldados secuestrados y encadenados en la sombría selva encuentran alegría portando los gallardetes de Millos, Santafecito etc... Todo esto es el fútbol. Disfrutémoslo a cabalidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad