Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

Un tres Bicentenario | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-19 05:00:00

Un tres Bicentenario

Un tres Bicentenario

Cuando los agentes hicieron saber acerca de la prohibición de consumo de bebidas alcohólicas durante las actividades de celebración del Bicentenario, y plantearon como argumento que se trataba de “un acto cultural”, y que, por tanto, en los actos culturales no se bebe, la respuesta a su postura vino enseguida, sencillamente porque se ha dado siempre la errada asociación de los términos ‘cultura’ y ‘acto cultural’ con aburrimiento y fastidio; se recordó que la bebida forma parte de nuestra cultura, a lo largo y ancho de nuestra historia y de nuestro continente, y, definitivamente, lo importante en estas situaciones es que la gente se comprometa con la autoridad y con la ley, y modere su consumo y su comportamiento. Hubo acuerdo entre la Policía y los socorranos. Así debe ser siempre; ¡buena esa!

Dos

Las “guaneñas” de la provincia del Socorro son parte injusta de la historia, porque no se les ha dado el reconocimiento por la importancia que merecen. Bien por la reivindicación que de ellas hicieron en estos días historiadores como Armando Martínez Garnica y Miguel José Pinilla, y en especial el documento de Emilio Arenas, que da brillo al papel de nuestras mujeres en la gesta de Independencia. El término “guaneña” se generalizó para señalar a la mujer voluntariosa e independiente (y sí que hay ejemplos en Santander), pero el origen de la obra musical ‘La guaneña’ remite indiscutiblemente a las montañas de Nariño, y no tiene relación alguna con nuestros guanes ancestrales. La palabra tiene que ver con nuestra región, pero la obra musical, no.

Tres

Acabadas las revueltas que se iniciaron hace doscientos años, y como un gesto de nobleza y gallardía, los españoles, una raza orgullosa y capaz, debieran darnos tres regalos en prenda de garantía de una paz verdadera: primero, dejar de menospreciarnos como si tuviésemos menos valor que ellos, y que por ser “sudacas” no somos iguales (y saben que hasta somos más, muchas veces); devolvernos las piezas que se conservan en España en museos y en colecciones privadas, puesto que son parte de nuestra cultura y, por tanto, son pertenencias nuestras, y eso incluye, además de piezas de arte precolombino y colonial, oro y piedras preciosas; y, tercero, apoyar nuestro desarrollo como nación hermana –no hija bastarda–, y no prestarse al juego de compra venta propuesto por el gobierno colombiano, que terminará dejándonos nuevamente en sus manos.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad