Ordeñando al Estado | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
27ºC
Actualizado 02:17 pm

Ordeñando al Estado | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-19 05:00:00

Ordeñando al Estado

Ordeñando al Estado

No son solo los ex secuestrados como Gechem, González o Polanco - cuyas pretensiones suman 28.000 millones de pesos - quienes están detrás de las reclamaciones. Miles de colombianos, con razón o sin ella, están demandando todos los días al Estado colombiano por un monto que va más allá de los 100 billones de pesos, según dio a conocer recientemente el Contralor General de la República.

Hace unos meses, cuando me di a la tarea de averiguar por el asunto, descubrí que en entidades como el Ministerio de la Protección Social por cada 1.000 procesos judiciales hay solo un abogado, lo que permite explicar el fracaso en 999 de esos casos.

La Nación no está preparada para asumir con seriedad su defensa judicial, ya lo hemos dicho, pero mientras no se tomen urgentes correctivos, día a día veremos cómo el dinero de todos se queda en los bolsillos de unos cuantos vivos, otros tantos abogados y algunos otros jueces, que organizados en una mafia han conseguido jugosos rendimientos.

El Procurador Ordóñez ya lo había denunciado una vez y todo el mundo se le vino encima. De hecho, el Ministerio Público le ahorra más al Estado a punta de conciliaciones que lo que hace la dichosa oficina de Defensa Jurídica de la Nación, adscrita al Ministerio del Interior y Justicia, que ya es hora de decirlo: ¡no sirve para nada!

Sé que por estos días, ante la grave situación, Alejandro Ordóñez y Julio César Turbay Jr. están listos para presentar un proyecto al Congreso que busca la creación de una oficina realmente capaz de ocuparse de estos asuntos. Propondría que ya que piensan revivir el Ministerio de Justicia le den al mismo la tarea de organizar una estrategia eficiente para la coordinación de la defensa judicial del país, que incluya también la que haya que hacer ante organizaciones internacionales o para enfrentar las constantes amenazas de este tipo que llegan por los lados de los vecinos.

Sería una bonita forma de justificar la resurrección del MinJusticia que, como hemos sostenido aquí, nunca sirvió para mantener las relaciones armónicas entre Ejecutivo y Legislativo, como tampoco fue capaz de controlar los permanentes motines carcelarios que se disminuyeron considerablemente en estos ochos años, precisamente cuando carecimos de la cartera que ahora tantos añoran.

Como sea, ordeñar al Estado no puede seguir siendo el detestable y recurrente negocio que hasta ahora es.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad