Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
18ºC
Actualizado 09:34 pm

Palabras inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-20 05:00:00

Palabras inútiles

Palabras inútiles

Si la señora Betancourt se equivocó, pues se equivocó, al menos en el plano de las pasiones y los sentimientos, más no en el del derecho que le asiste a ella y a cualquiera que crea que el Estado ha fallado. No es un crimen o un delito reclamar al Estado, al menos no en las sociedades que han aceptado un Estado de Social y Democrático de Derecho. ¿Ha habido  escándalo comparable en la gran Francia –la otra patria de Íngrid-  por una reclamación en igual sentido?

Después del linchamiento se espera  calma, pero nó. El Señor Presidente saliente quiere dictarle cartilla al nuevo gobierno y  calienta -en retaliación por las desobediencias-  la política exterior con Venezuela. ¿Excepto Chávez, alguien duda de que el hábitat natural de muchos comandantes guerrilleros, desde hace años, es la Bolivariana República? El Señor Presidente saliente no  usa la diplomacia sino la camorra, y le tienen sin cuidado los inmensos daños que causa a la economía nacional y también a la de Venezuela. Nó a una diplomacia “babosa”, “meliflua” e “hipócrita”, dice nuestro sabio y cerril Estadista. ¿Qué queda de la diplomacia si le eliminamos esas virtudes? Poco y nada. Dice Ambroce Bierce en su  Diccionario del diablo, que diplomacia es “el patriótico arte de mentir acerca del país natal”. Lo cual no quiere decir que no tenga racionalidad, validez, eficacia y capacidad pragmática para resolver los más intrincados problemas entre las naciones. La cortesía, el ceremonial, la etiqueta, son poderosísimas armas de gestión y control político; lo sabe el mundo occidental desde la Corte de Luis XIV, el Rey Sol, según demuestra Norbert Elias en su espléndido libro La sociedad cortesana.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad